Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montero advierte a Podemos de que no habrá una “segunda vuelta” en la investidura

La ministra de Hacienda en funciones ha dicho que los partidos se tienen que "concentrar" en dejar clara su posición el próximo mes de julio

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, habla durante la inauguración en Barcelona de la quinta edición del Congreso Mundial de las Zonas Francas.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, habla durante la inauguración en Barcelona de la quinta edición del Congreso Mundial de las Zonas Francas. EFE

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha advertido este jueves a Unidas Podemos que no habrá una "segunda vuelta" para la investidura de Pedro Sánchez y ha dicho que los partidos se tienen que "concentrar" en dejar clara su posición en julio, cuando se ponga fecha a la investidura. La postura del PSOE contrasta con la de Pablo Iglesias, que aplaza hasta septiembre la investidura del actual presidente en funciones. "El acuerdo está más cerca de lo que parece, aunque haya que esperar dos meses y medio", aseveró este miércoles el líder del socio preferente del partido en el Gobierno. Montero también ha insistido en que es "radicalmente falso" que Ciudadanos sea el socio prioritario de los socialistas, que reservan esta condición a Podemos y sus satélites. La portavoz parlamentaria de Unidas Podemos, Irene Montero, se ha reafirmado horas después en el "compromiso irrenunciable" de su formación para que haya un gobierno de coalición con el PSOE. 

La ministra en funciones ha asegurado, tras inaugurar el Congreso Mundial de las Zonas Francas en Barcelona, que es "indiscutible" que el Gobierno que han preferido los ciudadanos es el del PSOE y ha insistido en que los partidos políticos "no se confíen y no hablen de primera investidura porque entiendan que va a haber una segunda".  Para Montero, el PSOE ha demostrado ser capaz de llegar a acuerdos con Unidas Podemos, el más emblemático de los cuales fue la aprobación de unos Presupuestos que, finalmente, no pudieron ver la luz. Por eso, ha pedido que no haya ninguna duda respecto "quién y cuáles son las políticas prioritarias para el Gobierno".

Montero ha invitado a todas las fuerzas políticas a que hagan una "reflexión serena" sobre los resultados electorales y ha insistido en que el PSOE no está pidiendo el voto favorable, sino la "abstención del PP y Ciudadanos", porque "es de justicia que se respete la voluntad popular". Para la también exconsejera andaluza, hay que hacer un "esfuerzo de consenso, de diálogo y de entender la pluralidad de España" y ha abogado por "no perder ni un minuto" en ponerse a trabajar para afrontar los retos del país.

En el PSOE siguen dando por seguro que habrá investidura pese a la alarma creciente por los desencuentros en las últimas reuniones entre Sánchez e Iglesias. El presidente en funciones y los principales dirigentes del partido en el Gobierno no ceden y rechazan de plano que Unidas Podemos esté representado en el Consejo de Ministros. A lo más que están dispuestos en el PSOE es a que desempeñen cargos intermedios en la Administración. El argumento que dan es que es que no puede haber un gobierno de coalición cuando la suma de PSOE (123 diputados) y Unidas Podemos (42) no asegura la investidura y por tanto la legislatura, cuya gobernabilidad dependería de otros actores. Subrayan que esta es la gran diferencia en comparación a los gobiernos autonómicos con presidentes socialistas en los que ha entrado Podemos. Sin embargo, en Ferraz y La Moncloa se extiende cada vez más la idea de que al final tendrán que ceder, aunque sea parcialmente, a las exigencias del líder de Podemos. Un posible escenario sería que hubiese ministros de Unidas Podemos… Pero que Iglesias no estuviera al frente de ninguna cartera.

Entretanto, oficialmente los socialistas mantienen que su oferta a su socio preferente sería parlamentaria, de contenidos y de representación institucional, pero siempre fuera de las reuniones de los viernes en La Moncloa del presidente con sus ministros. Precisamente el mayor espacio de poder del Ejecutivo. Justo en el que Iglesias insiste en estar presente, frente a la obcecación de Sánchez para que no sea así. “Vamos a una investidura, en agosto este país necesita tener un gobierno que empiece a trabajar desde el minuto cero para un nuevo estatuto de los trabajadores, revertir los recortes de Mariano Rajoy”, manifestó este miércoles Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE. “La izquierda sabe entenderse. Nos gustaría que Iglesias o Unidas Podemos nos aclaren si van a volver a votar en contra de una investidura de un presidente de izquierdas y además haciéndolo de la mano del PP, de Ciudadanos y de Vox”, remarcó la número dos de los socialistas en alusión a la posición de Podemos en 2016, cuando podía haber permitido la investidura de Sánchez absteniéndose.

La falta de acuerdo con Iglesias propició la celebración de elecciones generales de junio de ese año y la investidura de Rajoy cuatro meses después. Un periodo en el que el PSOE se precipitó a su peor crisis reciente. Los pocos cuadros socialistas que pueden presumir de conocer de cerca a Podemos advierten de que Iglesias “no va de farol” tampoco en esta ocasión. Una advertencia que  Unidas Podemos ha trasladado a sus enlaces al máximo nivel en el PSOE tras la última reunión entre el presidente en funciones y el líder de su socio preferente. “No se trata de puestos o de ministerios, sino de alcanzar un acuerdo de izquierdas con las garantías suficientes de que el PSOE vaya a cumplirlo en lugar de acabar gobernando con el apoyo de la derecha”, se aferran en la dirección socialista a las palabras de esta semana de Alberto Garzón, coordinador federal de IU. Por el contrario, en Podemos recuerdan que Iglesias defiende que dejaría de haber Ejecutivos monocolor desde hace casi un año. "Nunca más va a haber en España un Gobierno en solitario. Los próximos serán de coalición, o del PP con Ciudadanos o del PSOE con nosotros", afirmaba el pasado septiembre en una entrevista en EL PAÍS.

Renta mínima

Sobre la renta mínima propuesta por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), Montero ha dicho que los programas electorales de Unidas Podemos y PSOE contemplan la capacidad de combatir la desigualdad a través de diferentes instrumentos, entre ellos, un ingreso mínimo o renta básica. Además, ha insistido en que hay "muchos elementos de encuentro entre los programas sociales y económicos" de PSOE y Unidas Podemos por lo que "sería fundamental poder llegar a ese acuerdo programático" que permita una "triple alianza, parlamentaria, programática e institucional", que el presidente del Gobierno ha ofrecido a Unidas Podemos.

En cualquier caso, ha apuntado que esta renta mínima o renta básica tiene que estar "acompasada" con el momento económico que permita también hacer factible el compromiso con la consolidación fiscal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información