Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fiscales acogen con gran inquietud el nombramiento de Dolores Delgado

La mayoritaria y conservadora Asociación de Fiscales manifestó duras críticas, mientras que la Unión Progresista de Fiscales destacó la especial preparación de la exministra

Dolores Delgado, exministra de Justicia, este lunes en el traspaso de carteras. En vídeo, Pedro Sánchez defiende la elección de Delgado.

La propuesta de designación de la ya exministra de Justicia, Dolores Delgado, como fiscal general del Estado, fue recibida este lunes con gran inquietud en la carrera fiscal, precisamente por los problemas que pueda acarrear su reciente paso por el Gobierno. La mayoritaria y conservadora Asociación de Fiscales manifestó duras críticas: cree que es la prueba de que el Ejecutivo quiere tener “sometida” a la Fiscalía. La Unión Progresista de Fiscales destacó, en cambio, la especial preparación de Dolores Delgado, con una larga trayectoria profesional en la propia Fiscalía, como garantía de que podrá afrontar con eficacia los retos y conflictos que se presenten. Jueces y fiscales expresaron este lunes sus inquietudes de forma muy diversa, desde las duras críticas de los conservadores al apoyo sin fisuras de los progresistas.

Cristina Dexeus, presidenta de la Asociación de Fiscales, manifestó “estupor” a causa de la designación de la desde hoy exministra Delgado como nueva fiscal general del Estado. A su juicio, se trata de una propuesta con la que claramente se trata de “indicar” que el Gobierno quiere sujetar a los fiscales. En un comunicado oficial, la asociación mostró “su malestar y preocupación por la imagen de politización y falta de independencia e imparcialidad transmitida al colocar en la cúspide de la carrera fiscal a una persona que ha sido ministra de Justicia hasta hace pocas horas”. El texto expresa el peligro de que la independencia de la institución “se resquebraje”. Dexeus habló también de “desagrado” ante la decisión de proponer a Delgado, porque “confunde a la ciudadanía”, ya que parece que “hay una interferencia política en la cúpula fiscal”.

En esa línea, para Dexeus lo único que puede explicar la elección de Delgado es que el Gobierno la quiere “sometida” a sus prioridades y criterios, más aún con la agenda de asuntos espinosos que tiene por delante. Como confirmación implícita de que la llegada de Delgado puede conocer episodios conflictivos, la presidenta de la Asociación de Fiscales afirmó que los fiscales tienen a su disposición “ciertos mecanismos” para que “pueda oponerse” a alguna instrucción u orden “que consideren ilegal”.

En el caso de la causa sobre el procés, estos mecanismos pasarían por la convocatoria de una Junta de Fiscales de Sala del Tribunal Supremo, no ya en el caso de que alguno de los cuatro encargados del caso en la Fiscalía estimara ilegal alguna orden, sino que bastaría que existiera una fuerte discrepancia de fondo sobre la improcedencia o falta de fundamentación de la instrucción recibida. De hecho, la mayor expectación en la carrera fiscal se centra en estos momentos en comprobar si Delgado encaja con los cuatro fiscales que han llevado la causa del procés en términos que el Gobierno ha venido considerando equivocados, sobre todo con respecto a la calificación de los hechos como rebelión, y no como sedición, tesis que acabó sosteniendo la Abogacía del Estado, y que fue asumida por el Supremo en su sentencia del pasado octubre.

La Unión Progresista de Fiscales (UPF) expresó en cambio “un voto de confianza” hacia Dolores Delgado desde el convencimiento de que “va a actuar en beneficio de la carrera y de la justicia con absoluta independencia”, en los términos que prevé el Estatuto del Ministerio Fiscal. Su portavoz, Teresa Peramato, añadió a esta convicción la idea de que Delgado cuenta con “un perfil que reúne todos los principios necesarios para ocupar el cargo de Fiscal”, por lo que cabe esperar que desarrolle “perfectamente” sus funciones. Peramato añadió que, ante eventuales dificultades, Delgado podrá contar con la experiencia que reúne como perteneciente a la propia carrera fiscal. Se trata —dijo la portavoz de esta asociación— de una fiscal “preparadísima, que conoce nuestra carrera de los pies a la cabeza”.

Críticas de la judicatura

Desde la judicatura, la Asociación de Jueces Francisco de Vitoria (AJFV), de orientación moderada, calificó de “insólito y lesivo” el nombramiento de Delgado. El portavoz de esta asociación, Jorge Fernández Vaquero, estimó que esta designación “destruye toda apariencia de imparcialidad” en las futuras decisiones de la Fiscalía. Fernández Vaquero añadió que la elección de Delgado “de forma indirecta merma la credibilidad de la gran labor profesional y esforzada que realizan a diario los miembros del Ministerio Fiscal en tantos tribunales y juzgados”. Para la Asociación Francisco de Vitoria —la segunda en afiliados de la carrera—, “casi cualquier iniciativa de importancia que acometa el Ministerio Fiscal en los graves asuntos que se presentan en el horizonte político más inmediato” —en clara referencia a la causa del procés— será “cuestionada por la inevitable sombra de parcialidad”.

En sentido contrario se manifestó el portavoz de Juezas y Jueces para la Democracia, Ignacio González Vega, que considera que el hecho de que Delgado haya sido ministra no supone “ningún obstáculo” para desempeñar el nuevo cargo. González destacó su profesionalidad y sus años de experiencia como fiscal, por lo que pide esperar a “valorar los hechos” una vez comience a desarrollar su nueva función.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información