Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ola de calor mantiene la intensidad en el cuarto día con siete provincias en alerta roja

Las temperaturas vuelven a subir dos grados en el Mediterráneo y en Andalucía y de uno a dos en Navarra y La Rioja

Un hombre refresca a su mascota en una fuente publica en Barcelona.

La canícula no solo no da tregua este sábado, cuando se cumple el cuarto día de ola de calor, sino que incluso aumenta su intensidad en algunas zonas. “Este viernes y el sábado son los dos días pico de la ola”, explica Rubén del Campo, uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). El meteorólogo pronostica que las temperaturas diurnas subirán de nuevo, especialmente en el Cantábrico, entre seis y diez grados, otros dos en el Mediterráneo y Andalucía y de uno a dos en la zona del valle del Ebro de Navarra y La Rioja. A las 16.00, según datos de la Aemet, la máxima temperatura en España la ha alcanzado Alburquerque, un municipio de la provincia de Badajoz, con 44,4 grados. Además, Quinto, en Zaragoza, ha llegado a 43,9; Fraga (Huesca), a 43,3; Andújar (Jaén), a 43,1; e Hijar (Teruel), a 43.

El cielo estará poco nuboso y con polvo en suspensión, la llamada calima que les da un aspecto blanquecino y lo más significativo es que desaparece la nubosidad, porque los días previos los cielos estaban enmarañados en general, sobre todo en el este. También va a ir disminuyendo la intensidad del viento, la razón de que aumenten de nuevo las temperaturas. “Teníamos vientos del sureste, lo que permitía cierta ventilación. Este viento es el que trajo la masa de aire cálido del norte de África y estos días, entre el viernes y el domingo, la masa se estanca lo que, junto con los cielos despejados, hará que se recaliente mucho”, detalla el portavoz.

Eso de día, pero noche va a ser también infernal. “Las temperaturas nocturnas repuntan hasta cuatro y cinco grados en el oeste y en el valle del Ebro”, advierte el meteorólogo que anuncia noches tropicales, por encima de 25 grados, en la cuenca de este río y en la zona centro.

En consecuencia, la Aemet ha elevado este sábado a 38 las provincias bajo aviso, de las que de nuevo siete son rojos, el nivel máximo, pero con cambios respecto al viernes: todo Aragón, Lleida, Tarragona, Navarra y La Rioja. En naranja, segundo nivel de una escala de tres, se encuentran Córdoba, Granada, Jaén, toda Castilla La-Mancha salvo Albacete, Ávila, Burgos, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid, el resto de Cataluña, Madrid, Extremadura, Mallorca y Álava. En amarillo, el nivel más bajo, están Almería, Sevilla, Cantabria, Albacete, Palencia, Zamora, Comunidad Valenciana, Ibiza, Formentera y Menorca, Gipuzkoa y Murcia.

Este sábado pueden seguir aumentado los récords de temperatura que está marcando la ola. El viernes se batió el récord absoluto Girona, que estaba en 41,3 grados. En junio, jamás se había pasado de 39,7ºC pero el viernes escaló a 43,9ºC. Al ser valores muy extremos, los récords se suelen superar por unas décimas, no por dos grados. Aemet Aragón informaba a última hora de la tarde de que 10 de sus estaciones habían marcado también récord de junio y seis de ellas, máximo absoluto: Fraga, La Almunia, Caspe, Calanda, Sariñena y Barbastro. Sin contar estos y otros que haya podido haber y que se están recopilando, la ola ha tumbado cinco cotas mensuales y una absoluto de máximas y siete de mínimas, precisa Del Campo. El viernes, 104 estaciones de la red de Aemet en 24 provincias diferentes registraron 40 ºC o más.

El domingo, aunque será un día todavía muy caluroso, se producirá un ligero respiro y bajarán las temperaturas máximas, "donde más hasta seis y ocho grados en el Cantábrico y donde menos, entre uno y tres en el valle del Ebro. En las regiones mediterráneas los valores caerán hasta seis grados y en la mitad occidental, entre tres y cuatro", avanza Del Campo. Los 40 grados se volverán a sufrir en el valle del Ebro, pero no de manera tan extendida: en la ribera de La Rioja, Zaragoza, Huesca, Teruel y Lleida. Muy cerca de los 40 se quedarán en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir, pero no ya en la meseta norte como el viernes y el sábado.

Sin embargo, las mínimas todavía apretarán más. “Subirán sobre todo en el centro y este de la Península, hasta tres grados”, alerta Del Campo, que anuncia noches tropicales en el noreste, Mediterráneo, Baleares, centro y sur.

El alivio en las temperaturas diurnas permitirá que se levanten cinco de los avisos rojos, pero Zaragoza y Teruel siguen con el aviso máximo. En naranja estarán Huesca, Toledo, Lleida, Tarragona, Madrid, Navarra y La Rioja. En amarillo, seguirán Córdoba, Granada, Jaén, el resto de Castilla-La Mancha, todo Castilla y León salvo León y Zamora, Barcelona, Girona, Extremadura, Baleares y Álava.

Al margen del calor, durante todo el fin de semana se espera en el Cantábrico occidental, sobre todo en el norte de Galicia y en Asturias, un aumento de la nubosidad, con alguna lluvia débil. Se pueden llegar a producir tormentas secas, es decir, las que van acompañadas de gran aparato eléctrico y de poca o ninguna lluvia, en la cordillera Cantábrica, Pirineos y la meseta norte. “Son peligrosas porque originan incendios”, advierte Del Campo, que reitera que hay ola de calor al menos hasta el lunes. Y calor, a secas, toda la semana que viene.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información