Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vecinos de Bilbao temen una guerra de clanes tras la muerte a tiros de un hombre en plena calle

La policía cree que se trata de dos familias enfrentadas por una infidelidad que acabó en asesinato

El vídeo de la reyerta.

Los vecinos de Bilbao La Vieja tienen miedo. La Ertzaintza detuvo este jueves a dos hombres, Luis D. J. y Jon D. J., padre e hijo, acusados de asesinar de un disparo en la espalda, en plena calle, a David. G, alias Pachacha, de 45 años. La principal hipótesis es que el asesinato se cometió por celos. Un hermano de la víctima habría mantenido una relación sentimental con la esposa de uno de los detenidos, todos de etnia gitana.

Los hechos se produjeron en la calle Bruno Mauricio de Zabala, a la altura del número 17, y tras el asesinato, la familia de la víctima auguró una guerra de clanes. Las asociaciones de vecinos de Zabala Berri y del barrio de San Francisco, han mostrado su temor de que las calles se vuelvan más inseguras de lo que ya lo son, y de que las escopetas vuelvan a aparecer en escena a plena luz del día. Los dos arrestados fueron a por su víctima con las escopetas en la mano. Siguen en dependencias de la policía autonómica vasca a la espera de pasar a disposición judicial.

El presidente de la asociación Zabala Berri, Karmelo Anakabe muestra el impacto de uno de los disparos.
El presidente de la asociación Zabala Berri, Karmelo Anakabe muestra el impacto de uno de los disparos.

"Pedimos a las instituciones vascas medidas urgentes para regenerar este barrio", publicaron ayer en una nota las asociaciones de vecinos, cansadas de ver "la creciente delincuencia e inseguridad que se vive en la calle San Francisco y en las inmediaciones" con cada vez más robos, trafico de drogas, agresiones a mujeres y peleas multitudinarias "mientras las instituciones miran para otro lado".  

El suceso que ha puesto en alerta al barrio comenzó cuando el marido supuestamente engañado amenazó a la familia de la víctima para que abandonara el barrio de San Francisco, donde ambas familias vivían y tenían una buena relación. Se trata de un barrio en el que conviven de manera pacífica, históricamente, personas de diferentes procedencias, pero que por la noche se convierte en una zona con más riesgos. El jueves la víctima regresó a la zona, los detenidos discutieron con él y, sobre las 14.40, el padre le disparó, por detrás en la cabeza con una escopeta de postas, provocándole una herida que iba desde encima del culo hasta el cuello.

Los dos presuntos autores del crimen se refugiaron en su domicilio, ubicado en la acera frente a la que sucedió el crimen, y se entregaron al verse rodeados por la Ertzaintza. Los agentes encontraron tres escopetas en el piso donde se habían atrincherado los detenidos, una de las cuales podría haberse utilizado en el crimen, ya que los disparos se efectuaron con postas. La Policía Científica investigó y recogió pruebas durante varias horas en el lugar, hasta que, sobre las siete de la tarde, el juez ordenó el levantamiento del cadáver.

La asociación vecinal Sanfran Auzokideak de Bilbao ha lamentado “profundamente” el asesinato y se ha preguntado si “hay que llegar” a un crimen de estas características para que las instituciones acaben con la inseguridad en el barrio. El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, del PNV, ha pedido que la Justicia actúe con “toda la firmeza” contra los supuestos asesinos, ya que este tipo de personas, dijo, “sobran” en la ciudad.

Uno de los detenidos por disparar a un hombre en el barrio de Bilbao La Vieja este jueves.
Uno de los detenidos por disparar a un hombre en el barrio de Bilbao La Vieja este jueves.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información