Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una edil expulsada de Vox por ir a un acto del Orgullo da la alcaldía de Torremolinos al PSOE

José Ortiz revalida el cargo y deja en papel mojado el acuerdo de PP y Ciudadanos

Lucia Cuin
El socialista José Ortiz alza la vara de alcalde de Torremolinos. A la derecha, la edil expulsada de Vox, Lucía Cuín.

El PSOE ha mantenido la alcaldía de Torremolinos gracias al voto de una exedil de Vox, Lucía Cuín. Lo que parecía imposible tras los resultados del 26-M, que permitían gobernar al Partido Popular con el apoyo de Ciudadanos y Vox, ha sido posible debido a la expulsión de Cuín hace unos días de su partido por participar en un acto del Orgullo LGTBI. Dejó el partido, pero se negó a devolver su acta. Y finalmente su voto ha sido decisivo. Su apoyo, junto al de la representante de Por mi Pueblo, Avelina González y los tres de Adelante Torremolinos, han permitido al socialista José Ortiz mantener la alcaldía que ha ostentado los últimos cuatro años. PP y Ciudadanos habían llegado esta semana a un acuerdo de gobernabilidad que no les ha servido para nada.

“Nos han metido un gol”, adelantaban esta semana fuentes de Vox cuando ya planeaba la sombra de un acuerdo a cuatro bandas entre PSOE, Adelante Torremolinos, Por mi pueblo (cuyo presidente es Pedro Fernández Montes, que fue alcalde del municipio por el PP durante 20 años) y la representante no adscrita Cuín. La ya exconcejal de Vox fue expulsada de la formación el pasado 5 de junio “por participar y mostrar su apoyo explícito a un evento promovido por el lobby LGTBI”, un hecho que no fue autorizado “en ningún caso” por la formación liderada por Santiago Abascal. Cuín ha sufrido abucheos cuando ha sido designada en la mesa del pleno por ser la concejal más joven y, también, cuando ha depositado su voto secreto. Tras el recuento, José Ortiz recibió la vara de mando de Torremolinos mientras en el auditorio unos cantaban “oe, oe, oe” y otros gritaban “fuera, fuera, fuera”.

El salón de plenos del Ayuntamiento de Torremolinos estaba lleno hasta la bandera desde mucho antes de las 11.00 de este sábado, hora del inicio del pleno de constitución de la nueva corporación. En el acto, para el que se han solicitado refuerzos policiales desde el consistorio, han estado presentes el consejero de presidencia de la Junta de Andalucía y presidente del PP malagueño, Elías Bendodo, así como la exdiputada y exministra popular Celia Villalobos, ambos en primera fila.

El acto se ha desarrollado con mucha tensión durante la hora y media que ha durado. En los turnos de palabra previos al voto —que se ha realizado en secreto en una urna de cristal, aunque PP y Vox habían pedido previamente que fuese a mano alzada— ha habido numerosas descalificaciones entre los partidos. Las palabras de unos y otros eran respondidas por aplausos y abucheos desde las butacas. Especialmente dura ha sido la representante de Por mi pueblo, Avelina González, que ha dicho que el PSOE “lo ha hecho mal estos últimos cuatro años”, pero ha criticado duramente que el PP “solo ha trabajado dos meses” en ese mismo tiempo mientras ejercía la oposición. Y se ha dirigido a la candidata popular, Margarita del Cid, para decirle que llevaba a sus espaldas “una mochila más propia de un político corrupto”. Además, David Tejeiro, concejal de Adelante Torremolinos, ha subrayado que varios ediles “han recibido acoso, persecuciones e insultos en los últimos días” para pedir su voto, algo que ha definido como “una presión delictiva”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información