Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Óscar Camps: “Trasladar en avión a los migrantes reduciría el coste”

El responsable de Open Arms contesta a la vicepresidenta Carmen Calvo: “Nos piden ahora que hagamos lo que nos prohibieron: transportar pasaje”

Oscar Camps, fundador de la ONG Open Arms.

“Hemos estado 18 días esperando una solución y ahora nos encontramos con que casualmente el Gobierno español y el italiano se ponen de acuerdo en comunicarnos a la vez que lo mejor es ir a España y que España ofrece sus puertos y la Guardia Costera sus barcos para escoltarnos. Me parece surrealista”.

Óscar Camps (Barcelona, 56 años), fundador de Open Arms, responde a EL PAÍS en el puerto de Lampedusa, poco antes de subir al barco de su ONG, fondeado a solo 800 metros mar adentro. Una distancia insalvable para los 107 inmigrantes a los que las autoridades italianas impiden desembarcar y a quienes el Gobierno español ha ofrecido dirigirse a las Baleares, a mil kilómetros de la isla italiana.

“El viernes informamos por escrito de que ya no podíamos garantizar la seguridad de las personas a bordo. La situación desde entonces se ha agravado; hemos tenido revueltas, peleas, ataques de pánico, gente que se ha tirado al mar para intentar llegar a la costa desesperadamente… Y en el último momento nos dicen que nos vayamos a España, cuando la Fiscalía italiana admite que la situación es inhumana e insostenible. Aún quieren alargar más esa agonía”. El barco Open Arms estuvo bloqueado desde principios de enero en el puerto de Barcelona y solo se le permitió abandonarlo para llevar material humanitario a las islas griegas de Lesbos y Samos.

Pregunta. El Gobierno no entiende que no acepte su oferta de dirigirse a un puerto español.

Respuesta. Oigo a la vicepresidenta diciendo que vayamos a España con un barco que tiene 45 años y que el Ministerio de Fomento inmovilizó durante meses porque dijo que no garantizaba la seguridad del pasaje. Y ahora nos piden lo contrario, que omitamos ese despacho en el que nos prohibían transportar a personas y vayamos a España con más de cien personas sin condiciones de seguridad ni garantías sanitarias, Y vulnerando además sus derechos, porque irían en condiciones de hacinamiento.

P. ¿Qué van a hacer?

R. Somos una organización muy pequeña, hemos rescatado a 160 personas, las hemos cuidado y atendido durante 18 días, pero nuestros recursos son limitados y no se nos puede pedir que hagamos de taxistas y las llevemos a un puerto español cuando están a 800 metros de un puerto seguro. Y más cuando España ha garantizado a Italia que se haría cargo de ellas.

P. ¿Qué solución proponen?

R. Las personas a bordo podrían ser desembarcadas aquí [en Lampedusa], albergadas temporalmente, para después trasladarlas en un avión con un coste mucho menor que un traslado en barco. Nosotros no somos un Estado, no tenemos sus recursos, ya hemos hecho nuestro trabajo rescatándolas en el Mediterráneo central, donde no hay ningún Estado haciendo su trabajo.

P. ¿Aceptarían la oferta de España bajo alguna variable?

R. Cuando nos dicen qué recursos necesitamos, les decimos que un barco que pueda garantizar la seguridad y dignidad de estas personas, para que puedan ser trasladadas en las mismas condiciones en las que trasladaríamos a 107 noruegos o alemanes. No creo que la manera adecuada de llevarlos sea en el Open Arms. Necesitaríamos poner el barco en condiciones, desinfectarlo, cambiar la tripulación, asegurarnos de tener recursos a bordo para emprender un viaje de este tipo. No puede ser que ahora nos digan ‘nos vamos’ y nos vamos.

P. La vicepresidenta dice que pudieron desembarcar en Malta y se vinieron a Italia.

R. El Open Arms nunca tuvo permitida la entrada en un puerto maltés. La vicepresidenta está mal informada. Una patrullera maltesa llegó al barco 10 horas después del rescate. Solicitó el traslado de 39 personas rescatadas unas horas antes, lo que ocasionó un conflicto a bordo. Fue tan grave que el capitán tuvo que solicitarle que se apartara. No podíamos desembarcar a los últimos 39 cuando llevábamos a 120 esperando desde hacía días. A los 10 minutos la patrullera se marchó. Ahí terminó nuestro contacto con Malta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información