Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teruel y Zaragoza continúan con avisos rojos en el quinto día de ola de calor

Ligero respiro en las temperaturas, que bajan hasta ocho grados en el Cantábrico, entre uno y tres en el valle del Ebro, hasta seis en el Mediterráneo y en la mitad occidental, entre tres y cuatro

Una mujer se refresca en la mezquita de Córdoba este sábado.
Una mujer se refresca en la mezquita de Córdoba este sábado. EFE

Este domingo, quinto día de la intensa ola de calor que comenzó el miércoles, hará todavía un calor extremo, aunque se producirá un ligero respiro al bajar las temperaturas máximas. "Donde más lo harán, hasta seis y ocho grados, será en el Cantábrico y donde menos, entre uno y tres, en el valle del Ebro. En las regiones mediterráneas los valores caerán hasta seis grados y en la mitad occidental, entre tres y cuatro", avanza Rubén del Campo, uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Según detalla Del Campo, valores de 40 grados se volverán a sufrir este domingo en el valle del Ebro, pero no de manera tan extendida, sino circunscritos a la ribera del río en las provincias La Rioja, Zaragoza, Huesca, Teruel y Lleida. Muy cerca de los 40 se quedarán en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir, pero no se alcanzarán ya en la meseta norte como ocurrió el viernes y el sábado. A las cinco de la tarde, Quinto (Zaragoza) marcaba la máxima de todo el país con 42,8ºC, seguido de La Almunia de Doña Godina (Zaragoza) con 42,4 y de Zaragoza Aeropuerto con 42,3.

Las mínimas de esta noche todavía apretarán más. “Subirán sobre todo en el centro y este de la Península, hasta tres grados”, alerta Del Campo, que anuncia noches tropicales en amplias zonas del noreste, Mediterráneo, Baleares, centro y sur.

La pasada noche fue también muy dura, con hasta cuatro y cinco grados más en el oeste y en el valle del Ebro y mínimas de más de 25 grados en la ribera de este río y en la zona centro. A las doce de la noche, los valores seguían disparados. En Leciñena (Zaragoza), los termómetros marcaban 34,4ºC, una décima menos en Arroyo del Ojanco (Jaén) y en Hijar (Teruel), 33,5ºC. Cuatro localidades de Madrid, Arganda del Rey, San Sebastián de Los Reyes, Tielmes y Alcala de Henares registraban valores por encima de 32,5ºC.

No obstante, el alivio en las temperaturas diurnas ha permitido que se levanten cinco de los avisos rojos, pero Zaragoza y Teruel siguen con el aviso máximo. En naranja, el segundo nivel de una escala de tres, se encuentran Huesca, Toledo, Lleida, Tarragona, Madrid, Navarra y La Rioja. En amarillo, el nivel más bajo de aviso, están Córdoba, Granada, Jaén, el resto de Castilla-La Mancha, todo Castilla y León salvo León y Zamora, Barcelona, Girona, Extremadura, Baleares y Álava.

La intensidad de la ola está pulverizando un gran número de récords de temperatura del mes de junio, incluso algunos de todo el año, como es el caso de Girona. A falta de un análisis pormenorizado para conocer el número total, Aemet Aragón adelanta que el sábado 10 observatorios de la región superaron su cota mensual y ocho de ellos, la anual. Por su parte, Aemet Comunidad Valenciana informa de que las estaciones de provincia de Castellón, salvo Segorbe, que mantiene su récord de 2012, han superado el valor más alto de temperatura en junio. Algunas, como Vilafranca, Morella, Vinaròs, Fredes y Atzeneta, lo han hecho dos días consecutivos.

Al margen del calor, durante todo el fin de semana se espera en el Cantábrico occidental, sobre todo en el norte de Galicia y en Asturias, un aumento de la nubosidad, con alguna lluvia débil. Se pueden llegar a producir tormentas secas, es decir, las que van acompañadas de gran aparato eléctrico y de poca o ninguna lluvia, en la cordillera Cantábrica, Pirineos y la meseta norte. “Son peligrosas porque originan incendios”, advierte Del Campo.

Y el lunes, continuarán los cielos nubosos y las lluvias débiles en el norte de Galicia y en el Cantábrico. En la mitad norte, especialmente en las zonas montañosas, pueden aparecer nubes de evolución que dejen algunas tormentas y chubascos. "Las temperaturas seguirán bajando. En el tercio norte, sobre todo en el norte de Castilla y León, Navarra, La Rioja, oeste de Aragón y sur del País Vasco, la caída será de entre seis a diez grados y en el resto, de entre dos y cinco”, pronostica el portavoz de la Aemet. Probablemente el lunes sea el último día del episodio, pero su fin se determinará a posteriori. Los valores serán todavía altos, pero los 40 grados se quedarán circunscritos a una zona muy cercana al Ebro en la provincia de Zaragoza. Hasta 35 o más se seguirán registrando en el resto de este valle, meseta norte, centro, sur y Baleares.

Sea o no sea ya ola, el martes seguirá haciendo calor, advierte el experto, aunque no tan intenso y más cercano a los valores normales de primeros de julio. De noche, las mínimas caerán de uno a tres grados, aunque continuarán las noches tropicales, es decir, por encima de los 20 grados.

La semana que viene, vaticina el meteorólogo, seguirá el ambiente fresco y húmedo en el Cantábrico y en el norte de Galicia, con posibilidad de tormentas que, conforme avancen los días, se producirán solo en zonas de montaña. La mala noticia es que las temperaturas no van a seguir cayendo tras las bajadas de domingo y lunes, es más, se atisban nuevas subidas. "No va a dejar de hacer calor porque el martes y el miércoles van a seguir los 35 grados en los valles del Ebro, del Tajo, del Guadiana y parte del Guadalquivir y la tendencia que apuntan los modelos es que el miércoles y el jueves las temperaturas vuelvan a subir", explica Del Campo. Todavía es pronto para saber si se tratará de la segunda ola de calor del verano, pero lo que es seguro es que volverán las altas temperaturas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información