Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento Europeo reconoce como eurodiputado a Junqueras

La Eurocámara todavía no ha recibido la comunicación de la Junta Electoral Central que impide al líder de ERC ser europarlamentario

El Parlamento Europeo sigue los pasos para cumplir con la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE. La dirección general del organismo emitió este lunes una comunicación interna para informar de que en el pleno del 13 de enero “tomará nota” de la elección como eurodiputados de Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y Toni Comín. El escrito sirve para avisar de la llegada de nuevos miembros, pero en el caso de Junqueras depende de que el Supremo le permita salir de prisión.

Oriol Junqueras llega a la Audiencia Nacional de Madrid, en 2017.
Oriol Junqueras llega a la Audiencia Nacional de Madrid, en 2017.

Cuando un nuevo eurodiputado llega al Parlamento Europeo, su maquinaria burocrática se pone en marcha para que chóferes, informáticos, conserjes y otros empleados estén al tanto de su aterrizaje. Este lunes, un correo electrónico interno enviado por la dirección general de presidencia de la institución llamaba a arrancar de nuevo el mecanismo portando los nombres de tres políticos independentistas catalanes: Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y Toni Comín.

El breve mensaje dirigido a los servicios administrativos, al que tuvo acceso EL PAÍS, les reconoce como eurodiputados tras la decisión del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) del pasado 19 de diciembre, pero aunque figuran juntos, las certezas no son las mismas para todos: mientras Puigdemont y Comín tienen despejado el camino hacia el escaño, el caso de Junqueras, en prisión tras ser condenado a 13 años por los delitos de sedición y malversación, es más complejo.

La Eurocámara asegura que no había recibido este lunes el escrito de la Junta Electoral Central (JEC) en el que se resuelve que el líder de ERC no puede tomar posesión del acta. Y fuentes de la institución comunitaria explican que la comunicación, aunque les reconoce como eurodiputados con efecto retroactivo desde el pasado 2 de julio, no garantiza que Junqueras vaya a ocupar su escaño en la primera sesión del año: solo implica que la JEC, en la proclamación de los resultados del 13 de junio, donde figura el nombre de Junqueras, le convirtió en diputado europeo automáticamente, pero su desembarco en el hemiciclo de Estrasburgo está todavía a expensas de lo que decida el Tribunal Supremo.

El precedente no es favorable para el político republicano. El pasado viernes la JEC resolvió que Junqueras no podía ser eurodiputado en aplicación del artículo 6.2 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), que establece que “son inelegibles los condenados por sentencia firme, a pena privativa de libertad, en el período que dure la pena”. Sin embargo, ERC ha recurrido la decisión, y el Supremo podría revertirla y permitir a Junqueras volver al hemiciclo europeo, donde ya fue eurodiputado entre 2009 y 2012. Así lo espera su abogado, Andreu van den Eynde. “Es eurodiputado. Tiene inmunidad”, insistió ayer lunes.

La decisión del Parlamento Europeo de incluir a Junqueras en la terna de diputados que se incorporarán a la Cámara provocó la reacción de la portavoz del Partido Popular, Dolors Montserrat. La cabeza visible del PP en Bruselas envió una carta al presidente de la Cámara, el italiano David Sassoli, en la que le reclama que acepte el criterio de la Junta Electoral Central “y revoque la decisión” de reconocer al líder republicano. Su homólogo de Ciudadanos, Luis Garicano, también se mostró crítico, acusó a Sassoli de ignorar a la Junta Electoral Central, e interpretó el movimiento en clave política española, sembrando la sospecha sobre una posible intervención del Gobierno español: “¿Estamos ante otro gesto de Sánchez a los independentistas para conseguir su apoyo en la investidura? Nos preguntamos si Sassoli ha recibido una llamada de Sánchez para actuar de esta forma tan precipitada y sorprendente”.

Altavoz en Bruselas

Con el debate sobre Cataluña prácticamente ausente de la Eurocámara en los últimos meses, la inminente llegada de Puigdemont, Comín, y tal vez Junqueras, amenaza con reavivar una cuestión que había desaparecido de la agenda, eclipsada por el Brexit, el cambio climático, la inmigración o, más recientemente, por la crisis en Oriente Próximo. Esa invisibilidad puede tener ahora los días contados. Para que la justicia belga pueda retomar la euroorden contra Puigdemont y Comín, el Supremo debe pedir un suplicatorio a la Eurocámara para quitarles la inmunidad, y los eurodiputados han de dar su visto a despojarles de esa protección, lo que generará un debate que se anticipa bronco, en el que el independentismo cuestionará la actuación de la justicia española.

Junqueras fue elegido eurodiputado en las elecciones del 26 de mayo. Sin embargo, el Tribunal Supremo no permitió al líder de ERC salir de la cárcel para recoger su acta de europarlamentario, y presentó una cuestión prejudicial ante el TJUE para que fueran los magistrados europeos quienes señalasen cómo tenían que conducirse en este caso. La Corte de Luxemburgo dictaminó que el líder de ERC debería haber sido excarcelado y que gozaba de inmunidad cuando fue proclamado eurodiputado un día después de terminar el juicio del procés; posteriormente llegó la sentencia del Supremo que le inhabilitaría.

Puigdemont y Comín reciben la credencial permanente

El Parlamento Europeo reconoce como eurodiputado a Junqueras

El expresidente catalán Carles Puigdemont y el exconsejero Toni Comín recogieron ayer la credencial permanente que les acredita como eurodiputados. “Misión cumplida”, celebró Gonzalo Boye, uno de sus abogados, tras obtener la prueba definitiva de que su cliente podrá estar en el Parlamento de Estrasburgo el próximo lunes. Los líderes independentistas posaron con la identificación a las puertas del hemiciclo y prevén incorporarse ya a su escaño, seis meses después del inicio de la nueva legislatura. La siguiente incógnita por resolver es en qué grupo parlamentario se integrarán. Pese a que su principal aliado en la Cámara es el N-VA de los nacionalistas flamencos, que forman parte del grupo de los Conservadores en el que también está Vox, la intención de ambos es unirse a Los Verdes, donde también está la eurodiputada de Esquerra Republicana Diana Riba.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >