Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crecida del Ebro llega a Zaragoza sin incidencias y con evacuaciones preventivas

El caudal del río supera en la capital aragonesa los cuatro metros de altura

El Ebro frente a la basílica de El Pilar de Zaragoza, esta mañana.

La crecida ordinaria del río Ebro recorre este lunes la provincia de Zaragoza, según ha informado la Confederación Hidrográfica del Ebro. Este lunes ha llegado a las orillas de Zaragoza, con un volumen en estos momentos de 1.503 metros cúbicos por segundo y 4,30 metros de altura. Según han informado fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza, hasta el momento no se han registrado afecciones relevantes y no se espera que se produzcan, ya que la crecida es de carácter ordinario. No obstante, una treintena de personas han sido evacuadas por precaución de tres urbanizaciones —Doña Sancha, Torre Urzáiz y El Casetón—, al igual que 85 residentes del centro de mayores de Monzalbarba, dependiente del Gobierno de Aragón.

Las últimas predicciones de la Confederación calculaban que la crecida alcanzaría los 1.705 metros cúbicos por segundo. En el resto de la cuenca del Ebro, la situación hidrológica se irá normalizando en aquellos ríos que han experimentado crecidas en las últimas jornadas, mientras que permanecerá estable la situación en aquellos sectores donde apenas ha variado el caudal. Durante los pasados jueves y viernes, 12 y 13 de diciembre, se registraron precipitaciones moderadas y persistentes en toda la mitad norte de la cuenca del Ebro, localmente fuertes en la cabecera del Trueba y en las cuencas altas del Arga y Aragón.

Los bomberos de la capital aragonesa han inspeccionado durante la noche distintos puntos de la ribera de río, sobre todo en el entorno de los barrios rurales de Monzalbarba y Alfocea, según ha informado el Ayuntamiento. A última hora de la jornada y por consejo de los bomberos y policía local el Ayuntamiento de la capital aragonesa también ordenó la evacuación de las urbanizaciones Doña Sancha, Torre Urzáiz y El Casetón, en su mayoría segundas residencias, y del Centro Canino Aragonés, ubicados entre los barrios rurales de Movera y Pastriz.

A Novillas, primer pueblo ribereño de Aragón, la avenida llegó a las siete de la mañana de ayer con una altura de 7,9 metros, y anegó cerca de 800 hectáreas de cultivos, fundamentalmente brócoli y coliflor que estaban a punto de recolectarse, según el alcalde del municipio zaragozano, Abel Vera. Según Vera, la peculiaridad de esta avenida es el mes en el que se ha producido, cuando los cultivos de invierno están en plena recolección y además el trigo y la cebada están recién sembrados. No obstante, ha reconocido efectiva la limpieza del cauce que se ha llevado a cabo este año, una de las medidas que han reclamado con insistencia los alcaldes de los municipios ribereños que veían cómo con cada riada, independientemente del volumen de agua, cada vez se anegaba más terreno.

Las precipitaciones de la semana pasada han dado lugar a avenidas importantes en muchos afluentes de la margen izquierda del Ebro. Destacan las de los ríos Trueba, Araquil, Ulzama, Arga, Erro, Urrobi, Irati, Salazar y Esca, todas ellas de carácter extraordinario y con desbordamientos locales de los cauces. Estos aumentos de caudal han producido una importante crecida en el Ebro medio, del entorno de los 2.000 metros cúbicos por segundo pasada la confluencia con el Aragón.

Laminación de caudales

Las laminaciones de los caudales realizadas en los embalses han permitido reducir las afecciones de forma muy sustancial en muchos tramos, sobre todo en el Arga en Pamplona, en los tramos bajos del Irati y Aragón. A primeras horas de la madrugada el máximo de la crecida alcanzó Tudela, con un caudal registrado en la estación de aforos de 2.040 metros cúbicos por segundo. Sobre las 7.00 la punta ha llegado a la localidad zaragozana de Novillas.

Las intensas lluvias y el deshielo de las nieves por la subida de las temperaturas provocaron el pasado viernes una importante crecida de los ríos, que se han desbordado y han causado inundaciones en diversos puntos de Navarra y de forma más significativa en Pamplona y su comarca.

Por su parte, la Confederación Hidrográfica del Duero recomienda especial atención en los cauces de la zona de León, noroeste de Zamora, así como el Támega en Orense. Se han registrado crecidas en los ríos Curueño, Dueñas, Besandino, Luna, Omaña, Esla, Orza, Torío, Yuso y Porma, en la provincia de León, en el Tera, en Puebla de Sanabria (Zamora), y en el río Tamega, en la provincia de Orense. La Confederación advierte que puede que se repitan estas crecidas a lo largo de la semana.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información