_
_
_
_

Nathy Peluso: «Sentirse reprimida es algo que tendría que estar absolutamente prohibido»

Nueva diva juvenil, esta mujer con su seguridad en sí misma representa una feminidad explícita que no resulta fácil de digerir para algunos públicos. Ahora que regresa con el primer sencillo de su nuevo disco, ‘Tonta’, confirma lo que ya se sabía: que no piensa pedir perdón.

Nathy Peluso lleva vestido de GCDS, pendiente de GUCCI y salones de LE SILLA.
Nathy Peluso lleva vestido de GCDS, pendiente de GUCCI y salones de LE SILLA.Claire Rothstein
Ana Marcos

Nathy Peluso (Luján, Argentina, 28 años) es sandunguera, es rapera, es reguetonera, es “la fucking jefa”. En resumen: “Soy una diva que inspira a otros a abrazar su propia esencia y a perseguir sus sueños sin miedo”. La artista ha consolidado una carrera musical que comenzó en 2017 habitando muchos personajes: “He sido muy histriónica, muy teatral y hoy en día me encuentro en un punto de mi madurez en el que me siento preparada para hablar desde mi intimidad y de cosas que quizá hasta ahora no había hablado”. El cambio se percibe inmediatamente. Se sienta a hablar con una camiseta blanca de tirantes y en ropa interior, mientras dos de sus asistentes le quitan el maquillaje, la peluca, las pestañas… Hasta ahora, Peluso se había convertido en la mejor manera de explicar qué ha sucedido en la última década con la transformación de la música latina en el nuevo pop. El mainstream que baila el mundo entero aunque no sepa español. Una mujer joven que lleva 20 años en España, que justo antes de que el mundo se parara con la pandemia lanzó un disco, Calambre, en el que no había fronteras entre los géneros musicales. A través de la bachata, la salsa, el trap o el hip hop disparó sus mensajes feministas hasta convertirse en un referente entre las mujeres, la comunidad latina y LGTBI. Colaboró con Bizarrap antes de que el productor argentino estallara con las sessions de Quevedo y Shakira. Bailó con C. Tangana en la catedral de Toledo y convirtió Ateo en otro hit más que sumar a su carrera pese a escandalizar al obispado de la ciudad y a ciertos círculos religiosos.

Ahora prepara un nuevo disco del que habla poco. Solo ofrece una pista, su primer ‘single’, Tonta, que se publicó el jueves 20. Suena mucho más pop y calmado, con un punto épico en ocasiones. La madurez creativa sin haber cumplido los 30 y con solo tres trabajos.

¿Cómo está después de estos tres últimos años? Usted parecía estar en todas partes. Estoy bien, porque estoy con esto, desde el verano estoy bastante contenta.

¿A qué se refiere? Al disco. Estaba girando y a la vez en una etapa muy intensa de aprendizaje, de descubrimiento creativo y de estrés. Justo ahora voy a empezar con el torbellino de contar todo lo que he estado haciendo.

Hablemos de su nuevo sencillo, Tonta. Su sonido ha cambiado. No tiene nada que ver con lo que he hecho hasta ahora. Es un paso hacia una manera de componer que es el resultado de muchos años de trabajo como artista. Es 100% yo. Lo que realmente deseaba hacer son canciones que pasan los años y siguen pareciendo nuevas.

Nathy Peluso con vestido largo y guantes de Y/PROJECT, y zapatos de CHRISTIAN LOUBOUTIN.
Nathy Peluso con vestido largo y guantes de Y/PROJECT, y zapatos de CHRISTIAN LOUBOUTIN.Claire Rothstein

¿Consigue evadirse de las modas? Me concentro en cuál es mi función. Una vez con el foco ahí, todo lo demás son herramientas de las que te vales para hacer música. Quiero contar cosas, quiero expresar, quiero emocionar y acompañar a la gente. El arte no se guía por modas ni tendencias, sino por la naturaleza.

¿Ha conseguido esta libertad gracias al éxito que ha tenido en los últimos tres años? Ha sido un reto personal. Necesito estar en contacto con mi público. Ahora estoy más dedicada a la parte creativa. Tonta es una gran carta de presentación de lo que soy hoy en día. Es algo que me puedo permitir, haber sido genuina y haber hecho lo que siempre me ha salido del corazón. Y mi público espera que yo sea honesta, que lo sorprenda. No hago música pensando qué voy a provocar. He hecho este disco solo pensando en reflejar lo que me estaba pasando por la cabeza. Y es una completa locura enfrentarse a eso. Hay que ser valiente.

En los últimos años las artistas le han dado la vuelta a la manera de contar el sexo. Ahora parece que quieren mostrar su versión del desamor. ¿Esta es su intención en Tonta? Escribo sin una diana muy concreta. Escribo sin pensar. Acababa de salir de un momento que para mí fue injusto, y que otra persona gestionó mal emocionalmente. Fue algo absolutamente orgánico escribir de mi exposición en ese momento. Sin personificar en alguien concreto. Fue: “No tengo un pelo de tonta, no voy a quebrarme, no voy a abandonar mi paz porque mi naturaleza es fuerte y voy a permanecer concentrada en estar bien y cuidarme”.

¿Se siente un referente de la comunidad LGTBI? La gente me ha coronado con un montón de triunfos. Me han permitido representarlos de una manera que yo nunca planeé y eso es lo más hermoso. Simplemente por la naturaleza de lo que he hecho y por la honestidad o lo genuino hemos conectado. Se han visto reflejados en mí y me han dado la posibilidad de poder acompañarlos. Tampoco pienso que sea un ejemplo de nada. Soy una más y al final formo parte de sus comunidades, de su fuerza, de su palabra, de su mensaje.

Siempre se ha mostrado muy segura de sí misma, ¿cuánto odio recibe por ser así? Ya hace años que pertenezco a una industria. Trabajo siendo líder, dirigiendo. He vivido muchas etapas y, por supuesto, te digo que de aquí a hace unos años algo ha cambiado a mejor, pero el trabajo lo llevan haciendo mujeres increíbles desde hace siglos. Nosotras seguimos tejiendo esa cultura de cómo tomarse las cosas, cómo recibir los mensajes, cómo tratar a la gente. A mí me han educado de una manera muy libre. Una tiene que saber valorarse y disfrutarse. ¿Por qué vamos a escondernos? Sentirse reprimida es algo que tendría que estar absolutamente prohibido.

La cantante Nathy Peluso, con abrigo y vestido corto con capucha y cuello desbocado, todode VERSACE, y collar Juste un Clou en oro amarillo de CARTIER.
La cantante Nathy Peluso, con abrigo y vestido corto con capucha y cuello desbocado, todode VERSACE, y collar Juste un Clou en oro amarillo de CARTIER.Claire Rothstein

¿Nunca ha sentido el síndrome de la impostora? Sí. Dudar es humano, sentirse insegura es humano, sobre todo cuando trabajamos bajo tanta presión y con nuestras emociones. Y ser mujer es un viaje emocional maravilloso y a la vez te sobrepasa. Entonces nos encontramos con muchas situaciones difíciles que tenemos que sortear con mucha elegancia. Pero hay que poner punto final a esas situaciones y educar a la gente para que eso deje de ser normal.

¿Y le da miedo decepcionar? Yo sé que no voy a decepcionar a la gente. No existe esa posibilidad, porque cuando uno hace las cosas orgullosa y con garra, no existe la decepción. Lo que hago no le tiene que gustar a todo el mundo, pero siempre va a haber alguien que conecte conmigo, estoy segura.

¿Cree en la meritocracia? Es una balanza. La base de cualquier triunfo que te haga sentir satisfecha depende del esfuerzo, de la disciplina, de la constancia, de la fe y del trabajo duro. Considero que me acompaña una educación, una seguridad, un talento. Pero he trabajado tan duro que no creo que sea suerte. Tengo suerte de encontrar a los profesionales con los que trabajo y a la vez pienso el tiempo que llevo trabajando y lo que me ha costado encontrarlos. Tengo clarísimo que siempre he tenido una visión y sé cuál es mi función. He decidido defenderla cueste lo que cueste. Por eso he podido llegar a donde estoy.

Gabardina larga, medias con estampado de leopardo y pendientes grandes con G grabada de GUCCI y bodi de OYSHO.
Gabardina larga, medias con estampado de leopardo y pendientes grandes con G grabada de GUCCI y bodi de OYSHO.Claire Rothstein

¿Hasta qué punto marca Bizarrap hacia dónde se dirige la música actual, y cómo fue su experiencia con él? Es mi amigo y me resulta un orgullo ver cómo ese chico que yo conocí trasciende a este nivel. Se mantiene muy coherente con la raíz de su sonido, preservando la electrónica y fusionándola con lo urbano, lo que lo hace muy original. Pero más allá de los géneros musicales, que exista una casa donde los artistas podamos ir a expresarnos con ese nivel de exposición es fascinante y me vuelve a recordar la cultura rapera, que siempre admiré. Mi experiencia trabajando con él fue increíble, aprendí mucho y me encantó poder colaborar en ese espacio creativo.

¿Cuál es su objetivo último? Lo que realmente quiero es ser feliz.

¿Qué difícil, no? Son momentos, y muchos me los da mi carrera. Quiero conseguir ser feliz dedicándome a esto, aprender a disfrutar constantemente. Ese es el reto que tenemos todos: estar en el presente, poder concentrarme en sacar partido de todo lo que me rodea, aprender cada día algo nuevo y poder transmitir mi música al mundo entero.

Vestido con print ‘Body Morph’ de Y/Project x JEAN PAUL GAULTIER y pulsera rígida y anillos B.zero1 de BVLGARI. Salones Pétalo de LE SILLA.
Vestido con print ‘Body Morph’ de Y/Project x JEAN PAUL GAULTIER y pulsera rígida y anillos B.zero1 de BVLGARI. Salones Pétalo de LE SILLA.Claire Rothstein

¿Ahora se piensa dos veces las cosas antes de decirlas? Definitivamente tomo consciencia de la influencia que tengo sobre la gente y también empiezo a preservar mi intimidad para protegerme. Es un balance entre ser genuina y elegir bien la información que se trasmite. Va muy de la mano con la madurez personal, uno aprende a cómo comunicar. Esto influye para bien, para ser un poco más consciente de la información que se da y del impacto que puede tener.

Representa a un tipo de mujer que el sistema puede llegar a calificar de problemática porque no se calla. ¿Hasta dónde cree que el empuje de sus fans y las redes sociales han sido claves para ocupar el lugar donde está? Gracias a mi público soy quien soy. Soy responsable de lo que he hecho, pero he podido transmitirlo gracias a que hay alguien ahí. El papel del público es crucial para sentirnos vivas, apoyadas, inspiradas y, sobre todo, para aprender. Es como un hogar. Se siente muy cálido y te sientes acompañada.

Su cabeza parece que va siempre muy rápido. No para de crear. ¿Le da tiempo a concentrarse para poder disfrutar? No tengo tiempo. La cuestión es intentar disfrutar con el arte mucho más. Para mí la belleza está en no tener que parar para disfrutar, sino poder disfrutar de lo que haces, al final tengo la suerte de poder dedicarme a algo que he elegido. El reto de la vida es poder estar despierta y conectada, hacer las canciones que quiero sin tener que ceñirme a cumplir con nada más que con lo que yo siento. Es un privilegio.

Vestido y botas de RICK OWENS y ropa interior de OYSHO.
Vestido y botas de RICK OWENS y ropa interior de OYSHO.Claire Rothstein
Nathy Peluso con abrigo largo con estampado de leopardo, guantes largos de raso elástico, botín de tul elástico y pendientes en forma de cruz, todo de DOLCE & GABBANA.
Nathy Peluso con abrigo largo con estampado de leopardo, guantes largos de raso elástico, botín de tul elástico y pendientes en forma de cruz, todo de DOLCE & GABBANA.Claire Rothstein

Estilismo: Juan Cebrián Maquillaje: Sandro Igon. Peluquería: Bosco Montesinos. Manicura: Maritza Paz. Técnico digital: Sandra Seaton. Asistente de fotografía: Pedro Urech Bedoya. Asistente de estilismo: Paula Alcalde. Agradecimientos: Casa Carvajal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ana Marcos
Redactora de Cultura. Forma parte del equipo de investigación de abusos en el cine. Ha sido corresponsal en Colombia y ha seguido los pasos de Unidas Podemos en la sección de Nacional, además de participar en la fundación de Verne. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_