Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez defiende a Ábalos: “Hizo todo lo que pudo para evitar una crisis diplomática y lo logró”

El ministro se defiende tras las críticas por reunirse con la ‘número dos’ de Maduro: “Vine para quedarme y no me echa nadie”

En foto, Pedro Sánchez sobrevuela las zonas afectadas por el temporal Gloria. En vídeo, Pedro Sánchez defiende a su ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido este sábado de manera clara y contundente a su ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, sobre la crisis diplomática abierta tras el paso por el aeropuerto de Madrid Adolfo Suárez de la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, el pasado lunes. "El ministro de Fomento tiene todo mi respaldo y apoyo político y personal y ha sido muy claro. Hizo todo lo que estaba de su parte para evitar una crisis diplomática y lo ha logrado". Sánchez ha apelado a que la oposición no rompa el consenso en política internacional ante una situación "tan compleja" y ha reiterado que en Venezuela lo que hace falta son elecciones cuanto antes.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, reconocido por España, Estados Unidos y otros 60 países, ha llegado precisamente en la tarde de este sábado a Madrid para mantener entrevistas de trabajo con la ministra de Exteriores, Arantxa Gonzalez Laya, con el líder del PP en la oposición, Pablo Casado, y con los máximos dirigentes populares de la capital y la Comunidad, el alcalde José Luis Martínez Almeida e Isabel Díaz Ayuso. Pero Guaidó no mantendrá ninguna cita con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pese a que en los últimos días, y durante su gira europea, ha tenido encuentros con la canciller alemana, Angela Merkel, en Davos, con el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, y con el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha efectuado sus primeras declaraciones sobre la polémica parada en Barajas el pasado lunes de la vicepresidenta venezolana durante su visita en la mañana de este sábado a las zonas afectadas por el temporal Gloria en la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana. A preguntas de los periodistas, Sánchez ha subrayado que "la crisis es muy compleja" como se ha podido comprobar incluso con las posiciones contrapuestas de los dos expresidentes socialistas, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, y que afrontar una solución a la misma "va a exigir de diálogo y poner en marcha medidas para unas elecciones cuanto antes en Venezuela".

El líder socialista ha recalcado que España persigue en este caso la idea de "liderar a través de las instituciones europeas una respuesta dialogada para una pronta solución y elecciones en Venezuela" y ha recordado que el dirigente opositor, Leopoldo López, sigue albergado aún en la embajada española en ese país con lo que ha reafirmado que su Ejecutivo "siempre ha apoyado a la oposición venezolana". Sánchez ha reiterado varias veces que España lo que busca en Venezuela es que se puedan organizar de la manera más rápida posible elecciones libres "para que los venezolanos puedan decidir su futuro".

Cuando se le ha preguntado al presidente específicamente por el papel desempeñado en la madrugada del lunes por su ministro de Transportes durante su estancia en el aeropuerto madrileño, Sánchez ha respaldado a Ábalos, que es uno de sus principales colaboradores desde el inicio de su carrera en el PSOE y ahora en el Gobierno. El presidente destacó así que lo único que intentó Ábalos fue "poner todo lo que estaba de su parte para evitar una crisis diplomática y lo ha logrado". Y más tarde repitió: "Puso todos los esfuerzos y logró evitarla [la crisis], ¿cuál es el reproche?".

En lo que no ha entrado el presidente ha sido en explicar las diferentes versiones que en tan pocos días ha ofrecido el propio Ábalos sobre ese encuentro y su contacto con Rodríguez. En un primer momento sostuvo que no tuvo ninguna reunión con la vicepresidenta de Nicolás Maduro, luego que apenas fue un saludo y más tarde asumió que la vio dentro del avión en el que viajaba, a petición del ministro de Turismo de Venezuela, al que él conocía de antes, pero para advertirla de que no debía bajar de la nave y pisar suelo español porque corría el riesgo de ser detenida. Delcy Rodríguez es una de las dirigentes venezolanas señaladas por Estados Unidos y la Unión Europea como máximas responsables de la grave situación que vive Venezuela y a la que se ha prohibido tocar suelo de la Unión Europea. Ábalos ha pasado en estos días de negar haber tenido el encuentro a minimizarlo con arranques de nervios ante los periodistas que le han preguntado al respecto.

El presidente Sánchez sí ha querido remarcar en su defensa abierta de Ábalos, tras varios días de silencio sobre este conflicto, que en un escenario crítico de nuevo la oposición no le ha prestado ningún apoyo. "Deberíamos estar hablando entre las distintas fuerzas políticas de que se puedan organizar unas elecciones cuanto antes en Venezuela", indicó. Y apeló a que la oposición, que ha agarrado con fuerza esta polémica para desgastar al Ejecutivo, tendría que prestarse a un "diálogo y consenso para una política de Estado para ayudar entre todos a que la sociedad venezolana encuentre una solución a esta crisis que lleva sufriendo muchos años".

El jefe de Gobierno lamentó el tipo de oposición que se ha puesto en marcha también ante esta crisis y constató: "Es la oposición que tenemos, la que usa el dolor del pueblo venezolano".

Por su parte, el ministro afectado, José Luis Ábalos, ha intervenido en la mañana de este sábado en un acto político en Galicia y, aunque no se ha referido directamente a este conflicto, sí lo ha abordado en lo que supone según su criterio ataques contra su persona como secretario de Organización del PSOE y uno de los principales colaboradores políticos de Sánchez. Ábalos ha reconocido que está pasando unos días "rarito" y "molesto" y conectó todos los ataques que ha recibido con su larga trayectoria en el partido socialista como intentos de socavar por un lado su crédito y por otro que no se hable de los logros aprobados por el nuevo Ejecutivo en los tres Consejos de Ministros celebrados hasta ahora.

"Otros quizá estén en la política de paso. No, yo vine para quedarme y no me echa nadie", ha zanjado Ábalos, que intervino este sábado poco antes de que hablase Sánchez, en el comité nacional del PSdeG-PSOE en Santiago de Compostela. En ningún momento ha mencionado directamente el incidente del lunes, pero sí de manera implícita al confesar cómo se siente en estos días en los que está siendo el epicentro de las críticas de la oposición: "En fin, molesta, pero no me impacta. ¿Sabéis por qué? Porque vengo de muy lejos, en esto estoy desde el año 76".

El PP, sin embargo, no ha soltado esta polémica y sigue al ataque. El número dos popular, Teodoro García Egea, ha apuntado de nuevo contra Ábalos y Sánchez este sábado durante una visita a Ibiza: “Hoy el caso Ábalos es el paradigma de un Gobierno que avanza día a día subido en una mentira". Ha criticado que el ministro no comunicara a las autoridades que la vicepresidenta Rodríguez "estaba pisando suelo español y europeo" frente a lo que tiene prohibido y se ha preguntado retóricamente: "¿Qué teme Sánchez de Maduro, qué teme de la vicepresidenta venezolana, qué saben de ellos los venezolanos para que tengan que proteger a una persona cuya entrada está prohibida en la UE?"

El PP ha solicitado la comparecencia urgente del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, para que explique cuáles han sido los procedimientos que han permitido a Ábalos "entrar en la sala de autoridades de Barajas, subirse a un avión y entrevistarse con una señora que tiene prohibido pisar suelo español”. Egea añadió: “Queremos saber si el ministro del Interior ha colaborado en esta mentira y esta argucia del titular de Fomento y si Pedro Sánchez está de acuerdo con todas estas mentiras”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información