Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera atacará a Sánchez por los pactos con nacionalistas

El posible acuerdo con Podemos alivia la presión sobre Ciudadanos en la investidura

debate investidura 2019
Albert Rivera, en rueda de prensa, en el Congreso. EL PAÍS

El giro de guion con el posible acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos ha dado un balón de oxígeno a Albert Rivera. El líder de Ciudadanos afronta el debate de investidura de esta semana aliviado de la presión para que facilite el Gobierno de Pedro Sánchez, pero con mucha tensión acumulada tras semanas de crisis interna en su partido. Rivera atacará a Sánchez por los pactos con los nacionalistas.

Albert Rivera llega al debate de investidura de Pedro Sánchez tras semanas de intensas presiones externas —del poder económico— e internas —del sector socioliberal y los fundadores del partido— destinadas a promover un acuerdo de Ciudadanos con el PSOE como el que suscribieron en 2016 y que daría a España un Gobierno estable de 180 diputados. El líder de Ciudadanos ha aguantado la zozobra —aunque a cambio ha soportado un reguero de dimisiones en su dirección— convencido en resistir en el no también en el caso una investidura fallida que hubiera obligado a una segunda votación en septiembre. Con el camino más allanado por el probable acuerdo de la izquierda, el presidente de Cs atacará a Sánchez por sus pactos con el nacionalismo y las posibles subidas de impuestos del nuevo Gobierno, en un debate que se prevé de alta intensidad.

Entre Rivera y Sánchez hay algo más que discrepancias políticas, y esa tensión acumulada aflorará con toda probabilidad en el debate de investidura. La animadversión mutua es reconocida en las direcciones de los dos partidos, pero a esa antipatía hay que añadirle la carga de una confrontación muy dura en dos campañas electorales y meses de tira y afloja por el veto que Ciudadanos ha situado a los pactos con el PSOE. Rivera ha rechazado incluso reunirse una tercera vez con Sánchez. El líder de Ciudadanos reaparece además en el debate después de una temporada de perfil bajo, irritado por la crisis interna en su partido, que ha sido provocada en parte por la investidura de Sánchez: varios de los dimisionarios le han pedido que rectifique y pacte con el líder socialista. Con esos ingredientes, en la cúpula de Ciudadanos auguran un choque bronco con Sánchez.

El presidente de Ciudadanos ha preparado el discurso con la intención de formular “un balance de situación”, explican fuentes de la dirección del partido. Rivera hará una intervención de autoafirmación después de estas semanas de cuestionamiento interno y externo: será “una aclaración conceptual con respecto a los equívocos" que se han lanzado contra ellos, dicen estas mismas fuentes. El equipo del líder da la máxima importancia a este debate, en el que espera aprovechar los focos para mejorar el clima de opinión con respecto al partido. “Siempre hemos aprovechado muy bien estas oportunidades, si no, no tendríamos 57 escaños”, apunta un dirigente.

La cúpula de Ciudadanos cree que tiene a favor una línea muy clara de oposición a Sánchez: el eje del discurso de Rivera va a discurrir por las acusaciones al candidato del PSOE sobre sus pactos con los nacionalistas. “El PSOE está formando Gobiernos con nacionalistas en Baleares y en Valencia, donde están extremadamente volcados en las políticas nefastas de educación del nacionalismo catalán. Está el acuerdo de la infamia en Navarra y el de la Diputación de Barcelona… Esto va más allá de lo discutible. Vamos a aprovechar todas sus vergüenzas”, señalan en la dirección de Cs. El partido ya viene desarrollando una oposición muy dura con Sánchez por esos acuerdos. “Cuando los partidos que más deseosos están de votar a Sánchez son Bildu o ERC, ¿no será que no es un buen presidente para el conjunto de los españoles?”, se preguntó este sábado Inés Arrimadas, portavoz parlamentaria de Cs, en un discurso en el campus joven de la formación, en Santander.

El antinacionalismo, seña de identidad de Cs, marcará su confrontación con el presidente, pero también su oposición a cualquier subida impositiva. Rivera sacará además a relucir, según fuentes del partido, los incidentes que vivió el partido en el Orgullo LGTBI y el papel del ministro Fernando Grande-Marlaska.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >