Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves planta por “electoralista” una comisión del Parlamento andaluz

El expresidente de la Junta acusa a la Cámara de “romper la neutralidad política” en plena campaña

El expresidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves, esta mañana en el Parlamento andaluz. En vídeo, Chaves abandona la comisión.

Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía entre 1990 y 2009 y exsecretario general del PSOE regional, ha abandonado este jueves la comisión parlamentaria de investigación sobre la Fundación Andaluza de Formación y Empleo (Faffe) tras considerar que se habían “violentado” sus derechos al haber sido citado a 72 horas de las elecciones. Chaves ha hecho una intervención en la que ha acusado a la comisión de “instrumentalizarlo” y de “romper la neutralidad política” en plena campaña.

“Mis derechos se han visto afectados y me acojo al derecho a no declarar ni a contestar las preguntas”, ha afirmado ante los miembros del comité parlamentario. Una vez ha terminado, el presidente de la comisión, Enrique Moreno (Ciudadanos), ha cedido la palabra a los grupos, pero Chaves ha advertido de que se retiraría de la comisión si se le formulaban preguntas al considerar que “violentaban” sus derechos. Y así ha hecho. Ha recogido los papeles que llevaba en una carpeta con el logotipo del PSOE y ha abandonado la sala.

La comisión investiga una fundación creada en 2003, bajo el mandato de Chaves, y disuelta en 2011, cuando la Junta la presidía su compañero de partido José Antonio Griñán. La Faffe acumula gastos por 55,6 millones de euros sin justificar, según un informe de la Cámara de Cuentas. También está siendo sometida a una investigación judicial, en la que el PP, ahora en el Gobierno, ejerce la acusación particular por supuesto desvío de fondos públicos.

Los directivos de esta fundación usaron tarjetas de crédito institucionales en gastos por unos 32.000 euros en 12 fiestas en prostíbulos de Sevilla, Cádiz y Córdoba. Hoy está citado a declarar el propietario del club de alterne Don Angelo, donde el que fuera director de la fundación y exmiembro de la ejecutiva del PSOE andaluz Fernando Villén desembolsó 14.737 euros el 22 de marzo de 2010 en consumos indeterminados. Los pagó con la tarjeta de la Junta. Dos días después, un hombre acudió al local y abonó en metálico esa cantidad.

La intervención del expresidente andaluz ha sido muy tensa. Chaves ha aludido con ironía a que el Parlamento andaluz “a pesar de su intensa actividad parlamentaria, haya tenido tiempo para celebrar la comisión de investigación” y ha recordado que el pleno de la Cámara previsto para esta semana fue pospuesto precisamente por la celebración de las elecciones.

El presidente de la comisión ha interrumpido su explicación, e incluso le ha cortado el micrófono, y le ha pedido que se ciñera al “objeto” de su comparecencia, lo que ha provocado protestas del Grupo Socialista. “No estoy evaluando, sino narrando un hecho objetivo: se coarta mi derecho a expresarme libremente”, ha contestado Chaves, quien ha calificado de “insólito” que fuese citado en plena campaña. “Estoy siendo instrumentalizado en mi condición de expresidente, deberían tener alguna deferencia democrática como expresidente”, se ha quejado. Para Chaves, más que acudir a una comisión de investigación iba a “un acto de campaña electoral”.

Tras la marcha del exdirigente socialista se ha producido un pequeño receso. Los grupos han consumido su turno con duras críticas al expresidente andaluz hasta convertir la comisión en un gran espectáculo electoral con reproches entre los distintos portavoces. “Esto ha sido de cachondeo”, ha dicho la representante de Cs, Teresa Pardo. Alejandro Hernández, de Vox, ha comparado a Chaves con “un Tartufo [impostor] de la democracia”. El partido ultranacionalista ha anunciado que presentará una denuncia contra Chaves en la que lo acusará de un presunto delito de desobediencia.

“Como ya advertimos, esto ha sido un circo”, ha subrayado la portavoz de Adelante Andalucía, Maribel Mora. Este grupo se oponía, como el PSOE, a que las comparecencias se celebrasen en plena campaña, pero ha criticado la “nula colaboración” del expresidente. De “huida injustificable” ha tachado el portavoz del PP la marcha de Chaves de la comisión. El socialista Rodrigo Sánchez Haro ha considerado “el trato a un expresidente de la Junta como una falta de respeto y una vergüenza”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información