_
_
_
_

Kate Moss: «Con 15 años, en una sesión de fotos me dijeron ‘quítate el sujetador’. Sentí que algo andaba mal, cogí mis cosas y me fui»

La modelo se sincera en una entrevista con el programa de radio de la BBC ‘Desert Island Discs’. «Creo que fui el chivo expiatorio de muchos problemas de la gente», asegura.

Kate Moss, en el 'backstage' de un desfile en 1991.
Kate Moss, en el 'backstage' de un desfile en 1991.Getty Images

Kate Moss no suele darle muchas vueltas a su pasado, pero ahora, a sus 48 años, ha echado la vista atrás en el programa de la BBC Radio 4  Desert Island Discs y se ha sincerado sobre los momentos incómodos y desagradables que vivió en sus inicios como modelo cuando era una adolescente. Moss ha hablado con Lauren Laverne (presentadora y música británica que conduce el programa) de lo mal que se sintió en uno de los primeros trabajos que realizó tras ser descubierta por una agencia de modelos cuando tenía 14 años, en 1988. «Tuve una experiencia horrible en un catálogo de sujetadores. Tenía solo unos 15 años y en la sesión de fotos me dijeron ‘quítate el sujetador’, y lo hice. Sentí que algo andaba mal, cogí mis cosas y me fui. Creo que eso agudizó mis instintos», ha relatado Moss en la entrevista.

Desde 2016, la británica dirige su propia compañía de modelos, Kate Moss Agency. Aunque su carrera ha estado llena de éxitos, ha reconocido que algunas de sus sesiones icónicas supusieron un problema en el momento para ella, como por ejemplo las fotos en blanco y negro en una playa con las que fue portada de la revista The Face, que la lanzaron a la fama en julio de 1990, cuando tenía 16 años. La fotógrafa Corinne Day fue la responsable de esas instantáneas realizadas en Camber Sands (Sussex). Eran amigas, pero Moss ha explicado que la presionó más allá de lo debido para que mostrara sus pechos y la hizo llorar mucho: «Me decía ‘si no te quitas la parte de arriba no te voy a contratar para una sesión en Elle. Fue doloroso. Yo la quería, era mi mejor amiga, pero era una persona engañosa. Las fotografías son increíbles, así que logró lo que quería y yo sufrí por ellas, aunque al final me hicieron mucho bien. Cambiaron mi carrera». Otra de sus sesiones de fotos más recordadas, la de la campaña que hizo para Calvin Klein en 1992, tampoco resultó fácil para la modelo adolescente. Moss le ha contado a Laverne que tuvo que tomarse Valium para sobrellevar la ansiedad que suponía enfrentarse a una campaña tan grande, en la que compartía protagonismo con el famoso Mark Wahlberg, de nuevo teniendo que mostrar su pecho desnudo. «Me sentí cosificada, vulnerable y asustada», ha explicado, «jugaron con mi vulnerabilidad. A Calvin le encantó eso».

Kate Moss y Corinne Day, en 2007 en una exposición con retratos de Moss en la National Portrait Gallery de Londres.
Kate Moss y Corinne Day, en 2007 en una exposición con retratos de Moss en la National Portrait Gallery de Londres.Getty Images

En 1993, volvió a trabajar con Corinne Day, esta vez para la sesión de fotos de portada de la edición británica de Vogue, en unas imágenes que acuñaron el término heroin chic, referido a la glamurización de la delgadez extrema. «Creo que fui el chivo expiatorio de muchos problemas de la gente. Nunca fui anoréxica, nunca lo he sido. Nunca he consumido heroína. Estaba delgada porque no me daban de comer en las sesiones de fotos y porque siempre he sido delgada», ha sentenciado.

Años después, en 2005, la modelo vivió un nuevo momento clave en su carrera, cuando el Daily Mirror publicó unas imágenes suyas consumiendo droga, que le valieron el apodo de Cocaine Kate. La empresaria ha hablado también de este episodio con Laverne, asegurando que ella no hacía nada que los que la rodeaban no hicieran, pero se convirtió en el centro de la polémica. «Me hizo sentir mal y enfadada, porque todo el mundo que conocía tomaba drogas. Pensé que era realmente hipócrita que se centraran en mí para intentar quitarme a mi hija», ha explicado la modelo, aunque no llegó a perder la custodia de su hija, Lila, que ha seguido sus pasos como modelo y trabaja con ella ahora, a sus 19 años. En la entrevista, Moss ha indicado que le ha dicho que «no haga nada que no quiera hacer» y que «si no se siente cómoda en una sesión de fotos no la haga», basándose en sus propias experiencias.

En la entrevista, Moss también ha defendido a su amigo el diseñador John Galliano y a su expareja el actor Johnny Depp, en cuyo reciente juicio testificó. «Creo en la verdad y en la rectitud y la justicia», ha afirmado. «Sé que John Galliano no es una mala persona, tenía un problema de alcoholismo y la gente no es ella misma cuando bebe y dice cosas que nunca diría estando sobria», ha recalcado. En lo referente a Depp y su juicio con su exmujer Amber Heard, Moss ha apoyado a quien fuera su novio entre 1994 y 1997: «Sé la verdad sobre Johnny. Sé que nunca me empujó por las escaleras. Tenía que contar esa verdad».

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_