Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE gana en Castilla y León pero Cs tiene la llave de la Junta

El PP se desploma en la región que gobierna de forma ininterrumpida desde 1987

Luis Tudanca celebra el resultado. EFE | Vídeo:Atlas

Consulta todos los resultados en Castilla y León

El PSOE ha ganado las elecciones en Castilla y León por primera vez en 32 años. Una victoria histórica en el último feudo del PP, pero que no abre la puerta de la Junta. Los 35 escaños socialistas no son suficientes y obligan al candidato Luis Tudanca a buscar el apoyo de los 13 diputados de Ciudadanos. El PP, que había gobernado la región desde 1987 de forma ininterrumpida, se desploma y se queda con 29 escaños frente a los 42 que obtuvo en 2015.

La debacle de Podemos, que pierde nueve escaños con respecto a hace cuatro años y se queda con uno solo, pone a Ciudadanos como única opción del PSOE para llegar al poder. El partido de Albert Rivera, que en 2015 había sacado cinco escaños, se convierte así en tercera fuerza y en la clave para la futura formación de gobierno. Vox consigue entrar en la el parlamento autonómico con un escaño.

Después de la fiesta socialista de la noche electoral, el resultado deja todo el protagonismo a Ciudadanos, que tendrá que decidir si apoya al popular Alfonso Fernández Mañueco o al líder del PSOE, Luis Tudanca. "¡Llave, llave!" es el grito que más se ha escuchado en el hotel de Valladolid en el que se reunieron para seguir los resultados los afiliados de Cs. La directriz de la dirección nacional del partido es no pactar con el PSOE de Pedro Sánchez en ninguna autonomía o Ayuntamiento, pero en Castilla y León todas las posibilidades están sobre la mesa.

No sería la primera vez que el candidato regional de Cs, Francisco Igea, tuerce la mano al presidente del partido. Convertido ya en lo más parecido a un barón territorial de Ciudadanos, Igea es la voz más libre de la formación y ahora pide tiempo para despejar la incógnita que mantiene el gobierno de la Junta en el aire. "Las cosas en Castilla y León no seguirán igual, los ciudadanos han hablado y no les vamos a defraudar", dijo Igea al poco de conocer los resultados.

Nombrado candidato tras el pucherazo en las primarias regionales, que le había dado la victoria a la elegida por el mismo Rivera para liderar el partido en la región, Igea sostuvo durante la campaña que “va a asegurar el cambio en Castilla y León" y que "el voto a Ciudadanos sea útil de verdad”. El candidato defiende que en esta comunidad hace un falta un cambio como el que Ciudadanos posibilitó el pasado diciembre junto al PP y Vox en Andalucía tras cuatro décadas de gobiernos socialistas. Sin embargo, Igea mantiene aún cierta ambigüedad y pide tiempo para estudiar con la dirección nacional de la formación la estrategia a seguir.

El PP se agarra también al apoyo de Ciudadanos para salvar el poder en la región, aunque Igea aseguró el pasado viernes a EL PAÍS que "el cambio no era el presidente Mañueco". Acostumbrado a encadenar mayorías absolutas desde la victoria de José María Aznar en 1987, los populares han recibido en Castilla y León uno de sus mayores golpes en esta cita electoral. La debacle popular en la región era, junto a la batalla por Madrid, una de las que más se temían en Génova.

Con las urnas cerradas, PSOE y PP esperan la decisión de los de Rivera. Las Cortes de Castilla y León se constituirán el 21 de junio y hasta entonces hay tiempo para alcanzar acuerdos. Igea habla de cambio pero no despeja las dudas sobre su apoyo. Su decisión, además de marcar el signo del próximo gobierno de la Junta, podría abrir una profunda crisis interna en su partido en caso de que rompiera la directriz de la dirección nacional. Por lo pronto, el candidato de Cs llamó a Tudanca por la noche por ser el vencedor de la contienda. "Está hecho", decía un afiliado de Ciudadanos mientras seguía el escrutinio en el hotel de la formación. Ante las miradas de duda de los demás, aseguró: "Tudanca más Igea, eso está más que hablado".

Municipales

El PSOE mantiene la alcaldía de Valladolid, aunque necesitará el apoyo de la confluencia de izquierdas Toma la Palabra. El socialista Óscar Puente seguirá gobernando la ciudad otros cuatro años y mejora sus resultados respecto a 2015, al pasar de ocho a 11 concejales.

En Zamora, el alcalde de IU, Francisco Guarido, recibe el aval a su gestión al lograr una contundente mayoría absoluta que en la próxima legislatura le permitirá gobernar en solitario. En Soria, el PSOE podrá gobernar con mayoría absoluta.

El PSOE también gana en Burgos, Palencia y León, pero los tres partidos de centro derecha (PP, Ciudadanos y Vox) podrán gobernar en los tres ayuntamientos al sumar mayoría absoluta.

El PSOE podría gobernar en Segovia con el apoyo de Podemos e IU. En Salamanca gana el PP, que podrá gobernar con Cs.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información