IGLESIA CATÓLICA

El Papa proclama santo al fundador del Opus Dei ante 300.000 personas

El proceso por el que el fundador de Opus Dei llega a ser santo ha costado más de 380.000 euros

Madrid | Ciudad del Vaticano - 05 oct 2002 - 22:00 UTC

Alrededor de 300.000 han asistido esta mañana en la Plaza de San Pedro, en Roma, a la canonización del fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer (Barbastro 1902 - Roma 1975). En la ceremonia se encontraban unos 85.000 españoles, entre los que destacan la ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, y el titular del Ministerio del Justicia, José María Michavila, que han encabezado la delegación oficial. El ministro de Defensa, Federico Trillo, ha acudido a título personal.

El papa Juan Pablo II ya ha proclamado santo a Escrivá de Balaguer en la que es una de las ceremonias más multitudinarias de la historia de la Iglesia.

Más información

Más de 2.000 policías vigilan el evento y 1.850 jóvenes voluntarios ayudan a los asistentes, unos 300.000. Se han instalado nueve pantallas gigantes de televisión para que todos puedan seguir la ceremonia en la Plaza de San Pedro, que desde primeras horas de la mañana se encuentra abarrotada tras la llegada de los feligreses en miles de autobuses y trenes.

El proceso por el que Josemaría Escrivá ha llegado a ser santo comenzó el mismo año de su muerte, en 1975. A partir de ese momento, muchos de sus seguidores en el Opus Dei comenzaron a recoger testimonios destinados a comenzar cinco años después, en conformidad con el plazo establecido por la Iglesia, la causa de Beatificación y Canonización. En 1981 comenzó a instruirse el caso.

El proceso, que se vio favorecido por varios cambios realizados en este tiempo por el Papa Juan Pablo II como la supresión en estas causas del llamado abogado del diablo, fue mucho más rápido de lo habitual. La beatificación, que llegó finalmente en el año 1992, se fundamentó principalmente en una presunta curación milagrosa que tuvo lugar en 1976. Según los tribunales que siguieron el caso, una religiosa con cáncer terminal fue curada gracias a la intercesión de Josemaría Escrivá de Balaguer.

El segundo milagro

Pero para llegar a la canonización hacía falta algo más. En 1993, el doctor Manuel Nevado Rey, a través de una carta, anunció que también ha sido curado de un cáncer gracias a la intercesión del fundador del Opus Dei. La investigación de este caso desembocó en el anuncio de la canonización de Josemaría Escrivá, que tiene lugar hoy.

Escrivá de Balaguer fundó el Opus Dei en 1928, durante unos ejercicios espirituales en Madrid en los que aseguró haber recibido una inspiración divina. En 1930, también por una presunta intervención de Dios durante una Misa, Escrivá decidió que el Opus Dei debía aceptar también a las mujeres. Durante los años posteriores a la Guerra Civil española, la labor del hasta hoy beato se centró en difundir su doctrina basada en la santificación del trabajo y en buscar una solución que permitiese ordenar sacerdotes dentro del Opus Dei, para eso escogió la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz.

Ya en Roma, Escrivá consiguió que el Papa Pío XII diera la aprobación definitiva al Opus Dei y comenzó a trabajar para extender su doctrina por el mundo. En España, fundó la Universidad de Navarra y vio cómo Franco nombraba ministros a un buen número de miembros del Opus Dei.

Hasta el momento de su muerte, en 1975, Josemaría Escrivá de Balaguer trató de que su organización fuera reconocida como una prelatura personal de la Iglesia. Este estado jurídico, que se consiguió más tarde, en 1982, hace que los miembros del Opus Dei dependan directamente de su prelado, y no de los obispos de las diócesis locales a las que pertenecen.

La canonización de Escrivá de Balaguer ha costado 380.000 euros, sin contar los gastos de la ceremonia de hoy, en la que intervienen 37 coros, se distribuyen biografías del santo y se repartirán cerveza, bollos y embutidos suministrados gratuitamente por varias empresas italianas. Un gran grupo bancario y una compañía informática patrocinan el acto.

El doctor Manuel Nevado Rey, a la izquierda, asegura que fue curado de un cáncer terminal gracias a la intercesión del fundador del Opus.
El doctor Manuel Nevado Rey, a la izquierda, asegura que fue curado de un cáncer terminal gracias a la intercesión del fundador del Opus.AP
Juan Pablo II recibió ayer a la ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, que ha acudido a la ceremonia de canonización.
Juan Pablo II recibió ayer a la ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, que ha acudido a la ceremonia de canonización.AP

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50