Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrancan los juicios de la macrocausa Invercaria, con exconsejeros de la Junta andaluza en el banquillo

La Audiencia de Sevilla juzga desde hoy la concesión de préstamos desde una sociedad de capital riesgo

caso ivercaria
El expresidente de Invercaria, Tomás Pérez-Sauquillo y la dueña de Aceitunas Tatis, en la Audiencia de Sevilla.

Este lunes ha comenzado en la Audiencia de Sevilla el primer juicio de la macrocausa Invercaria, que analiza la legalidad de los préstamos e inversiones de esta sociedad de la Junta de Andalucía dedicada al capital riesgo y que, entre 2005 y 2010, gestionó 60 millones para 276 proyectos, de los que la justicia escruta unos 40. Tras los ERE fraudulentos y los cursos de formación, las cuentas de Invercaria ha sido un dolor de cabeza judicial para los anteriores Gobiernos socialistas de la Junta andaluza por sus llamativos titulares, incluidas grabaciones ocultas y singulares proyectos empresariales financiados con dinero público y con ex altos cargos y exconsejeros imputados.

Invercaria fue el brazo de la Agencia Idea, propiedad de la Junta, que invirtió en proyectos innovadores con un perfil más arriesgado, incluidas plataformas virtuales y una línea de aceitunas inspirada en referencias eróticas, cuyo juicio ha arrancado esta mañana. Después de que la Cámara de Cuentas andaluza denunciara hace siete años irregularidades en la concesión de préstamos, pagos irregulares y uso de tarjetas de créditos, la justicia peinó sus cuentas para detallar las inversiones y hoy hay 13 piezas pendientes de juicio en la Audiencia de Sevilla del total de 39 investigaciones abiertas en el Juzgado de Instrucción 19 de Sevilla.

Mientras que la fiscalía y la acusación del PP defienden que la concesión de préstamos fue arbitraria, sin transparencia ni criterios objetivos desde la Administración, las defensas sostienen que todas las inversiones fueron legales, que fue una decisión política, y que el margen de retorno de las inversiones realizadas es similar al de otras empresas de capital riesgo dependiente de Gobiernos regionales como la Comunidad de Madrid o la Generalitat catalana.

Esta primera vista oral analiza la concesión de un préstamo de 108.732 euros a la empresa de aceitunas Tatis cuando estaba en disolución. Se sientan en el banquillo de los acusados la expropietaria de la firma, Gracia Rodríguez, y el expresidente de Invercaria Tomás Pérez Sauquillo. Para Rodríguez la fiscalía pide dos años y medio de prisión y para Pérez Sauquillo seis años de cárcel y 25 de inhabilitación por malversación, tráfico de influencias y prevaricación.

La fiscalía planteó en su escrito de acusación que la firma Tatis, radicada en La Carolina (Jaén) recibió el préstamo participativo de Invercaria sin presentar ninguna solicitud previa ni aportar documentos que aseguraran la viabilidad económica del proyecto, que recibió un préstamo solo gracias a la decisión personal de Pérez Sauquillo. Esta mañana, en la vista oral las defensas han pedido la nulidad del proceso por constituir una causa general, ya que la instrucción judicial eligió para investigar las inversiones que fueron mal económicamente e ignoró las que lograron beneficios, sin ningún criterio jurídico sino económico. A finales de mes continuará el juicio con la declaración de Pérez Sauquillo y Rodríguez.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información