_
_
_
_
_

El impresionante vestido de imperdibles de Miley Cyrus en los Grammy: cómo John Galliano se inspiró en sí mismo para crearlo

La actriz Miley Cyrus elegía un diseño de Maison Margiela creado por Galliano para la alfombra roja de los premios Grammy. Un diseño casi calcado a otro que firmó el británico en 1997 y Mila Jovovich lució en el Festival de Cannes

Milla Jovovich and Luc Besson
El director Luc Besson y Milla Jovovich, durante la presentación en Cannes de 'El quinto elemento' en 1997.Pool ARNAL/CATARINA/CHARRIAU (Gamma-Rapho via Getty Images)

Un golpe de efecto habitual y muy aplaudido es el de elegir un diseño vintage para pisar cualquier alfombra roja. Uno de los más recientes fue el Pierre Balmain que Elle Fanning llevó a los Globos de Oro a principios de enero. Mientras que Zendaya es el auténtico referente a la hora de recuperar vestidos de todas las épocas y firmas para estrenos y entregas de premios. En un primer golpe de vista es lo que podríamos haber pensado de uno de los diseños que lució Miley Cyrus en los premios Grammy. Concretamente con el que posó sobre la alfombra roja: un vestido de red que que ocultaba con mayor precisión las partes más comprometidas de su anatomía. Era en realidad un diseño creado con 14.000 imperdibles (que tardó 675 horas en ser fabricado) hecho a medida para la cantante por Maison Margiela, cuyo director creativo John Galliano parece haberse inspirado en sí mismo, pues esta prenda es prácticamente igual a una que llevó Milla Jovovich en 1997. Fue durante el Festival de Cannes de aquel año y la modelo y actriz elegía un diseño de Galliano para Dior transparente con estratégicos bordados. Lo lució para presentar la película de Luc Besson El quinto elemento, que ella protagonizaba junto a Bruce Willis.

Mila Jovovich, con el diseño de John Galliano que lució en el Festival de Cannes de 1997, al que acudió con el director Luc Besson. Presentaban la película 'El quinto elemento'.
Mila Jovovich, con el diseño de John Galliano que lució en el Festival de Cannes de 1997, al que acudió con el director Luc Besson. Presentaban la película 'El quinto elemento'.Alamy Stock Photo

Se trata de un déjà-vu más que justificado, no solo por las similitudes entre ambos diseños, sino porque Miley Cyrus ha sido una de las responsables de traer de vuelta el nombre de Galliano a la actualidad vistiendo varios diseños suyos vintage. Lo hizo especialmente durante el año de 2022, cuando la artista apareció en varias ocasiones llevando vestidos del británico de su época con Dior. Para ir a ver el musical de Chicago, con Pamela Anderson en el reparto, eligió un vestido asimétrico de estilo lencero y estampado de leopardo de la colección que Galliano hizo para Dior en otoño del 2000. Horas después eligió otro de minúsculas proporciones y en color negro acompañando la imagen en su perfil de Instagram de la frase: “Fotografiadme pronto. Llevo un Galliano”.

Miley Cyrus, este 4 de febrero en la alfombra roja de los premios Grammy, celebrados en Los Ángeles.
Miley Cyrus, este 4 de febrero en la alfombra roja de los premios Grammy, celebrados en Los Ángeles.Axelle/Bauer-Griffin (FilmMagic)

Miley Cyrus ha sido quizá la artista que más ha insistido en la vuelta de John Galliano en los dos últimos años. Además de llevar diseños de su etapa dorada, en agosto de 2023 le encargó a Galliano —ya al frente de Margiela— que creara para ella los looks que ilustrarían el lanzamiento de su single Used to be young. Para este diseño —un mono de con ciertas referencias a la estética corsario— Galliano parecía inspirarse en otro diseño propio de su colección Co-Ed 2023 para Maison Margiela, transformando un vestido en diferentes tonos de tul azul en un body.

Cyrus no ha sido sin embargo la única que ha contribuido en recuperar el nombre de Galliano para la moda. Antes que ella lo intentaron mujeres de renombre en la industria. En 2011 la editora italiana de Vogue, Franca Sozzani, hacía una defensa del diseñador británico en The Daily Beast cuando quizá era demasiado pronto para hacerlo: “Mira, entiendo el punto de vista de la gente. Entiendo que no le podían haber dicho simplemente, ‘¡chico malo! ¡Te perdonamos, vuelve!’, pero realmente es una pena. Y yo nunca creí que él creyera de verdad lo que dijo. Creo que estaba borracho y solo en un bar. Cuando la gente se vuelve loca, se vuelve loca. Es algo muy humano; no es algo político o religioso, ¡no mató a nadie!”. Estas palabras las pronunciaba en 2011 cuando la caída de John Galliano por un incidente en un bar en el que fue acusado de antisemitismo era plena actualidad. Después de ser condenado por los tribunales franceses desapareció por completo del ojo público.

En 2014 volvía a ser noticia: su regreso a la moda era una realidad tras firmar el contrato con Margiela. Han tenido que pasar 10 años más sin embargo para que su vuelta sea aplaudida al unísono. El último desfile de Maison Margiela Artisanal, celebrado el 26 de enero en París, le hizo definitivamente resurgir de sus cenizas. Su desfile recordaba a los de Dior de los noventa, aquellos en los que con Galliano todo era posible. Con una puesta en escena sin límites, un maquillaje de muñecas de porcelana oficiado por su compañera de aventuras Pat MacGrath, un corto de 30 minutos realizado por Baz Luhrmann y un sinfín de celebridades expectantes, al fin, la vuelta del británico por la puerta grande de la moda fue un hecho. Un éxito que se ha hecho esperar pero que quizá llega en el momento adecuado. No solo porque ha pasado el tiempo suficiente desde aquel incidente en París, sino porque la moda quiere también ofrecer una parte de espectáculo como contrapartida al imperante y sobrio lujo silencioso, algo —el exceso— en lo que Galliano ha sido siempre un absoluto referente. También lo es de todas las tendencias de aquellos primeros años del 2000 que hoy están de vuelta, así pues, ¿en quién sino en sí mismo iba John Galliano a buscar la inspiración perfecta?

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_