Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hermana del presidente de la Junta andaluza obtiene una plaza pública con menos puntos que otra aspirante

Una candidata impugna por supuesto enchufismo el nombramiento de Dolores Moreno como directora de un conservatorio

Dolores Moreno
Conservatorio Superior de Danza Ángel Pericet, en Málaga.

María Dolores Moreno Bonilla, hermana del presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, es desde el pasado 14 de junio la nueva directora del Conservatorio Superior de Danza Ángel Pericet de Málaga. Consiguió el puesto a través de un concurso extraordinario de méritos entre docentes del conservatorio, un procedimiento inusual para la sustitución provisional del anterior director del centro, que se jubiló el pasado junio. Según un informe reservado de la Inspección educativa, al que ha tenido acceso EL PAÍS, Dolores Moreno obtuvo en el concurso 38,20 puntos sobre 50 posibles. Frente a ella, Esperanza Utrera, otra competidora por la misma plaza, obtuvo 49,50 puntos.

La Inspección educativa de la Junta, encargada del nombramiento, manifestó a las reclamantes, en un correo electrónico, que a la hora de decantarse por la hermana del presidente autonómico como directora del conservatorio tuvo en cuenta “otras fuentes” de valoración más allá de la antigüedad y los méritos. Estos nuevos criterios no figuraban en las bases de la convocatoria que la Inspección remitió a los candidatos por correo electrónico. La Consejería de Educación y Deporte, dirigida por Javier Imbroda, de Ciudadanos, se niega a justificar el nombramiento. Las personas perjudicadas denuncian falta de transparencia en lo que consideran “un claro caso de enchufismo”.

Desde la Junta defienden que el proceso de selección estuvo "sujeto a valoraciones estrictamente técnicas, donde no interviene ninguna decisión ajena a esos elementos" y aseguran a este diario que "la Inspección educativa propuso a Dolores Moreno por ser objetivamente la candidata más idónea, basándose en sus méritos académicos y profesionales"

“El procedimiento de exigir méritos no es el habitual en los casos de un nombramiento de un puesto provisional de dirección, pero es que, además, se nos ha comunicado por parte de la Inspección que había otra compañera, Esperanza Utrera, que tenía la mayor puntuación de todas las aspirantes”, explica a este diario la profesora Mónica Romero. Esta aspirante, que obtuvo 30,20 puntos en el proceso selectivo, registró el 19 de julio una reclamación ante la Junta, a la que ha tenido acceso este diario. Romero denuncia en su escrito que el inspector asignado al centro, Juan Carlos Martínez, le comentó por teléfono que se había realizado la convocatoria, en lugar de otorgar el puesto sin concurso, lo que era legalmente posible, “para no perjudicar a Mª Dolores [Moreno] Bonilla por ser quien es”. Este diario ha tratado sin éxito de ponerse en contacto con el inspector Martínez para recabar su versión sobre los hechos.

“En esos momentos queda patente que la inspección educativa conocía que esta persona quería optar a la dirección del centro y que la convocatoria la habían realizado a favor de ella por lo que la inspección educativa ha tomado parte en este asunto convirtiéndolo en algo político”, sostiene Romero en su escrito.

Las profesoras Romero y Utrera solicitaron por escrito el 12 de junio a la Inspección información sobre los criterios para atribuir la plaza a Dolores Moreno, que atesora 14 años de experiencia docente y que obtuvo la categoría de catedrática el pasado julio. En su respuesta a las docentes, la Inspección reconoció haber “recabado información de otras fuentes” para tomar su decisión, y se negó a “publicar la puntuación de los méritos y la información complementaria recabada” para relegar a Utrera y otorgar la plaza de directora a la hermana del presidente andaluz. Fuentes del Gobierno andaluz sostienen que fueron los servicios jurídicos quienes desaconsejaron, por posible vulneración de la ley de protección de datos remitir el informe a la reclamante.

Dolores Moreno

Este periódico sí ha tenido acceso al informe de la Inspección que proponía el nombramiento de Dolores Moreno. En él, el inspector Martínez reconoce que Utrera tiene la mayor calificación por méritos -49,50 frente a los 38,20 de Moreno- pero desestima su candidatura porque “responde a un perfil de dirección con unos antecedentes que desaconsejan su nombramiento”. Martínez propone a la hermana del presidente autonómico como directora interina hasta que salga a concurso la plaza definitiva.

Para las reclamantes y otras aspirantes consultadas por este diario, el procedimiento tiene el claro objetivo de encubrir una designación anunciada y el hecho de que no se acredite públicamente la valoración de los méritos o las fuentes consultadas para desestimar candidaturas, las deja en una situación de desamparo y desigualdad, “evidenciando un interés político por encima del meramente académico”, señala Romero. La Junta sin embargo, defiende el procedimiento. “Nada se puede objetar al criterio de la Inspección educativa, que nos merece todo el respeto y la credibilidad. Nadie puede cuestionar que el procedimiento ha sido absolutamente limpio y riguroso y nadie puede cuestionar que la candidata propuesta por la Inspección es la más idónea por sus méritos y capacidad", aseguran desde el Gobierno andaluz.

Efectivamente, la normativa permite al delegado provincial de la Consejería de Educación nombrar directamente y sin proceso selectivo, a un director o directora en funciones de un centro educativo cuando cesa por jubilación el director. “Lo extraño de todo esto es que hagan una convocatoria de méritos, cuando la delegada podría haber nombrado a cualquiera. Está claro que así se guardaban las espaldas, pero en cuanto ven que hay alguien que tiene más méritos, cambian las condiciones”, se queja a este diario Esperanza Utrera. La candidata con mayor puntuación objetiva está preparando su propia reclamación, tras solicitar a la Inspección que publique la puntuación de los méritos. “Han hecho un paripé para dar la imagen de transparencia, pero parece que se les ha terminado el paripé”, insiste Utrera. “Ahora hablan de fuentes, pero nadie se ha puesto en contacto conmigo para cotejar nada y eso sería lo normal, ¿no?”, se lamenta la profesora.

Dolores Moreno: "¿Por ser 'hermana de' no puedo optar a nada en mi vida?"

Dolores Moreno defiende el procedimiento por el que consiguió la plaza como directora interina del Conservatorio Superior de Danza de Málaga. “El proceso es el habitual y ha sido nítido y claro. No tengo nada que ocultar ni se me ha tratado de beneficiar”, explica la profesora de Danza Clásica a este diario.

Moreno defiende su capacidad para dirigir el centro y esgrime su trayectoria profesional como aval para quitarse el estigma de hermana de. “Parece que ser familiar te pone bajo sospecha y por eso yo me he preparado un currículo”. La hermana del presidente andaluz cuenta con 14 años de docencia, cuatro carreras —dos títulos en grado superior de Danza, clásica y española, Psicología y Magisterio—, un doctorado en Psicología y un máster en liderazgo educativo.

Lamenta las reclamaciones que se han presentado tras ser nombrada. “Hay una intencionalidad por desacreditarme”, asegura. Moreno considera “una interpretación malintencionada” que otras aspirantes entiendan que el concurso de méritos era una pantalla para ocultar que se quería nombrar a la hermana del presidente de la Junta como directora. “Esto no es un regalo ni un caramelito, no tengo una Consejería, es la dirección de un centro educativo en un año difícil para la educación superior. Aquí se está por vocación”, alega Moreno. “Si quieren el puesto que se presenten de nuevo cuando salga la plaza definitiva”, insiste.

“Yo me lo pensé mucho antes de presentarme y lo hice porque tengo detrás el apoyo de mis compañeros y porque quiero aportar mi granito de arena a la enseñanza”, resume Moreno sobre las razones que la llevaron a optar al cargo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >