CIENCIA

Antinori anuncia el próximo nacimiento del primer ser humano clonado

Varios medios de comunicación localizan el eventual nacimiento en Dubai, la capital de Qatar

El polémico ginecólogo italiano Severino Antinori ha anunciado que el primer ser humano clonado está a punto de nacer, ya que la mujer que lo porta en su seno se encuentra en el octavo mes de gestación, según informan en sus ediciones digitales dos conocidas publicaciones internacionales.

El periódico digital de los Emiratos Arabes Unidos Gulf News y la edición de Internet del semanario británico New Scientist dan cuenta del anuncio de Antinori, hecho esta semana durante un congreso sobre el futuro de la ingeniería genética en Abu Dhabi.

Más información
Los médicos italianos amenazan con suspender al ginecólogo que quiere clonar humanos
La Casa Blanca insta al Congreso a prohibir la clonación humana
El anhelo del doctor Frankenstein
Gráfico animado:: ¿Cómo se fabrican clones?
Gráfico animado:: La clonación de la oveja Dolly
Especial:: Genes y genomas

Colaboradores de Antinori en Italia han rehusado confirmar la noticia, de la que también se han hecho eco hoy algunos medios digitales italianos, como Il Nuovo, del grupo Biscom, que sitúa el eventual nacimiento en Dubai, la capital de Qatar.

En unas declaraciones que reproduce Gulf News, Antinori señala que "el proyecto de clonación humana está en un estadio muy avanzado. Una mujer entre miles de parejas infértiles incluidas en el programa se encuentra en la octava semana de embarazo".

5.000 parejas involucradas

El médico italiano, conocido mundialmente porque en 1994 ayudó a una mujer de 62 años a quedarse embarazada, asegura que son "cerca de cinco mil las parejas involucradas en este proyecto", en el que colabora con el doctor estadounidense Panos Zavos, que posee una clínica especializada en reproducción en Kentucky.

Antinori explica que la técnica utilizada consiste en transferir el ADN del núcleo de células vivas al óvulo para crear un embrión humano que, posteriormente, se implanta en el útero de una mujer.

A las dudas que ha suscitado el envejecimiento precoz de la oveja Dolly, primer ser vivo clonado, el ginecólogo romano responde que "en este campo se hacen progresos continuos, día a día" y puntualiza que "observamos respuestas diferentes según las especies".

Nuevos errores en la clonación reproductiva, en este caso con ratones, se pusieron de manifiesto en un experimento del Instituto de Enfermedades Infecciosas de Tokio, conocido en febrero pasado, que reveló que diez de los doce ejemplares obtenidos con esta técnica murieron antes de tiempo.

El controvertido investigador italiano, conocido como "el papá de los niños imposibles", siempre ha defendido que la clonación humana es distinta de la de los ovinos y otros mamíferos.

En su afán por defender sus arriesgadas tesis, Antinori argumenta que sus experimentos reducen las posibles deformaciones atribuidas a la reproducción asistida (cifradas en un cuatro por ciento) "porque el riesgo se controla antes de que el embrión sea implantado".

Sus proyectos de clonación han sido rechazados y prohibidos en Italia y en EE UU -que ha establecido una moratoria de cinco años-, pese a lo cual se ha mostrado siempre decidido a llevarlo adelante a toda costa.

Proceso disciplinario

Las críticas que han acompañado su trayectoria en los últimos años volvieron a ponerse de manifiesto hoy y la organización profesional de médicos de Italia ya ha anunciado la posible apertura de un proceso disciplinario, como el que le abrió en el pasado.

En las declaraciones que reproduce el periódico digital de los Emiratos Arabes Unidos Gulf News, Severino Antinori se defiende de las acusaciones formuladas contra él con el argumento de que el problema no es la ciencia, sino el uso que se hace de ella.

"No entiendo la oposición -a su proyecto-, parece que tengamos miedo de la investigación sobre la reproducción asistida. Como la energía atómica, la clonación puede ser utilizada para fines beneficiosos", subraya.

Una de las últimas intervenciones públicas de Antinori fue en la reunión de noviembre pasado de la Academia Nacional de las Ciencias de EEUU, donde negó las complicaciones que alegan los científicos opuestos a sus experimentos y defendió que las células madre obtenidas por clonación pueden curar todas las enfermedades.

Ese mismo mes, los laboratorios de Advanced Cell Technology, en Massachusetts (EE UU), anunciaron que habían clonado embriones humanos para obtener células madre con fines terapéuticos, aunque precisaron que su intención no era crear seres humanos completos.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS