Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos frena el reparto político ideado por el PSOE para las comisiones del Congreso

La formación de Iglesias cree que la fórmula les “perjudicaba directamente” e “infrarrepresentaba” a la mayoría de izquierdas

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, la pasada semana.
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, la pasada semana. EL PAÍS

La Mesa del Congreso, el órgano que regula el funcionamiento ordinario de las Cortes, ha frenado este jueves de nuevo el reparto entre los partidos políticos de sus comisiones de trabajo, que llevan casi dos meses paradas a la espera de constituirse. El PSOE acudió con una distribución que Podemos bloqueó porque le “perjudicaba directamente” y porque “infrarrepresentaba” a la mayoría de izquierdas, según fuentes de su dirección. Vox era el otro partido que perdía peso.

La Mesa del Congreso resolvió rápidamente y sin problemas la composición de la Diputación Permanente, que es el órgano de dirección de la Cámara en periodos inhábiles o vacacionales y que se constituirá finalmente el 23 de julio, tras el primer pleno ya convocado para la investidura del aspirante socialista Pedro Sánchez. La Diputación tendrá 68 miembros más la presidenta y los partidos se han visto proporcionalmente representados como están en el pleno. Ni el bloque de izquierdas ni el de derechas llega por sí solo a la mayoría absoluta, que se sitúa en 35 diputados: el PSOE tendrá 24 miembros; el PP 13; Ciudadanos 11; Podemos 8; Vox 5; ERC 3; PNV 1 y el Grupo Mixto 3. El asunto se superó sin debate.

La presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, intentó abordar a continuación la formación de las distintas comisiones porque creyó que había otro acuerdo político unánime. El PSOE acudió con un planteamiento que había sondeado a otros grupos políticos. Según ese criterio, tras intentar cuadrar muchos intereses cruzados al contar ahora el Congreso con más grupos que nunca (ocho), las comisiones tendrían 37 componentes: 13 para el PSOE, siete el PP, seis Cs, cuatro Podemos, dos Vox, dos ERC, uno PNV y dos el Mixto.

Podemos rechazó esa distribución. Fuentes de su dirección explicaron que boicotearon ese reparto porque se sintieron “seriamente afectados” al perder representación sobre la que matemáticamente les debería corresponder (cedían casi medio diputado por comisión) y porque entienden que en el cómputo total la mayoría de izquierdas que podrían componer con el PSOE quedaría “infrarrepresentada”. Esa fue la percepción con la que se quedaron en el PP y Ciudadanos de por qué fracasó el intento.

Desde la dirección del PSOE se acepta que en esa componenda Podemos y Vox perderían algo de peso pero en favor de partidos nacionalistas y, sobre todo, de contentar al complejo y amplio Grupo Mixto (18 parlamentarios de seis partidos). El partido ultra tendría los mismos miembros que ERC pero con 10 diputados más.

El PSOE reculó y frenó su planeada proyección. Este fin de semana retomarán los contactos y las hojas Excel para recalcular las divisiones. Una opción que se abre paso es aumentar de nuevo el número de componentes de cada comisión hasta 43, para que las proporciones sean más exactas. Pero el PSOE avanza que la norma en las Cortes es que el dibujo de los partidos en el pleno se repita en la Diputación Permanente y las comisiones. PP (66) y Cs (57) juntos suman los mismos 123 escaños que el PSOE. Y PSOE y Podemos solos no alcanzan las mayorías absolutas tampoco en las comisiones.

El asunto y otro posible reparto volverá a estudiarse por los distintos partidos presentes en la Mesa del Congreso (PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos) el próximo martes, después de una Junta de Portavoces.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información