Gobierno de España

Sánchez y Casado se reúnen en La Moncloa en un clima de bloqueo

Las elecciones retrasan el pacto del PSOE y PP sobre el Poder Judicial

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, recibe al líder del PP, Pablo Casado, este lunes. En vídeo, Sánchez recibe a Casado este lunes.Julián Rojas | VÍDEO: QUALITY

No es tiempo de pactos entre el Gobierno y la oposición, y menos de manera inmediata. La reunión que este lunes mantendrán en La Moncloa el presidente Pedro Sánchez y el líder del PP, Pablo Casado, no alumbrará compromisos concretos, aunque ambos proclamarán que su mano está tendida. Las elecciones de abril en Galicia y el País Vasco alzan un muro contra los acuerdos. Y el examen parlamentario al que se someterá esta semana la exministra Dolores Delgado para su cargo como nueva fiscal general, que se prevé muy bronco, entorpece los intentos incipientes de iniciar la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

La queja de Pablo Casado resuena desde hace casi dos meses, cuando empezó a reclamar una reunión con Sánchez. Esta se celebrará finalmente este lunes y cada cual ya sabe hasta dónde puede llegar. De momento, a ninguna parte. El presidente del Gobierno va a recordar al líder de la oposición el bloqueo de los órganos constitucionales, cuya renovación requiere una votación parlamentaria en la que necesariamente tienen que estar de acuerdo PSOE y PP. Casado ya ha avisado de que va a la cita por “respeto institucional”, sin más expectativas.

Más información

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), caducado desde diciembre de 2018, es una prioridad porque es el órgano de dirección de los jueces y mantiene paralizados nombramientos en distintas instancias judiciales, como tres magistrados del Supremo y dos presidentes de tribunales superiores autonómicos. Ese boicot del funcionamiento de la administración de justicia es anómalo, como reconocen ambos partidos y como les ha reprochado ya tres veces por carta el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, a las presidentas del Congreso y el Senado, y en conversaciones recientes a los líderes de todas las formaciones. Hace cinco días se lo reiteró en persona al presidente del Ejecutivo en La Moncloa.

Con el cambio de interlocutores, tras el nombramiento de Juan Carlos Campo como ministro de Justicia y de Enrique López como secretario ejecutivo de esa área en el PP, se vislumbró una posibilidad, y hasta se iniciaron una serie de contactos informales. Los dos se conocen y respetan hace más de 20 años, han trabajado juntos en el pasado precisamente en el Consejo, y se han negado de entrada a cerrar todas las puertas para resolver ese bloqueo. La semana que viene, de hecho, han reservado una cita oficial en sus agendas para verse como máximos responsables de la justicia en el Gobierno central y el autonómico de Madrid.

Pero el escenario para encarar el atasco de los cargos institucionales es “más volátil” y complejo, como admiten fuentes de ambos partidos, y la política y las nuevas campañas electorales han interferido otra vez en sus anunciadas buenas intenciones.

Ante esta realidad, los contactos y las negociaciones incipientes se han parado, según corroboran fuentes del Gobierno, el PSOE, el PP y las asociaciones profesionales de jueces, también muy preocupadas por el mal funcionamiento del sistema. Responsables de esos colectivos profesionales han transmitido su inquietud tanto al Ejecutivo como al PP, aunque en ese partido rechazan que esas charlas se deban considerar “presiones” para convencerles de que deben negociar. Todos los interlocutores consultados apuntan a que para retomar los contactos será necesario superar antes dos hitos relevantes: por un lado la cita con las urnas el 5 de abril en Galicia y el País Vasco —y también próximamente en Cataluña, aunque para estos comicios aún no hay fecha— y, por otro, el complicado examen parlamentario que deberá superar este jueves la exministra de Justicia, Dolores Delgado, para ser nombrada por el Gobierno fiscal general del Estado.

El Poder Judicial y otros organismos bloqueados

Son instituciones que exigen amplias mayorías para elegir a sus responsables. Consulte cuáles son, quiénes las forman, para qué sirven y cómo funcionan.  

El ministro, Juan Carlos Campo, se estrenará este lunes mismo en la comisión de Justicia del Congreso para explicar los retos de su departamento y en la sesión volverá a ofrecer a todos los partidos, y en especial al PP, su voluntad de acordar asuntos de Estado, como los citados nombramientos. No es optimista a corto plazo. La pasada semana ya pudo comprobar en el Senado, a preguntas de Fernando de Rosa, que el PP no está por la labor de ningún acercamiento y menos tras la imposición, sin negociación ni consulta previa, de Delgado para la Fiscalía.

Fuentes parlamentarias populares reconocen así que un acuerdo ahora “sería incomprensible”. El PP hará una fortísima crítica a Delgado en persona el jueves en el Congreso, por lo que es inviable que Casado acceda este lunes ante Sánchez a que su grupo negocie otros asuntos relativos a la Justicia. En el PP califican esa designación como una “provocación” y dudan de si es “innecesaria” o lo contrario: impuesta a Sánchez por sus socios catalanes de investidura.

El ministro de Justicia ha transmitido a La Moncloa, a los portavoces políticos y a las asociaciones profesionales, que el proceso requiere ahora algo de calma y tiempo. Está convencido de que cuando pasen las elecciones de abril, y Delgado lleve ya varias semanas de fiscal general del Estado y no haya pasado nada grave, el clima se tranquilizará y se podrán reanudar las conversaciones.

Comida con portavoces

La semana pasada, el ministro invitó a comer a todos los portavoces de los distintos partidos en la comisión de Justicia al ministerio (menos a los representantes de Vox y la CUP) y les transmitió ese mensaje y su disposición a pactar. Lo reiterará este lunes en el Congreso.

Sobre los nombramientos, en especial los judiciales, PSOE y PP mantienen ahora una discrepancia de fondo, pero no innegociable, según las fuentes consultadas. El PP, como plantean también Ciudadanos y Vox, aboga por cambiar el sistema y dar menos papel a los partidos políticos y más a las asociaciones de jueces. El PSOE no se niega en rotundo a hablar de eso pero antes querría superar la anomalía de un Consejo del Poder Judicial caducado ya casi desde hace más de un año.

“En la carrera no todo el mundo está por la labor de negociar sino por cambiar la ley”, admiten interlocutores de la asociación mayoritaria, la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura, pero añaden que la mayoría lo que sí quiere ya es la renovación. Desde la APM se alerta de que si los partidos no empiezan a negociar, el CGPJ tendrá que retomar sin falta los nombramientos paralizados hace unos meses.

El alejamiento es total sobre Cataluña y los presupuestos

Pedro Sánchez y Pablo Casado abordarán este lunes en La Moncloa desde puntos de vista muy diferentes el diagnóstico sobre la situación en Cataluña, sobre la economía y sobre la relación de España con Venezuela. El jefe de Gobierno no admite la acusación del PP de que la creación de una mesa de diálogo con la Generalitat de Cataluña implique postrarse ante el independentismo. El pasado sábado Sánchez aseguró ante sus barones territoriales, en el comité federal del PSOE, que no hará concesiones a ERC y a Junts per Catalunya que pongan en peligro la unidad de España y, sobre todo, la igualdad entre territorios. El presidente reiterará a Casado que, ante futuras demandas independentistas, hará cumplir la ley y que si esta fuera vulnerada por el Gobierno catalán actuará contra el mismo.

Pero en el Ejecutivo no se engañan. Tienen claro que sobre ese asunto no hay posibilidad de encuentro, ya que Casado rechaza que Sánchez se reúna incluso con Quim Torra al considerar que está inhabilitado como presidente catalán, aunque ese extremo está pendiente de la decisión última del Tribunal Supremo.

El presidente Torra, además, sigue complicando la convocatoria de la mesa de negociación y este mismo domingo insistió en una entrevista en que es necesario que a las reuniones entre los dos Gobiernos asista un mediador, algo que Sánchez ha descartado y que el PP cuestiona radicalmente.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, se reafirmó este domingo desde Alhaurín de la Torre (Málaga) en los recelos de su partido contra Sánchez: “No tiene ninguna intención de volver a la moderación y a la centralidad, porque solo tiene un objetivo que es contentar a Torra, Junqueras y Rufián, y atacar al PP”, dijo. Y avanzó que Casado acudirá a La Moncloa con la agenda del PP: “La agenda de la España real y la de buscar soluciones a los problemas reales de los españoles”.

Eso no quiere decir que el PP esté dispuesto a conversar sobre la confección de los próximos Presupuestos del Estado. Si al final el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos logra presentar su proyecto de cuentas para 2021, los populares presentarán una enmienda a la totalidad. El PP defiende que a la desaceleración de la economía no se está respondiendo de forma adecuada con la subida del salario mínimo o el plan de derogar aspectos troncales de la reforma laboral. Sánchez opondrá sus argumentos, adelantados este domingo en el comité federal y por sus ministras económicas.

El ambiente es de oposición frontal, como adelantan fuentes del PP y son conscientes en el Ejecutivo. El caso Delcy Rodríguez, la vicepresidenta venezolana sancionada por la UE que se reunió con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, el 20 de enero en el aeropuerto de Barajas, está en plena efervescencia y así va a continuar. "Vamos a seguir con la ofensiva parlamentaria, caiga quien caiga", ratifica Montesinos.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50