Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ‘kamikaze’ muere en un accidente múltiple con cinco heridos tras conducir 50 kilómetros a 200

Los heridos de la colisión que se ha producido en Asturias son dos hombres, uno de ellos grave, una mujer y dos niños de cuatro y cinco años

accidente kamikaze asturias
Estado en el que quedó uno de los vehículos accidentados en la autovía del Cantábrico. EL COMERCIO

El conductor de un turismo que circulaba en sentido contrario en la autovía A-8, a la altura de Gijón, ha muerto esta noche en un accidente múltiple que ha provocado, en el que se han visto implicados tres vehículos y han resultado heridas cinco personas, entre ellas dos niños de cuatro y cinco años, han informado fuentes de la Guardia Civil y del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA). Los menores han resultado heridos leves y ya han sido dados de alta, al igual que el adulto que viajaba con ellos, mientras que un hombre y una mujer, que viajaban juntos en otro de los coches, continúan ingresados aunque no se teme por su vida.

El kamikaze fallecido, de 52 años, condujo 50 kilómetros en un Volkswagen Golf en sentido contrario a gran velocidad por esta autovía, conocida como Y. Según las primeras investigaciones, iba a 200 kilómetros por hora en el momento del accidente. El largo trayecto recorrido ha llamado la atención de los investigadores: "Tuvo demasiadas oportunidades de salirse y no lo hizo".

El impacto con el primer vehículo, un Lexus en el que viajaba una pareja que ha resultado herida de gravedad, fue tan fuerte que se han encontrado restos del motor y de otras piezas de los coches a 100 metros. El motor del vehículo del kamikaze salió disparado y fue la carrocería la que acabó impactando con el otro coche, cuyos pasajeros sufrieron heridas de menor gravedad. Es en este golpe en el que, según los investigadores, fallece el conductor.

De momento, se desconoce por qué circulaba en sentido contrario y si estaba bajo los efectos de alguna sustancia, aunque fuentes cercanas a la investigación aseguran que el conductor tenía antecedentes relacionados con el consumo de alcohol y drogas al volante. Las mismas fuentes señalan que será necesario esperar al examen toxicológico para determinar la motivación del conductor. 

La primera alerta partió del Centro de Emergencias del 112 que trasladó a las 23.22 a la Guardia Civil el aviso de que un turismo estaba circulando por la A-8 en sentido contrario, en la plataforma sentido Galicia pero en dirección hacia Santander, a la altura del kilómetro 448. 

La Guardia Civil de Tráfico puso en marcha de inmediato un operativo para tratar de interceptar al conductor, que había generado la alarma entre los usuarios de la autovía. Según La Nueva España, la Guardia civil lo localizó y lo persiguió. Sin embargo, en el kilómetro 392 el conductor chocó contra otro turismo que circulaba en el sentido correcto a las 23.39 y a continuación otro coche colisionó con los vehículos accidentados. El 112 recibió varios avisos del siniestro, el primero a las 23.39.

En las llamadas se alertaba de que varios vehículos habían colisionado en la autopista, que uno de ellos echaba humo y que había varias personas atrapadas. Una de las llamadas la hizo una de las víctimas, una mujer que contó que habían chocado con un vehículo que circulaba en sentido contrario a la altura de Serín en dirección a Avilés. Ella había logrado salir del vehículo pero su marido, que conducía el coche, seguía dentro y no lo podía sacar. 

Al lugar del accidente se han trasladado varias ambulancias y dotaciones de la Guardia Civil y Bomberos del SEPA y del Ayuntamiento de Gijón, que han tenido que excarcelar al fallecido y a uno de los heridos, el marido de la mujer que llamó. Según informa el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU), este herido es el de mayor consideración. Se trata de un varón de 69 años, que fue atendido por el equipo médico de la UVI-móvil de Avilés, que lo trasladó al hospital San Agustín con fracturas de diversa consideración. Su pronóstico es reservado, aunque no se teme por su vida. Mientras tanto, su mujer fue trasladada por la UVI-móvil de Oviedo al hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo y se encuentra también con pronóstico reservado.

La hija del matrimonio, Irene Vigil, supo del accidente por los medios y llamó a su madre en seguida, "me contestó desde la ambulancia", cuenta. Sus padres José Luis Vigil y Charo Piñera Meana no perdieron la consciencia en ningún momento, pero siguen ingresados, informa María Martín. "Con lo que pudo haber sido están bien. Solo tienen lesiones óseas. Están doloridos, pero bien", explica la hija. La madre, "muy asustada", tiene cinco costillas rotas y el padre, un conocido empresario local, propietario de la marca de ropa deportiva Joluvi, se rompió la mano, la tibia, el peroné y el tobillo.

Los otros tres heridos son un varón de 48 años y dos menores, de cuatro y cinco años, que viajaban juntos en el tercer vehículo implicado en el accidente. Los tres fueron trasladados con heridas de carácter leve en una ambulancia al HUCA. Aunque ya han sido de alta al presentar solo heridas leves. El cadáver del kamikaze, que no lograron recuperar hasta las 1.49, fue trasladado al Instituto de Medicina Legal en Oviedo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información