Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu asume por vez primera un eventual adelanto de las elecciones

Dice que la horquilla de fechas para la convocatoria de las autonómicas vascas va desde el 5 de abril hasta el 25 de octubre

El lehendakari, Iñigo Urkullu, en un acto en enero.
El lehendakari, Iñigo Urkullu, en un acto en enero.

El lehendakari, Íñigo Urkullu, cambió ayer su discurso. De defender que iba a agotar la legislatura, ha pasado a asumir que las autonómicas vascas pueden celebrarse a partir de abril. “La horquilla está entre el 5 de abril y el 25 de octubre”, concretó, apenas 24 horas después de consultar a su Gobierno sobre el adelanto. Para que se celebren el 5 de abril el lehendakari tendría que convocarlas este mismo lunes aunque el PNV lo nombrará candidato el 7 de marzo.

Era la primera vez que el lehendakari dejaba la puerta abierta a una legislatura más corta de lo previsto. Y lo hizo mientras el Gobierno que preside y el central se reunían en Madrid para encarrilar las transferencias pendientes. Ambos gobiernos se comprometieron ayer a acelerar las transferencias pendientes hasta completar el Estatuto con la salvedad de la Seguridad Social, que merecerá de un estudio más profundo.

Urkullu explicó durante el acto de clausura del 30 aniversario de la asociación gitana Kale Dor Kayiko, en Bilbao, a preguntas de los periodistas, que Euskadi se encuentra en año electoral y que estirando lo más posible la acción del Gobierno, los comicios se celebrarían el 25 de octubre. Es decir, un mes después del 25 de septiembre, fecha que marca los cuatro años íntegros de la legislatura.

Pero su discurso ya no sonó tan contundente como el que había mantenido hasta hace dos días, cuando aseguraba que iba a agotarla, sin adelantos. Al aceptar que la horquilla va desde el 5 de abril dio coba a los rumores que dan por hecho que convocará las elecciones este mismo lunes para que los comicios se celebren en esa fecha.

Urkullu reconoció ayer que hay factores externos que afectan a la política vasca, aunque no precisó que uno de ellos es el adelanto electoral, sin fecha, en Cataluña. “No es que nos condicionen a nosotros directamente, pero pueden condicionar a otros agentes que, de rebote, sí nos condiciona a nosotros”, dejó caer.

Además, el Consejo de Gobierno también ya hizo esa misma reflexión. El lehendakari aseguró ayer que “hablamos de todo lo que hemos hecho”, del grado de cumplimiento del programa y del balance parlamentario. La deliberación en el seno del Gobierno es preceptiva antes de que el lehendakari fije las elecciones, aunque Urkullu no adelantó si con el celebrado, ya se habría cumplido lo establecido en la Ley de Gobierno de Euskadi, que apunta en su artículo 50 que Urkullu "podrá, bajo su exclusiva responsabilidad y previa deliberación del Gobierno, disolver el Parlamento".

En el escenario de un adelanto electoral cuenta a favor que el Gobierno vasco puede aprovechar las negociaciones para completar el Estatuto de Gernika ya que no entrará en funciones hasta el día de las votaciones. De convocarse las elecciones en mayo, un grupo de transferencias llegaría durante la campaña y precampaña.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información