Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias convoca el congreso estatal de Podemos para marzo y se presenta a la reelección

El líder del partido anuncia la celebración de Vistalegre 3 poco después de asumir una de las vicepresidencias del Gobierno

Desde la izquierda, Ione Belarra, Pablo Iglesias e Irene Montero, este viernes. En vídeo, declaraciones de Iglesias.

Pablo Iglesias ha anunciado este viernes que el tercer congreso estatal de Podemos en el que se volverá a presentar como candidato a la Secretaría General se celebrará en marzo. La nueva asamblea ciudadana llega tres años después de Vistalegre 2, en el que el sector de Iglesias se impuso al de Íñigo Errejón. Frente a la bronca interna que acompañó a la convocatoria de 2017, esta nueva cita llega en el mejor momento para Podemos y su líder.

El actual vicepresidente del Gobierno se presenta a su tercera reelección al frente del partido sin apenas contestación interna. La marcha de Errejón a Más Madrid, hace ahora un año, acabó con el mayor sector crítico a su gestión. Atrás queda también el debate sobre la sucesión del líder que rodeó a la formación en los últimos tiempos, cuando la posibilidad de llegar al poder se antojaba remota. La entrada de Podemos en el Ejecutivo de coalición ha funcionado como un bálsamo para el partido, que nació hace ahora seis años. "Para nuestra organización supone alcanzar el principal objetivo político que nos marcamos: trabajar desde el Gobierno", ha dicho Iglesias este viernes.

El líder cuestionado por las crisis internas y unos resultados electorales siempre a la baja desde aquellas primeras elecciones generales de 2015 en las que obtuvieron 69 diputados se siente ahora más fuerte que nunca. El Gobierno de coalición lo ha cambiado todo y por eso no hay tiempo que perder. El nuevo congreso se ha convocado un año antes de lo previsto con la esperanza de que sea un mero trámite. La cita será la tercera semana de marzo y, por primera vez, no se celebrará en el Palacio de Vistalegre (Madrid), que bautizó al cónclave y donde fueron los dos anteriores.

El anuncio ha marcado el punto de partida del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos —el máximo órgano de dirección del partido—, que se ha reunido este viernes en Madrid para analizar su nuevo papel como partido de Gobierno y llevar a cabo la remodelación interna que implica la entrada de sus caras más visibles en el Ejecutivo. El vicepresidente les ha recordado a los suyos que a partir de ahora los miembros de Podemos que forman parte del Gobierno no hablarán "en nombre de Unidas Podemos, sino en nombre de España".

Iglesias comenzó la reunión con tono de vicepresidente. Desde que el pasado lunes asumió el cargo, todas sus intervenciones han tenido un marcado acento institucional. Tras los agradecimientos, el líder de Podemos hizo un recorrido por la mayor parte de las medidas sociales incluidas en el programa de Gobierno pactado con el PSOE, del que ha asegurado que se ha hecho pensando "en Europa" y ha abierto la "esperanza a millones de compatriotas". Después llegó la advertencia que ya ha convertido en un clásico de tanto repetirla en los últimos dos meses: "Tenemos un peso modesto, va a haber límites y contradicciones".

Lo avisó de modo preventivo en una carta a la militancia cuando se anunció el preacuerdo de Gobierno con Pedro Sánchez tras el 10-N y lo hace ahora con conocimiento de causa. Las contradicciones comenzaron desde que el martes se sentaron en el primer Consejo de Ministros. El nombramiento de la exministra del PSOE Dolores Delgado como fiscal general o la revalidación de José Félix Tezanos al frente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) han sido los primeros sapos que ha tenido que tragarse la formación. Tanto Delgado, por su reunión con el comisario Villarejo, como Tezanos, por las encuestas electorales, fueron diana de feroces críticas desde las filas de Unidas Podemos. Pablo Echenique, nuevo portavoz de Podemos en el Congreso en sustitución de Irene Montero, resumió en su primera comparecencia ese cambio de discurso: "El tiempo de los reproches pasó".

Podemos es ahora un partido de Gobierno. Con sus principales líderes en el Ejecutivo liderado por Sánchez, la formación busca ahora cómo sobresalir desde su posición de partido minoritario. "Tenemos el reto de gobernar y demostrar que nuestra acción en el Gobierno hace de España un país mejor", ha pedido Iglesias a los miembros de su partido que ahora darán un paso al frente en el organigrama. Iglesias ha anunciado que Rafael Mayoral e Idoia Villanueva serán los nuevos portavoces de Podemos, en sustitución de la ya secretaria de Estado de Igualdad, Noelia Vera.

Los secundarios dan un paso al frente con la intención de mantener el rumbo marcado. Nunca tan poco —Unidas Podemos sacó 35 diputados en las últimas elecciones generales del 10-N— dio para tanto y el cierre de filas es total. Mayoral fue el único que hizo declaraciones a los medios durante la reunión de este viernes, que se celebró a puerta cerrada: "Hay un consenso amplio de que la persona que debe encabezar este periodo de empuje de Podemos 3.0 tiene que ser Pablo Iglesias".

Limitación de mandatos a 12 años

Pablo Iglesias se presenta por tercera vez a la Secretaría General de Podemos. El 21 y 22 de marzo se celebrará al que ya se le conoce como Vistalegre 3, aunque no se celebrará en el Palacio de Vistalegre como las dos citas anteriores. En cada congreso estatal se elige a la dirección del partido para los próximos cuatro años pero, como se ha hecho en este caso, la convocatoria se puede adelantar.

El ahora vicepresidente ha sido el único líder del partido desde su fundación hace ahora seis años. El código ético de Podemos obliga a "la limitación de mandatos a ocho años para todos los cargos públicos y cargos internos del partido, con posibilidad de prorrogarse excepcionalmente a un máximo de doce años". La primera vez que fue elegido fue en noviembre de 2014, por lo que si Iglesias sale reelegido en marzo, como todo parece indicar, su próximo mandato entraría en ese periodo de excepcionalidad al sobrepasar los ocho años al frente del partido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >