Wilobank, o cómo creó Indra el primer banco 100% digital de Argentina

La inclusión de los sectores socioeconómicos más desprotegidos es una de las razones de ser de un proyecto liderado tecnológicamente por Minsait, una compañía de Indra

Getty Images

La puesta en marcha de Wilobank, el pasado 30 de junio, llegó acompañada de un doble hito. De entrada, el inicio de su actividad responde a la obtención de la primera licencia bancaria otorgada en los últimos 30 años por el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Pero, además, este nuevo proyecto del grupo Corporación América, presidido por Eduardo Eurnekian, es el primer banco 100% digital de su país. La acogida por parte de los usuarios está a la altura de esa doble disrupción: en menos de 72 horas, Wilobank ya tenía sus primeros 2.100 clientes, una cifra que ahora supera los 15.000 y que a finales de año podría alcanzar los 50.000 si se cumplen las expectativas. Todo ello sin apenas haber hecho publicidad, gracias al boca a boca que está transmitiendo las ventajas de pertenecer a un banco diferente, según apunta Guillermo Francos, presidente de la entidad: “la gente no solo sabe que estamos regulados por el BCRA, con lo cual tiene la garantía de que sus depósitos están protegidos, sino que también ha entendido que al tener menos costes podemos ofrecer productos más ventajosos que los de la banca tradicional”.

En cada teléfono no hay una simple app, sino toda una sucursal bancaria

Ese objetivo de aportar algo más justo para los clientes a través de una plataforma online fue lo que animó al equipo de Francos a crear Wilobank desde cero, desestimando la idea de adquirir un pequeño banco tradicional para abordar su transformación digital. Para acometer este proyecto de la mano de un socio tecnológico, contactaron con Ricardo Viaggio, presidente de Indra en Argentina, quien les remitió a Minsait, la filial del grupo centrada en consultoría de transformación digital y tecnologías de la información en España y Latinoamérica. Wilobank y Minsait se pusieron manos a la obra y lograron levantar conjuntamente el proyecto en un tiempo récord: apenas nueve meses después de lograr la licencia por parte del BCRA, el primer banco nativo digital de Argentina ya estaba listo para comenzar a operar.

“Cumplimos todo un reto desde varios puntos de vista: procesos, organización, tecnología… En muy poco tiempo construimos un banco en una corporación industrial que no tenía un histórico en ese sector, pero pudimos alcanzar el objetivo gracias a un novedoso modelo de implantación”, señala Óscar Rodado, responsable de banca digital de Minsait. En concreto, la tecnología sobre la que se asienta Wilobank es Onesait Banking Platform, un conjunto robusto y funcional de soluciones modulares que no solo ha permitido configurar todo lo necesario para lanzar al mercado los productos iniciales del banco, sino también cumplir con la normativa legal del proyecto y garantizar la seguridad y disponibilidad de la plataforma las 24 horas de los 365 días del año, así como ir agregando las novedades con una metodología ágil a medida que se amplía la oferta disponible para los clientes.

Además, dada la complejidad por naturaleza de la industria financiera, para amplificar la fortaleza de Wilobank y responder inmediatamente a cualquier necesidad que se plantee, este proyecto está respaldado por un ecosistema de partners conformado por catorce compañías expertas en distintas operaciones propias de un banco digital.

Más información
  • Una sucursal bancaria en cada móvil

Juan Carlos Ozcoidi, director general de Wilobank, tiene muy clara la imagen que debe proyectar su modelo de negocio: “Somos un banco y queremos ser un banco, pero en nuestro día a día tratamos de aportar al cliente la experiencia de una banca distinta”. En este contexto, la inclusión es casi el mantra que dirige la actividad de esta entidad. Y no sólo en el sentido de facilitar a los sectores socioeconómicos más bajos o desprotegidos la entrada a sus servicios, sino también en el de la accesibilidad al sistema, para que la contratación de los productos pueda realizarse en cinco sencillos pasos que llevan menos de diez minutos. “Al final, en un único proceso desde el smartphone, cualquiera puede obtener todos los productos que necesita para operar con un banco: una cuenta corriente, una tarjeta de débito, una tarjeta de crédito y un préstamo personal. Por lo tanto, en cada teléfono no hay una simple app, sino toda una sucursal bancaria”, afirma Ozcoidi.

Por otro lado, Wilobank comparte los beneficios de su modelo digital con los clientes mediante la eliminación de comisiones y una remuneración de los depósitos a la vista del 20%, frente al 0,5% o 1% que suele ofrecer la banca tradicional en Argentina. Así las cosas, no es casualidad que, según los datos recabados hasta ahora, la mitad de los clientes de Wilobank sean personas que antes no tenían ninguna cuenta bancaria.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción