Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vox renuncia a ocupar cargos en los Ayuntamientos en los que le veta Ciudadanos

El partido ultranacionalista hace público su pacto secreto con el PP y dice que fiscalizará al popular Martínez-Almeida en el Consistorio madrileño desde la oposición

El portavoz de Vox en el Congreso y del comité negociador de estos pactos, Iván Espinosa de los Monteros (en el centro), en su comparecencia en el Congreso de los Diputados.

Vox ha decidido renunciar a ocupar cualquier cargo en los Ayuntamientos en los que Ciudadanos veta su entrada en el gobierno municipal, pese a haberlo pactado con el PP. Ante la oferta de cederle solo puestos de segundo nivel (concejalías de distrito o dirección de entes municipales) en la capital de España, la ejecutiva nacional del partido ultranacionalista ha decidido pasar a la oposición en Madrid y en otras ciudades en las que PP y Ciudadanos gobiernan en coalición.

Vox renuncia a ocupar cargos en los Ayuntamientos en los que le veta Ciudadanos

Así lo ha anunciado este martes en el Congreso el portavoz parlamentario del partido, Iván Espinosa de los Monteros, quien ha comparecido flanqueado por la secretaria general del grupo, Macarena Olona, y el vicesecretario jurídico del partido, Enrique Cabanas. “No estamos aquí pare ejercer responsabilidades vacías de contenido”, ha subrayado. Previamente, Vox ha hecho público el pacto que, en la madrugada del pasado día 15, pocas horas antes de que se constituyeran los Ayuntamientos, firmaron su secretario general, Javier Ortega Smith, y el del PP, Teodoro García Egea, que hasta ahora se mantenía secreto.

El acuerdo comprometía a Vox a apoyar la investidura de alcaldes "para la conformación de gobiernos de coalición" en todos aquellos Ayuntamientos donde la suma de los votos de las tres derechas "pueda impedir un gobierno de izquierdas". El pacto agregaba que, "en el plazo máximo de 20 días naturales" desde la investidura, se nombraría a las personas indicadas por Vox en cada Ayuntamiento "en distintas concejalías de gobierno y responsabilidades directivas en entes municipales, que en número y presupuesto guardarán proporción a los resultados electorales obtenidos por Vox en cada población".

Tras acusar al PP y a Ciudadanos de haber manipulado este acuerdo, para trasladar la idea de que Vox solo está interesado en los sillones, Espinosa de los Monteros ha anunciado que su partido "renuncia a ocupar ningún cargo de responsabilidad de ningún tipo en ninguna entidad en aquellos lugares donde se haya incumplido el acuerdo".

Pese a que aún no ha transcurrido el plazo de 20 días fijado en el documento (acaba el 5 de julio), ha justificado su ruptura alegando que el 17 de junio, solo 48 horas después de tomar posesión, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, del PP, hizo oficial un gobierno municipal de coalición con Ciudadanos en el que no figuraba Vox, en contra de lo comprometido.

Aunque se le ha preguntado repetidamente, no ha precisado en qué otras ciudades, además de Madrid, aplicará Vox su decisión de "pasar a la oposición y vigilar, controlar y fiscalizar" a los gobiernos de coalición entre PP y Ciudadanos, que quedarán en minoría. Los votos del partido ultranacionalista resultaron decisivos para elegir a los alcaldes de Zaragoza, Teruel, Granada, Palencia, Badajoz y Almería, entre otras.

Respecto a la Comunidad de Madrid, Espinosa de los Monteros ha anunciado que la presidenta regional de Vox, Rocío Monasterio, se pondrá este miércoles en contacto con los otros partidos para presentarles los puntos principales de su programa. Aunque Vox había hecho correr durante la mañana que las negociaciones para investir a Isabel Díaz Ayuso están rotas, su portavoz parlamentario lo ha negado, asegurando que estas ni siquiera llegaron a iniciarse, una vez pactada la Mesa de la Asamblea regional.

El número tres de Vox no ha querido revelar si exigirá tener consejerías autonómicas para apoyar a la candidata del PP, pero ha subrayado que pondrán el acento en los puntos de su programa y que el partido que los asuma "razonablemente" tendrá su apoyo. Todavía queda más de una semana para que el presidente de la Asamblea madrileña, Juan Trinidad, proponga un candidato a la investidura y hasta el 11 de julio para la primera votación, por lo que hay margen para las negociaciones.

Espinosa de los Monteros no ha querido pronunciarse sobre la situación en Murcia, donde las tres derechas tienen mayoría, alegando que lo más probable es que Ciudadanos acabe pactando con el PSOE, a pesar de que el partido de Rivera ha llegado a un acuerdo de gobernabilidad con el PP regional que solo está pendiente del visto bueno de Vox.

La respuesta del PP

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha restado importancia a las manifestaciones de Vox y ha asegurado que ellos no han incumplido ningún acuerdo ni han firmado nada que fuera incompatible entre Vox y Ciudadanos,  informa Natalia Junquera.  Argumentan los populares que "concejalías de Gobierno", tal y como figura en el documento, abarca mucho más que las concejalías que ellos ya se han repartido con la formación de Albert Rivera y cita un párrafo de la ley de capitalidad en la que se establece que "son órganos de gobierno municipal", además del "alcalde y la junta de gobierno, los tenientes de alcalde, los concejales con responsabilidades de gobierno, los miembros electos de la junta de gobierno y los que se determinen en el correspondiente reglamento orgánico". 

En todo caso, García Egea ha recordado que ese pacto confidencial habilitaba 20 días de conversaciones con los alcaldes para el reparto de tareas. Ese plazo, asegura el PP, concluye el 5 de julio, por lo que los populares consideran que el pacto sigue vigente y negociándose. El número dos de los populares ha hablado este martes con el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, y ha asegurado que ambos están de acuerdo en que lo fundamental es evitar que la izquierda gobierne. 

Desde las concejalías de gobierno que ya ocupan en el Ayuntamiento de Madrid, el PP pide a Vox que no esté tan pendiente de los puestos que ocupan y se fijen más en las medidas del programa en las que pueden estar de acuerdo. "Esto no es un reparto de sillas, es la formación de un gobierno muy serio, del que dependen miles de familias", ha dicho García Egea. "No puede ser más difícil convencer a Vox que a los propios madrileños", ha añadido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información