_
_
_
_

De beber clorofila a poner protector solar solo como ‘contouring’: los trucos de belleza de TikTok que no hay que seguir

La creatividad de TikTok no tiene límites. El potencial peligro, tampoco.

TIKTOK
© Getty Images
Eva Armas Gil

Imagina utilizar Internet y las redes sociales para buscar un truco de maquillaje o cosmética y acabar generando un problema, hasta entonces inexistente, en tu piel. Es lo que les ha pasado a una cantidad demasiado elevada de usuarias de TikTok y otras plataformas (como Instagram) capaces de convertir un remedio casero en una tendencia viral. Y es que, si aplicar sobre la piel los ungüentos que utilizaban nuestras abuelas lleva años siendo desaconsejado por expertos y dermatólogos, los peligros se multiplican cuando tenemos toda clase de ingredientes y herramientas a nuestro alcance.

En esta línea se desarrolla una de las últimas en despuntar: el slugging. Se trata de una técnica proveniente de la belleza coreana que consiste en aplicar una capa de vaselina sobre el rostro una vez se haya terminado la rutina nocturna, con el objetivo de mantener las pieles secas hidratadas. ¿Tiene sentido? Según los expertos: “Sí, porque crea una barrera hidrofóbica que impide la evaporación de agua. Aunque no aporta ni retiene agua, sí que evita que se pierda”, explica la Dra. Rosa del Río, dermatóloga y Directora de la Unidad de Estética Facial del Grupo Pedro Jaén. Pero, ¿resulta útil y, sobre todo, saludable? El no es rotundo. Sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de métodos y productos desarrollados especialmente para cumplor este objetivo. Tal y como confirma la Doctora Del Río y en numerosas ocasiones ha aclarado la AEDV: “No es la técnica más adecuada porque esa función oclusiva puede resultar contraproducente. Interrumpir esa pérdida de agua, interrumpiría también las funciones naturales de la piel que debe continuar desarrollando”. Sobre todo, puede resultar tremendamente perjudicial para pieles propensas al acné al favorecer la proliferación bacteriana tal y como hacen, en la actualidad, las mascarillas. 

En los últimos meses, el consumo de clorofila -y su consiguiente popularidad en la red de moda- se ha disparado: un sinfín de usuarias e influencers le han atribuido propiedades milagrosas y confirmado que no solo ayuda a bajar de peso, sino también a mejorar la apariencia de la piel. ¿Es real? Quizá algunas hayan observado resultados por uno o diversos factores, pero todos los expertos que se han pronunciado acerca del tema coinciden en que ninguna de estas propiedades están respaldadas por la ciencia y en que, muy probablemente, el efecto se deba a que la clorofila se bebe disuelta en agua o zumos y a que el consumo de líquidos siempre resulta favorable para estos fines.

El hashtag #chlorophyll acumula más de 362 millones de visualizaciones en TikTok
El hashtag #chlorophyll acumula más de 362 millones de visualizaciones en TikTok

Sea como fuere, beber clorofila o untarse la cara con vaselina son, con toda probabilidad y más allá de una pérdida de dinero (un bote de 200 miligramos de clorofila líquida ronda los 15 euros en Amazon), dos de las tendencias más inofensivas que se están viralizando en TikTok. Sin embargo, algunas de sus compañeras podrían resultar ciertamente peligrosas. La última y una de las más arriesgadas: el SPF contouring. Es difícil encontrar sentido al concepto si solo se lee, sin embargo, es el que arroja más resultados cuando recurrimos al hashtag #beautyhack y todas aquellas que proclaman sus bondades están convencidas de que funciona. 

Se trata de aplicar protector solar facial simulando la técnica del contouring en las zonas en las que, al maquillar, ponemos iluminador, para conseguir que las zonas protegidas queden más claras que las zonas no protegidas, que quedarían morenas, según informan una increíble cantidad de tiktokers. A estas alturas de la vida, no es si quiera necesario consultar a ningún especialista sobre si este truco es positivo o negativo: a todas luces, resultaría muy perjudicial para la piel. Pero es que, además, varios dermatólogos se han pronunciado sobre el tema, dando, por si las obvias fueran pocas, más razones para evitar del todo semejante técnica. «Incluso a nivel teórico, este truco es una tontería. No todas las áreas del rostro reciben la misma cantidad de luz solar, por lo que es imposible tratar de controlar esa exposición aplicando diferentes niveles de SPF. Y, en cualquier caso, lo que se estaría haciendo es elegir zonas del rostro (en las que no aplicas SPF) para que envejezcan antes y estén más arrugadas o más flácidas que el resto», explicaban varios doctores a Byrdie en este artículo.

El vídeo de la modelo Eli Withrow, que se publicó originalmente en 2020, ha vuelto a popularizarse y ya acumula más de 12 millones de visitas.
El vídeo de la modelo Eli Withrow, que se publicó originalmente en 2020, ha vuelto a popularizarse y ya acumula más de 12 millones de visitas.

Si esta suerte de contouring, que solo es un potencial cáncer de piel, parece leve o, por absurda, previsiblemente poco imitada, mucha atención a dos de las más peligrosas y agresivas con la piel que llevan perpetrándose ya durante años. Por un lado, el microneedling (con más de 240 millones de visualizaciones), consistente en agujerear las capas superficiales de la piel con ayuda de microagujas o un dermaroller (ojo, porque no es un rodillo de piedra que favorezca la circulación del rostro, sino todo lo contrario). Según los usuarios que lo aplican, funciona fomentando la generación de colágeno y elástina al provocar pequeñas lesiones en la piel que piden una regeneración. Sin embargo, según los expertos, este tipo de procesos realizados en casa no pueden ser más que una agresión sobre la piel que genere daños imposibles de recuperar. Por si fuera poco, también pueden dañar la barrera cutánea: «ésta mantiene la humedad de la piel y evita que los alérgenos y bacterias penetren en ella. Llevar a cabo este proceso en casa puede provocar infecciones, alergias e irritaciones», explican desde la Clínica Mayo sobre esta técnica. 

Aunque no tan agresiva, una similar: el face shaving (con hasta 33 millones de visualizaciones en TikTok) o dermaplaning (que suma 28 millones). La técnica no es nueva y ya comenzó a popularizarse en 2019, como documentamos en esta web. Sin embargo, se trata de una de esas tendencias que no dejan de ganar adeptos y que, a pesar de todo, siguen cosechando opiniones negativas por parte de dermatólogos y expertos en cuidado de la piel. «Si te afeitas una vez tienes que saber que te estás comprometiendo a largo plazo en una relación con la cuchilla. En algunos casos el procedimiento puede ser contraproducente en pieles sensibles, con acné o con otras patologías de la piel del rostro», confirmaban en dicho artículo.

La historia de los horrores no acaba aquí y basta una rápida búsqueda en cualquier red social para arrojar una cantidad ingente de resultados espeluznantes bajo el concepto de #beautyhacks. Por supuesto, hay lugar para muchos menos peligrosos y más divertidos, como un colorido y veraniego panel lleno de uñas acrílicas elaboradas sobre cáscaras de frutas tropicales. La creatividad de TikTok no tiene límites.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Eva Armas Gil
Graduada en Comunicación Audiovisual y Máster en Comunicación Editorial por la Universidad Carlos III de Madrid, ha dedicado su carrera a medios digitales especializados en belleza, moda y estilo de vida. Ha escrito en las ediciones españolas de AD, Glamour, Grazia y Harper’s Bazaar y, ahora, hace lo propio en EL PAÍS y S Moda.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_