¿Sirven la acupuntura y la homeopatía para tratar el párkinson?

Lo que hace la homeopatía es engañar a la gente y la acupuntura en ningún caso puede sustituir al tratamiento

Un hombre recibe una sesión de acupuntura.
Un hombre recibe una sesión de acupuntura.

No hay una única respuesta a esta pregunta, ya que la acupuntura y la homeopatía son dos áreas muy diferentes. Sobre la homeopatía, la respuesta es, contundentemente, no. A la homeopatía se le llama pseudomedicina (falsa medicina) o pseudociencia, pero en mi opinión habría que quitar el término medicina o ciencia de cualquier explicación relacionada con ella. Lo que hace la homeopatía es engañar a la gente. Los compuestos homeopáticos contienen, si se puede considerar que después de todas las diluciones sigue habiendo alguna molécula, una cantidad infinitesimal del principio activo. Se trata de diluciones de diluciones de diluciones de lo que se supone que es el principio activo. La homeopatía se basa en tres pretendidos supuestos científicos, pero que realmente no tienen nada de ciencia: lo similar cura lo similar, en otras palabras, una sustancia que causa síntomas similares a los de la enfermedad en personas sanas será un agente terapéutico eficaz en personas enfermas a dosis infinitesimales. El segundo principio es el de las diluciones y la dinamización. En los productos homeopáticos, la terminología 3CH, 10CH, etcétera... significa el grado de dilución.

Después de las innumerables disoluciones prácticamente no queda nada del supuesto principio activo, y ahí vamos con el tercer principio: la memoria del agua. Los homeópatas defienden que el agua de la tintura inicial (tintura madre) en el que se han hecho esas disoluciones recuerda ese principio activo, es decir, que el agua puede recordar físicamente las propiedades químicas de sustancias que han estado diluida en ella, por lo visto eternamente. Los experimentos que se han hecho, y publicado, para demostrar la memoria del agua, se han demostrado, con posterioridad, erróneos y llenos de mala praxis.

En conclusión, los compuestos homeopáticos no curan enfermedades como el párkinson. Lo que utilizan es el efecto placebo y muchas veces la angustia de los enfermos y su desesperación por encontrar algo que los cure.

La acupuntura juega en otro campo diferente. Existen ensayos clínicos, es decir, pruebas científicas, que demuestran que, junto a los diferentes tratamientos que se utilizan contra el párkinson, la acupuntura puede producir alguna mejora. Sin embargo, los metaestudios que se han realizado sobre estos ensayos clínicos son insuficientes y se necesitan análisis mucho más rigurosos, como la utilización del método doble ciego. Este sistema se emplea para garantizar que los ensayos clínicos ofrezcan resultados reales y consiste en que ni las personas que realizan la investigación ni las que participan en el ensayo saben si lo que están recibiendo los enfermos es el medicamento o el placebo. De esa manera se evitan los posibles sesgos en la interpretación de los resultados. Esto es fácil de hacer si el tratamiento que se va a probar en un ensayo clínico es, por ejemplo, una pastilla, pero si hablamos de acupuntura es mucho más complicado. Se han hecho algunos con un intento de doble ciego en los que el acupunturista realiza una acupuntura falsa a parte de los participantes, pero el acupunturista sabe si está utilizando acupuntura real o falsa. Es decir, es mucho más difícil hacer un ensayo clínico lo suficientemente riguroso que cuando estás haciendo un ensayo clínico sobre un fármaco.

Además, otro aspecto a tener en cuenta es que el párkinson es una enfermedad crónica y con los ensayos que se han realizado lo que se ha determinado era el alivio que producía la acupuntura de forma inmediata, pero no se ha estudiado si ese alivio sigue a medio y largo plazo. Por eso, los metaanálisis sobre estos ensayos clínicos dicen que deben ser más rigurosos y deben incluir a más personas. Pero en ellos sí se ha visto que la acupuntura, junto a los tratamientos actuales, parece que puede ayudar a aliviar algunos de los síntomas del párkinson. Aunque es importantísimo tener claro que en ningún caso la acupuntura puede sustituir al tratamiento.

El párkinson es una enfermedad neurodegenerativa. Aparece cuando las neuronas no producen suficiente cantidad de un neurotransmisor que se llama dopamina. Afecta principalmente al movimiento y por eso sus síntomas son temblores, rigidez, lentitud de movimiento y también algunos problemas de equilibrio. Se calcula que afecta a entre un 1% y un 2% de la población mayor de 60 años y hasta a un 5% de la población mayor de 65 años. Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), unas 150.000 personas padecen esta enfermedad en España. Existen tratamientos para aliviar los síntomas, pero no tenemos cura definitiva para ella.

Nuria E. Campillo es investigadora titular en el CIB Margarita Salas (CSIC). Actualmente en comisión de servicios en el ICMAT (CSIC) y trabaja en el desarrollo de neurofármacos para enfermedades como el párkinson o el Alzheimer o la ELA.

Pregunta enviada vía email por Norma Patricia Saucedo Villalba

Coordinación y redacción: Victoria Toro

Nosotras respondemos es un consultorio científico semanal, patrocinado por la Fundación Dr. Antoni Esteve y el programa L’Oréal-Unesco ‘For Women in Science’, que contesta a las dudas de los lectores sobre ciencia y tecnología. Son científicas y tecnólogas, socias de AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas), las que responden a esas dudas. Envía tus preguntas a nosotrasrespondemos@gmail.com o por Twitter #nosotrasrespondemos.

Los consejos de este consultorio son de carácter general y no sustituyen la consulta médica. Si tiene dudas sobre su problema concreto, diríjase a su médico o farmacéutico.

Puedes seguir a EL PAÍS Salud y Bienestar en Facebook, Twitter e Instagram.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS