Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cinco mujeres y cuatro hombres que negociarán la investidura

El PSOE mantiene a las tres mujeres que envió a las reuniones de julio. Unidas Podemos amplía el equipo e incluye a las confluencias y expertos en negociaciones complejas como Enrique Santiago

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo. En vídeo, declaraciones de la portavoz de Unidas Podemos, Ione Belarra. Europa Press | Vídeo: Atlas

Hace más de un mes que el PSOE y Unidas Podemos no se sientan cara a cara. Desde el 25 de julio, fecha de la fallida investidura de Pedro Sánchez, los dirigentes de los dos partidos que tienen la llave de la gobernabilidad en España se han lanzado mensajes a través de los medios de comunicación y las redes. La tarde de este jueves los equipos negociadores de las formaciones se reunen en torno a una mesa en el Congreso. Los de Pablo Iglesias buscan una negociación exhaustiva, pero antes pedirán al Gobierno que defina el marco del encuentro: acuerdo de coalición o de programa. Los socialistas descartan cualquier cooperación que no sea un pacto de programa.

 Los seis de Unidas Podemos

A mediados de agosto Unidas Podemos movió ficha tras semanas de inacción política. Envió un documento con más de 200 medidas y cuatro alternativas para conformar un Gobierno de coalición. En esa propuesta se anunció, además, que el equipo dispuesto a negociar la propuesta se ampliaba. Pablo Echenique, secretario de Acción de Gobierno de Podemos, e Ione Belarra, diputada, se mantienen al frente del grupo, pero les acompañarán cuatro compañeros. Con Irene Montero fuera de la actividad política por el nacimiento de su hija, Iglesias incluyó a representantes de todas las confluencias. El mensaje es doble: mostrar la unidad del grupo confederal y facilitar la negociación con una diversidad de perfiles. Caras nuevas que, por ahora, no han confrontado de manera directa con el PSOE y que mantienen mejores relaciones con los dirigentes socialistas que miembros de Podemos.

El responsable de Acción de Gobierno e Institucional y Programa de Podemos, Pablo Echenique.
El responsable de Acción de Gobierno e Institucional y Programa de Podemos, Pablo Echenique.

Pablo Echenique (Podemos): El secretario de Acción de Gobierno de Podemos repite como líder del equipo aunque su relación con Carmen Calvo, homóloga en el grupo socialista, quedó muy tocada tras la negociación del pasado julio. Los dos dirigentes volverán a liderar la cita de la tarde del jueves pese a que no exista sintonía alguna entre ambos.

Tras ser apartado de la secretaría de Organización de su partido, se puso al frente de las negociaciones para cerrar pactos de Gobierno a todos los niveles de la Administración después de las cuatro citas electorales de abril y mayo. Echenique ya había negociado el acuerdo de Presupuestos con los socialistas en septiembre de 2018. Entonces, su sintonía con María Jesús Montero, ministra de Hacienda en funciones, propició un pacto que ambas formaciones enarbolaron durante ocho meses como ejemplo de buen entendimiento parlamentario. Aquel documento no consiguió una mayoría en el Congreso y devino en el adelanto electoral del 28 de abril. Un texto que en campaña se convirtió en arma política. "Papel mojado", es la expresión que más repitió Iglesias para construir parte de su argumentario: "Si no estamos en el Gobierno no hay garantías de que el PSOE apruebe medidas socialistas". Razón fundamental por la que ahora el sector de Podemos rechaza un acuerdo sustentado únicamente en el programa. Echenique ejerce el papel más duro en las reuniones negociadoras.

La portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Ione Belarra.
La portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Ione Belarra. EFE

Ione Belarra (Podemos): La diputada se ha convertido en ficha fundamental para la dirección de Iglesias. Durante el último año y medio de legislatura ha ganado responsabilidad en Podemos y en el Congreso. Participó en la negociación de Presupuestos y en la de la fallida investidura de julio. Belarra, además, es la sustituta de Irene Montero -durante su permiso de maternidad- al frente de la portavocía parlamentaria y lidera la elaboración de iniciativas en el Congreso. Con la número dos del partido temporalmente fuera del terreno de juego y Echenique en confrontación directa con Calvo, Belarra es una de las personas más fieles a Iglesias que se sentará en la mesa de trabajo.

La portavoz de Galicia en Común en el Congreso, Yolanda Díaz.
La portavoz de Galicia en Común en el Congreso, Yolanda Díaz. EFE

Yolanda Díaz (Galicia en Común): Abogada laboralista, miembro de IU y fundadora de la confluencia gallega que desde la pasada legislatura tiene voz propia en el grupo confederal de Unidas Podemos. Con Belarra, es una de las dirigentes más cercanas a Iglesias. Se distanció de la posición que su partido adoptó en julio cuando apostó por un acuerdo de programa. La tarde del jueves defenderá la coalición y tratará que el PSOE ceda en cuestiones clave para su formación como la derogación de la reforma laboral del PP, la actualización de las pensiones o modificaciones más profundas en el mercado laboral. Un trabajo en el que ya tiene experiencia. Díaz también formó parte del equipo negociador del acuerdo de Presupuestos.

El diputado de En Comú Podem, Jaume Asens.
El diputado de En Comú Podem, Jaume Asens.

Jaume Asens (En Comú Podem): El dirigente catalán dejó la política local catalana para incorporarse al grupo confederal el pasado abril, tras las elecciones. Mano derecha de Ada Colau, sustituyó a Xavier Domènech al frente de la confluencia catalana. Con un perfil más soberanista, su entrada en el Congreso se interpretó como un giro independentista en Unidas Podemos. En Comú Podem no va a renunciar a un referéndum pactado en Cataluña como solución a la crisis territorial, pero, al menos por ahora, ha dejado a un lado su reclamo y ha asumido el argumentario común: una mesa de diálogo entre fuerzas políticas y firmar un documento comprometiéndose a aceptar las demandas del PSOE en esta cuestión. Su papel en la mesa girará en torno a temas territoriales, aunque también aportará su experiencia como abogado.

El diputado de Izquierda Unida, Enrique Santiago.
El diputado de Izquierda Unida, Enrique Santiago. EFE

Enrique Santiago (IU): El líder del PCE, el partido más importante de IU, se incorporó a la bancada de Unidas Podemos tras las elecciones de abril recién aterrizado de Colombia. Santiago dedicó cuatro años a negociar un acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y la ya exguerrilla de las FARC. Lo hizo del lado de la insurgencia, en sintonía con sus principios comunistas. Su papel fue clave en una negociación mucho más compleja que la que empieza hoy. Su firma está en el organismo conocido como Justicia Especial para la Paz, y, entre otros aspectos del pacto, en la amnistía para los combatientes. Este mecanismo jurídico alternativo a la justicia ordinaria de Colombia por el que guerrilleros y las fuerzas de Seguridad del Estado se someten a procesos con sanciones distintas a la cárcel ha establecido un precedente en procesos de negociación de este tipo. Santiago lleva a la mesa su experiencia jurídica -también construida en España en el caso de los papeles de Bárcenas, por ejemplo- y una relación más cordial con los dirigentes del PSOE. Un contrapeso más a Echenique.

El portavoz de Equo, Juan López Uralde.
El portavoz de Equo, Juan López Uralde.

Juan López Uralde (Equo): La entrada del líder del partido verde es un guiño a uno de los capítulos en el que más coinciden Unidas Podemos y el PSOE. Ambas formaciones apuestan por una transición ecológica con sustento en la economía que dé paso a una nueva transición industrial en España. El escollo en este caso es que Sánchez marcó una gruesa línea roja en este sector. El presidente en funciones se niega a entregar esta cartera a miembros de la formación de Iglesias. El trabajo de Uralde en el Congreso permitió que su formación y el PSOE acordaran la tramitación conjunta de una ley de cambio climático. El dirigente tratará de retomar esa sintonía durante la negociación cuando los momentos de mayor tensión arrecien.

Las tres negociadoras del PSOE

Al contrario que Unidas Podemos, que ha ampliado su equipo negociador, los socialistas han decidido mantener el mismo que plantearon en julio, compuesto por tres mujeres: Carmen Calvo, Adriana Lastra y María Jesús Montero.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo.
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo. GTRES

Carmen Calvo (vicepresidenta): Es la negociadora clave de Pedro Sánchez en todos los asuntos delicados y de gestión de Gobierno, desde el Open Arms hasta la elaboración de la oferta de más de 300 medidas para convencer a Unidas Podemos. Todo pasa por Calvo. Fue ella la que llevó la fallida negociación con los independentistas que acabó con la devolución de los Presupuestos y la convocatoria de elecciones y también fue la que dirigió hasta el último minuto las negociaciones con Unidas Podemos de julio, con un whatsapp en el que ofrecía a Pablo Echenique el Ministerio de Igualdad una hora y media antes de romperlas. Es la que más firme se ha mostrado en todo momento y la que más críticas ha recibido por parte del entorno de Unidas Podemos, algo que le ha dolido especialmente. En las reuniones ejerce el papel de "dura".

La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra.
La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra. EFE

Adriana Lastra (portavoz parlamentaria): Es una persona de absoluta confianza de Sánchez. Fue clave en su victoria en las primarias y le acompaña desde entonces en el núcleo duro de la toma de decisiones. En la negociación de julio ejerció un papel más moderado, y fue su discurso en la tribuna, mucho más suave que el del propio presidente, el que abrió paso a un desbloqueo que permitió retomar las reuniones. Pero cuando se rompieron las negociaciones, también fue la más dura contra Unidas Podemos por haber desaprovechado esa oportunidad. De talante negociador, ha sido la encargada durante todos estos meses de fraguar mayorías para ganar las votaciones en el Congreso, por lo que ha trenzado buenas relaciones con todos los grupos que apoyaron la moción de censura.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. EFE

María Jesús Montero (ministra de Hacienda). Es un personaje en alza dentro del Gobierno y el PSOE. Aunque no pertenece al grupo original de apoyo a Sánchez, desde que la sacó de Andalucía para llevarla al Ejecutivo central se ha consolidado como una figura clave. Negoció con éxito y de forma muy discreta el gran hito entre el PSOE y Unidas Podemos, el pacto presupuestario que se firmó en octubre de 2018. Su papel en la negociación de julio fue clave para intentar desbloquear, hasta el punto de que habló con Alberto Garzón, líder de IU, que no estaba en la mesa negociadora, para mejorar la última oferta del PSOE incluyendo el Ministerio de Igualdad. Lo hablaron ellos de forma paralela hasta que finalmente a última hora se ofreció de forma oficial. Su talante negociador es indudable pero el margen esta vez parece muy estrecho.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información