Te presentamos al activista de la accesibilidad

Ciego de nacimiento, Juanjo Montiel es un desarrollador de software que combate la brecha digital que afecta a personas con discapacidad.

Juanjo Montiel (Málaga, 1984)
Juanjo Montiel (Málaga, 1984)Flaminia Pelazzi

Ni superhéroe ni hostias”. Así desmitifica Juanjo Montiel (Málaga, 1984) la imagen que a veces proyecta por ser un programador ciego de Pasiona Consulting que además dirige el área de Accesibilidad de su compañía, imparte cursos en LinkedIn Learning, participa como ponente en congresos de tecnología, publica podcasts y videotutoriales sobre cómo erradicar la brecha digital en personas con discapacidad, denuncia malas prácticas de empresas que entorpecen el acceso universal al mundo digital…

Con este ritmo no es extraño que tuviera que dejar las clases de piano. “Ya no me daba la vida para tanta tecla. Pero en cuanto al resto, simplemente es capacidad de adaptación y de ser un poco espabilado, porque existen herramientas que permiten hacer todo eso y trabajar en equipo”, apunta. Gracias a los lectores de pantalla, Montiel aprendió a programar de manera autodidacta con 16 años, siguiendo cursos y blogs especializados de la época.

Tras acabar la secundaria, hizo un ciclo superior de desarrollo de aplicaciones que después completó con un máster en tecnologías accesibles. “Ante todo soy desarrollador de software, pero compagino esa tarea con labores de preventa y revisiones de proyectos con el objetivo de mejorar su accesibilidad, un terreno en el que desgraciadamente queda mucho por hacer”, comenta.

Muestra de ello es la información compartida desde organismos oficiales sobre las medidas de prevención ante el coronavirus SARS-CoV-2 o el protocolo de actuación ante posibles síntomas. “Rectificaron porque se les afeó su conducta, pero los primeros comunicados online eran únicamente imágenes sin texto alternativo, sin asumir que no todos tenemos la misma capacidad sensorial”, explica.

Barreras tecnológicas

De hecho, en España el 46,6% de las personas con discapacidad afirma que no puede usar el teléfono móvil y el 26,2% declara lo mismo con respecto a Internet, según el Observatorio Estatal de la Discapacidad. “Falta muchísima concienciación y no solo debemos pensar en las dificultades de ciegos, sordos o tetrapléjicos.

La accesibilidad no es un concepto tan restrictivo y hay que entender que nos afecta a todos, bien porque perdemos capacidades a medida que envejecemos o bien porque necesitamos consultar Internet en un ambiente con mucho ruido o poca luz, por ejemplo”. En su opinión, si ya existe una “férrea” normativa que se está incumpliendo de un modo “flagrante y casi obsceno”, es vital un organismo sancionador que tome medidas. “En España, ninguna gran empresa tiene una web 100% accesible, pero no pasa nada. Si la ley no se aplica, nadie se siente obligado a cumplirla”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción