Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez consuma el giro de la política exterior española hacia Venezuela

El Gobierno elude aclarar cómo en un año el presidente ha pasado de reconocer a Guaidó a evitar reunirse con él

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros de este martes.

España ha evidenciado con un gesto elocuente el giro dado a la política de Venezuela. La ausencia del presidente, Pedro Sánchez, el pasado sábado durante la visita a Madrid de Juan Guaidó —en principio su homólogo venezolano— pesó más que cualquier argumentación política. El Ministerio de Exteriores rehúsa explicar oficialmente a qué obedece el cambio y argumenta que la ministra era la persona adecuada para recibirlo porque dirige la política exterior española.

En realidad, el gesto de Sánchez no es más que la culminación de un cambio de estrategia paulatino, labrado durante el año que ha transcurrido desde el reconocimiento solemne de Guaidó como presidente encargado de Venezuela, según la formulación atípica que escogió el presidente del Gobierno español, y el desplante del pasado sábado. Una de las claves de esa evolución reside precisamente en el nombre peculiar dado al mandatario venezolano, presidente también de la Asamblea Nacional (el poder legislativo que Nicolás Maduro ha tratado de reemplazar por uno nuevo, la Asamblea Constituyente). Porque de lo que quedaba encargado Guaidó —para Sánchez y para los dirigentes de la UE que lo reconocieron— era de convocar elecciones presidenciales en Venezuela en el plazo más breve posible. La diplomacia pronto comprobó que, sin contactar con representantes del régimen, la tarea de convocar elecciones y de propiciar cualquier diálogo resultaba imposible. De ahí surgió la idea del grupo de contacto promovido por la UE, a iniciativa de España.

Esta constituyó siempre la postura de Exteriores. Se trata de lo que una fuente conocedora de las políticas hacia Latinoamérica denomina diplomacia tradicional: tratar con todo el que ejerce el poder para poder influir. La novedad es que Sánchez, que en su día telefoneó a los líderes de los grandes Estados de la UE para convencerlos de que reconocieran a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, según explican fuentes diplomáticas de un Estado comunitario, haya cambiado tanto su gestualidad. De comparecer en La Moncloa para reconocer a Guaidó, a finales de enero de 2019, ha pasado a eludir citarse con el dirigente interino en Madrid.

Más allá de la evolución de la situación en Venezuela, el único cambio de calado que se ha producido en el panorama político español ha sido la entrada en el Gobierno de Podemos, un partido reacio al reconocimiento de Guaidó como dirigente venezolano. Sin entrar en esta clave, fuentes del entorno de Sánchez esgrimieron el pasado fin de semana que el presidente trata de “salvaguardar lo más posible el papel de España como país que ayuda a todo el mundo”.

Las fuentes consultadas en Exteriores, que exigen anonimato, niegan también el giro pero admiten que la política ha ido adaptándose a las cambiantes circunstancias a lo largo de este año. “El giro es más bien un matiz hacia el realismo. Hay conciencia de que se impone una negociación con el régimen de Maduro, y que Guaidó debe intentarlo mientras mantiene unida a la oposición y, por otra parte, los actores externos continúan presionando, también vía sanciones”, explica una persona conocedora de estas políticas. Otras fuentes aluden más específicamente a la función que quiere desempeñar España para facilitar el diálogo. Recibir a Guaidó en este momento habría dado a entender, según esa interpretación, que España tomaba partido.

La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, negó también el pasado viernes que estos gestos constituyan un cambio de estrategia. “La posición no ha cambiado un ápice”, sostuvo la jefa de la diplomacia en una breve entrevista concedida a la cadena SER. A la vez, apeló a la necesidad de “ser un poquito más discretos en los contactos” para propiciar el acercamiento de posturas y abogó por “encontrar una solución para que en Venezuela se celebren elecciones limpias y democráticas”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información