_
_
_
_

Barrigas de diseño, la tendencia que arrasa entre las embarazadas

La moda de pintar barrigas embarazadas con peces, árboles o el nombre del bebé llega a España. Se llama belly painting y más de una celebrity ya se ha apuntado a la colorista tendencia.

bariiga pintada
Cortesía de Mummakeup

Significación de rango, manera de uniformarse o simple ornamentación, lo de pintarse el cuerpo –body painting– es más viejo que el mundo y no ha habido civilización, ni espacio geográfico a lo largo y ancho del planeta y de los siglos que no se haya rendido al lúdico entretenimiento de decorarse la piel. La última parte de la anatomía en rendirse a esta artística moda de pintarse como un lienzo es la barriga. Belly painting o arte gestante se llama el invento. Y aunque en España esté empezando a popularizarse ahora, ya ha habido unas cuantas celebrities que han sucumbido al encanto de decorar sus barrigas embarazadas con diversos motivos. Alanis Morissette, Mariah Carey, Hilary Duff, Alessandra Ambrosio, Tori Spelling o Elsa Pataky son algunas de las famosas que no han dudado en hacerse fotos, por supuesto ampliamente compartidas en las redes sociales, con su tripita recubierta de algún colorido motivo.

El belly painting consiste en “plasmar un dibujo a elección de la madre, familia o amigos en la tripa, y que suele tener algún significado para ella o simplemente algo que le guste mucho. Es una manera bonita de tener un precioso recuerdo del embarazo”, explica Tanit Monfort, maquilladora profesional desde hace una década, asesora de belleza para las firmas Clinique y Sabon, y recientemente introducida en el belly painting con su proyecto Mummakeup, a causa de una experiencia personal: “La idea del proyecto surge con el embarazo de mi amiga Irene y de hacerle un dibujo por cada mes de embarazo”. También Luisi Ferrández de Belly Painting empezó en esto de manera casual “Soy maquilladora especializada en infantil y el primer belly painting surgió de una aburrida tarde de domingo, en la que a mi hermana, embarazada de Miguel, se le ocurrió que le pintara algo de los años 80 en la barriga. Y Naranjito quedó tan bien, que nos vinimos arriba y terminamos a las tantas con sesión de fotos”.

Pero aparte del claro elemento decorativo y estético, el belly painting tiene otros tipo de efectos beneficiosos. Hay quien incluso dice que puede llegar a compararse con un tratamiento spa… “El movimiento y el cosquilleo de los pinceles relaja a la vez que también hace que el bebé se mueva”, explica Tanit. Y Luisi incluye en la ecuación al resto de la familia: “No me olvido de los papás, que viven un momento especial en una etapa de su vida en la que los sentimientos están a flor de piel. También en ocasiones participa en la sesión el hermanito del bebé en camino. Muchas familias me hablan de ‘experiencia inolvidable’”.

Cortesía de Mummakeup

El tipo de clientas que acude a este servicio suelen ser mujeres (embarazadas, obviamente) entre los 30 y 35 años que quieren tener un recuerdo especial personalizado de esta etapa de su vida… Pero lo cierto es que la mayoría de las veces no es la embarazada la que contacta con estas artistas sino sus parejas, hermanas o amigas para sorprenderlas: “Se ha convertido en un regalo experiencial original para sorprender a esa embarazada especial que todos tenemos en nuestra vida”, afirma Luisi.

 ¿Los motivos más solicitados para estampar en el abdomen? Desde árboles, mandalas, flores, cigüeñas, frases bonitas, personajes favoritos de los futuros padres… Y, claro, casi siempre acompañados del nombre del bebé.

 Si estás pensando en regalarte o en regalar un belly painting, aquí van algunas consideraciones que debes tener en cuenta:

– Los precios van desde 70 a 400 euros en función de lo que elijas, hay packs de todo tipo.

– El momento ideal para hacérselo es, dice Tanit, “entre las semanas 30 y 34, es cuando la barriga está más grande y la piel más tersa. Pero depende también la embarazada, porque a veces a los 4-5 meses ya tiene la barriguita suficiente como para a hacer un dibujo”. Aunque también hay, según dice Luisi, quien lo realiza al principio “para anunciar la noticia del embarazo de una forma original e incluso hacer uno mes a mes para un seguimiento secuencial de todo el proceso”.

– El trabajo se realiza con pincel y esponjitas y las pinturas que se utilizan son maquillajes corporales al agua, antialérgicos y sin olores que se retiran con agua, jabón y toallitas desmaquillantes o húmedas.

– Y la duración de la sesión suele durar sumando el tiempo dedicado al maquillaje y a las fotos entre dos y cuatro horas.

Cortesía de mummakeup.

Alanis Morrisette y Tori Spelling presumiendo de barriga.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_