Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera acusa a Sánchez de “sembrar el sectarismo” en España

El líder de Ciudadanos responsabiliza al ministro del Interior de "sembrar el odio" y "legitimar la violencia"

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, en el Congreso. En vídeo, declaraciones de Rivera.

Albert Rivera acusó ayer a Pedro Sánchez de “sembrar el sectarismo” en España, lo que vincula con las “agresiones” y acoso que han sufrido los dirigentes de Ciudadanos en manifestaciones como la del Orgullo en Madrid, el 8 de Marzo o los municipios de Rentería, Alsasua o el pueblo de Carles Puigdemont. En opinión del líder de Ciudadanos, el presidente del Gobierno “intenta estigmatizar a los constitucionalistas” y es por eso es “responsable en parte de ese sectarismo” que termina provocando ataques a su partido en protestas diversas.

Albert Rivera ha encontrado otro pretexto para horadar más su brecha con Pedro Sánchez, mientras sigue tratando de zafarse de las presiones de quienes quieren que se abstenga en la investidura del líder socialista. El presidente de Ciudadanos utilizó ayer los incidentes en torno a la presencia de una delegación de su partido en el Orgullo gay el sábado —que denunciará ante la Fiscalía como delitos de odio, aunque un informe de la Jefatura Superior de Policía de Madrid asegura que no se produjeron agresiones— para cargar contra el presidente en funciones y responsabilizarle indirectamente de lo sucedido.

Rivera quiso ayer hacer una “reflexión del modelo de sociedad” al hilo de las “agresiones y amenazas” que defiende que sufrieron dirigentes de Ciudadanos en la marcha del sábado en Madrid del colectivo LGTBi. Un informe policial elaborado por la Jefatura Superior de Policía de Madrid, adelantado por EL PAÍS, contradice la versión del partido y asegura que “no hay constancia” de que se produjeran “agresiones físicas” y solo hubo insultos y lanzamiento de agua —también identifica el lanzamiento “aislado” de algún objeto “no peligroso”, en referencia a una botella de plástico vacía—. Rivera replicó al documento pidiendo a los españoles “que vean las imágenes y juzguen ellos”. A la otra crítica de la policía, que asegura que Ciudadanos no siguió las instrucciones que le instaron a abandonar la marcha, apostilló: “A nosotros nadie nos echa de una manifestación”.

Rivera se confesó “preocupado” por lo que está sucediendo en España para que a dirigentes de Ciudadanos les increpen en distintos lugares. Engloba incidentes diversos que han afectado a su partido: lo sucedido en el Orgullo gay, donde les reprochaban lo pactos con Vox; los abucheos en la marcha feminista del 8 de marzo, muchos por su defensa de la gestación subrogada; los incidentes en Rentería, Alsasua o el pueblo de Josu Ternera por parte de colectivos abertzales, o los insultos que recibieron en el pueblo de Carles Puigdemont de grupos independentistas. Un informe interno de Ciudadanos, aprobado por el Consejo General el pasado 28 de junio, presume del impacto de algunos de estos actos en las redes sociales y en los medios.

“Muchos españoles estamos preocupados de lo que estamos viendo. De que un ministro de Sánchez [en referencia al ministro del Interior] señale a los votantes de Ciudadanos y luego nos agredan, de no poder ir a cualquier pueblo de España sin tener que ir con escolta y que te tiren lejía… De que las calles no sean de todos, sino de unos pocos contra los demás. Del sectarismo imperante que algunos están implantando. Y Sánchez y sus políticas de pacto con los nacionalistas y populistas y, sobre todo, [sus políticas] de intentar estigmatizar a los constitucionalistas, es responsable de parte de ese sectarismo”, afirmó Rivera.

El líder de Ciudadanos sugiere que la mano del PSOE está detrás de la “ruptura de la convivencia” y “la España de las trincheras”. El partido registró ayer en el Congreso una petición de comparecencia de Sánchez para explicar por qué no cesa al ministro del Interior y por qué el Gobierno no condena lo sucedido en el Orgullo. Rivera hiló estas acusaciones de crispación dirigidas a Sánchez con una nueva justificación de por qué rechaza permitir su investidura: “Hoy, más que nunca, creo que no solo no hay que apoyar a Sánchez, sino que hay que vigilarle, controlarle y tener un proyecto alternativo”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información