Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grupos de anarquistas de Italia, Francia y Grecia se suman a las protestas en Barcelona

La Policía ha detectado la presencia de miembros de colectivos antisistema en los disturbios

Uno de los vándalos que incendiaron las calles de Barcelona la madrugada del viernes.
Uno de los vándalos que incendiaron las calles de Barcelona la madrugada del viernes.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detectado la presencia de grupos de anarquistas procedentes de Grecia, Italia y Francia entre los alborotadores que están causando los disturbios en las calles de Barcelona en protesta por la sentencia del procés. Los antisistema habrían acudido, como en otras ocasiones, para unirse a sus homólogos catalanes en el vandalismo callejero. Así lo asumía este viernes el propio ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska: "Ya sabe que esos grupos suelen acudir a eventos extraordinarios como manifestaciones con el fin de ejercitar su violencia, de hacerse notar, que es una forma de reventar acontecimientos de este tipo. Sería temerario descartar algo así". En Cataluña, y concretamente en Barcelona, el movimiento anarquista tiene una fuerte tradición, enraizada históricamente en la izquierda y en los movimientos okupas. 

Hace dos años, el 10 de octubre de 2017, a los pocos días de la celebración del referéndum ilegal en Cataluña, un grupo de unos 20 anarquistas asaltó la embajada española en Atenas gritando consignas contra el entonces presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy (PP), y repartiendo panfletos que rezaban: "La solidaridad es el arma del pueblo", en alusión a los independentistas catalanes, a los que se referían como "el pueblo oprimido de Cataluña". El grupo fue identificado como Rouvikonas (Rubicón) y se manifestó en varias ocasiones en favor del independentismo catalán.

El diario griego Kathimerini describe a Rouvikonas como un grupo "contra el sistema" que significa Rubicón en griego. El Rubicón es el río italiano que cruzó Julio César a pesar de que se le había prohibido por el Senado de Roma, lo que desembocó en la guerra civil que acabó con la República.

En estos días de graves revueltas en las calles de la Ciudad Condal, fuentes policiales señalaban que hay unos 500 activistas con preparación y entrenamiento previo para causar disturbios. Proceden del independentismo revolucionario y del anarquismo, aunque estos últimos andan divididos y, en una reciente reunión, acordaron no unirse como colectivo pero dar “libertad de acción” individual.

Por las identificaciones que han realizado los Mossos, llevan radio para comunicarse entre ellos, mecheros y el teléfono del abogado anotado en el brazo; no llevan, en cambio, DNI. También les han intervenido material inflamable, como gasolina para recargar mecheros. Esos aproximadamente 500 alborotadores son quienes aguantan hasta la madrugada, jugando al gato y al ratón con la policía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información