Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MISIÓN EUROPEA A MARTE

El silencio del 'Beagle 2'

Continúan sin éxito los esfuerzos por contactar con la sonda europea que deió llegar a la superficie de Marte el jueves pasado.

El silencio del 'Beagle 2'
ELPAIS.es

Ni rastro de las famosas nueve notas, compuestas por el grupo de pop británico Blur, que el Beagle 2 debía emitir desde Marte para que la Tierra supiera que había aterrizado correctamente. La búsqueda del pequeño módulo europeo de descenso que se lleva a cabo desde el jueves pasado, cuando se supone que se posó sobre la superficie marciana, sigue sin lograr resultados. Los intentos, hechos alternativamente a través de la nave espacial Mars Odyseey de la NASA y el radiotelescopio gigante de Jodrell Bank, en Reino Unido, han fracasado.

El último rastreo se ha efectuado esta madrugada desde la Mars Odyssey, sin resultados. El Beagle 2 tenía que haber enviado su primera señal tres horas después de aterrizar en Marte, a las 3.54 hora española del 25 de diciembre, a través de la sonda estadounidense.

El robot, ideado por el profesor Colin Pillinger, está programado para tomar muestras de la atmósfera y el suelo marcianos. Pese a los cinco intentos fallidos, Wells y su equipo no abandonarán su empeño de contactar con el robot, que partió para explorar el gafado planeta rojo en una misión histórica de la Agencia Espacial Europea (ESA). Así, los intentos de contacto se mantendrán hasta principios de enero.

Varias hipótesis

El Beagle 2 viajó hasta las cercanías de Marte con su nave nodriza, Mars Express, hasta que se separó de ella el 19 de diciembre. Las medidas tomadas para hacerlo llegar sano y salvo a la superficie (despliegue del paracaídas y apertura de los airbags entre ellas) estaban milimétricamente programadas, pero no podían evitar del todo los altísimos riesgos de la azarosa entrada en Marte.

Los científicos manejan varias hipótesis, entre ellas que hubiera resultado desviada por los vientos y tormentas o que su antena esté apuntando en la dirección incorrecta. Tampoco descartan que haya resultado destruida durante el descenso o al chocar con la superficie. El módulo, una especie de sartén del diámetro de una rueda de bicicleta, necesita abrir sus paneles solares para alimentarse de energía en cuanto se agoten sus baterías, que deberían tener carga hasta el próximo 7 de enero. Sólo ese día, de no aparecer antes su señal, se dará por perdida.