_
_
_
_
_

España es el principal puerto de entrada de cocaína en Europa, según un informe de la ONU

El tabaco se cobró 25 veces más vidas en el año 2003 que cualquier otra droga, según un informe de la ONU

España es el principal puerto de entrada de cocaína en Europa junto a Países Bajos, según revela la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) en su informe mundial sobre el impacto de las drogas en el mundo, que ha sido presentado esta tarde en Moscú. Alrededor del 3% de la población mundial (185 millones de personas) hizo uso de las drogas en 2003. De ellos, 13 millones de personas tomaron cocaína y 15 consumieron opiáceos -heroína, morfina y opio-.

Más información
"Afganistán recupera la producción de opio con que abastecía a Europa"
España requisa la mitad del hachís y la cocaína que se incauta en todo el mundo
El opio sigue imparable en Afganistán
La ONU aprueba el uso de la heroína en programas de sustitución
La ONU alerta de que Afganistán puede ser un 'narcoestado'

La sustancia prohibida con más adeptos es el cannabis -150 millones de personas el pasado año-, seguido de estimulantes anfetamínicos con 38 millones de consumidores, de los que ocho millones consumen éxtasis. En 2003, la producción mundial de cocaína se estimó en 655 toneladas, frente a las 800 que se produjeron un año antes. La mayor parte (440) salieron de Colombia, así como de Perú (155) y Bolivia (60). Pese al descenso en el consumo de cocaína en Europa (cerca del 18%), la UE de los 25 recibió 3,9 millones de toneladas en 2003 y España fue el principal consumidor ya que el 2,6% de la población probó esta sustancia.

En general, la ONU destaca como novedad positiva la reducción de superficie cultivable de algodón para heroína en Birmania y Laos. A su vez, la región andina (Colombia, Perú y Bolivia) registró una disminución en el cultivo de coca por cuarto año consecutivo. En lo que atañe a su repercusión en la salud, los opiáceos son el problema de drogas más grave del mundo. A ellos se debe el 67% de los tratamientos de rehabilitación en Asia, el 61% en Europa y el 47% en Oceanía. En Asia sudoriental, las metanfetaminas se han convertido en la droga más problemática, según la ONU. La cocaína sigue ocupando el primer lugar de la lista en el continente americano en su conjunto, pero en EE UU ha ido disminuyendo su consumo entre los estudiantes.

Afganistán, el centro del opio

En África, la demanda de tratamiento se debe en medida principal al consumo de cannabis (el 65%). En un lapso de diez años, las cantidades de drogas ilícitas incautadas han aumentado y el mayor aumento se registra en el caso de los anfetamínicos. Así, se ha pasado de 14.000 millones de dosis incautadas en 1990 a 26.000 millones en 2000, con indicios de estabilización en 2001 y 2002. Las incautaciones en términos de unidades son más voluminosas en el continente americano (10.400 millones de dosis), seguidas por las de Europa (7.400 millones), Asia (5.500 millones), África (2.400 millones) y Oceanía (80 millones).

La producción mundial de opio (a partir del cual se elabora la heroína) se ha mantenido estable, en unas 4.000 a 5.000 toneladas métricas desde comienzos del decenio de 1990, pero ha ido concentrándose cada vez más en Afganistán tras la caída del régimen talibán. Tras el aumento de las incautaciones de laboratorios desde mediados los 90, el consumo de estimulantes de tipo anfetamínico en los países desarrollados parece haber tocado techo en los últimos dos años.

El mercado del cannabis, según el Informe Mundial sobre las Drogas, sigue siendo muy dinámico, dado el consumo cada vez mayor en América del Sur y la expansión de los mercados de Europa occidental y oriental y de África. La ONU asegura que, a pesar de que el mercado de los estimulantes de tipo anfetamínico se va extendiendo, la tasa de aumento de su consumo parece ir disminuyendo tras los rápidos aumentos que la caracterizaron en los últimos diez años. El informe hace hincapié en que se está reduciendo la intensidad en el uso de drogas. Menos de un adulto de cada 30 (el 5% de la población mundial de 15 a 64 años) consumió drogas ilícitas en 2003.

El director de la Oficina contra la Droga y el Delito, Antonio Mario Kosta, durante la presentación del informe en Moscú.
El director de la Oficina contra la Droga y el Delito, Antonio Mario Kosta, durante la presentación del informe en Moscú.EFE

Comparación con el tabaco

En el mundo hay 1.300 millones de fumadores de tabaco, número siete veces mayor que el de consumidores de drogas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que 2000 murieron unas 200.000 personas a causa del uso indebido de drogas, lo que equivale al 0,4% del total de muertes registrado en el mundo.

Sin embargo, el tabaco se cobró 25 veces más vidas (4,9 millones), lo que equivale al 8,8% del total de fallecimientos. Si se utiliza el criterio de los años de vida ajustados en función de la discapacidad, el uso indebido de drogas habría causado la pérdida de 11,2 millones de años de vida sana, pero el tabaco hubiera causado una pérdida cinco veces mayor (59,1 millones).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_