Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abascal e Iglesias conversan por primera vez en el ascensor del Congreso

El líder de Podemos se ha interesado por la lesión en el pie del dirigente de Vox

El lider de Vox, Santiago Abascal, y el resto de diputados del grupo, tras la recogida de actas y credenciales en el Congreso de los Diputados. En vídeo, Santiago Abascal y Pablo Iglesias coinciden en un ascensor del Congreso de los Diputados.

Pablo Iglesias y Santiago Abascal se han cruzado varias veces este viernes, por primera vez, en los pasillos del Congreso de los Diputados. Y ese contacto, tan esperado, y hasta morboso, por sus trayectorias y manifestaciones previas, ha resultado "cordial", según han coincidido los dos dirigentes políticos en calificarlo. El líder de Vox, que había dicho que jamás se tomaría siquiera un café con el candidato de Unidas Podemos, tampoco tenía una fácil escapatoria. Abascal ha llegado al Congreso con muletas, tras una lesión que se hizo en el tobillo al tropezar con una piedra mientras corría. Iglesias tampoco lo tuvo fácil para evitar la imagen: estaba ya dentro del ascensor del Congreso cuando Abascal entró rodeado de asesores. Luego le preguntó qué le había pasado y si había acudido ya al médico. Abascal le informó de que todavía no: "Los vascos somos así".

Entre las 10.30 y las 13.30 de este viernes se han cruzado por los pasillos de la Cámara baja diputados electos de todos los partidos en busca de su acta, para tramitar todos los papeles y recoger su maletín y las correspondientes acreditaciones. A primera hora acudieron la mayoría de los nuevos parlamentarios de Vox con su líder, Santiago Abascal. Fuentes del grupo informaron de que el líder  se había caído al tropezar con una piedra mientras estaba corriendo. Abascal comentó incluso que no había tenido tiempo aún de acudir al fisioterapeuta o al médico.

Mientras Abascal salía de la zona de acreditaciones del Congreso e Iglesias llegaba se produjo ese primer encuentro entre los dos dirigentes políticos. Abascal había llegado a comentar, antes de la   campaña electoral en un programa de Antena 3 con Susana Griso, que nunca se tomaría siquiera un café con Iglesias. Cuando terminó este viernes sus papeleos en el Congreso se le preguntó al respecto: "La cordialidad no resta un ápice a las tremendas diferencias políticas que tenemos. Una cosa es tomarse un café y otra salir del ascensor cuando hay otra persona".

Abascal ha concedido que "es importante mantener la cordialidad" entre los miembros de las Cortes pero no se olvidó de recordar y achacar a Unidas Podemos y sus confluencias en distintos territorios  haber convocado "alertas antifascistas", por ejemplo ante la entrada de Vox en el Parlamento andaluz: "Nosotros no convocaremos alertas anticomunistas para que nadie vaya a hacer escraches a los actos públicos de los partidos".

Al líder de Unidas Podemos se le preguntó también por ese primer encuentro con Abascal y lo consideró normal, "cordial" e inevitable entre diputados electos en un recinto como el Congreso:  "Así debe ser en el Congreso, por muchas que sean las diferencias ideológicas que tengamos".

Tras registrarse y contestar a algunas preguntas de los periodistas en el Congreso, Abascal se dirigió a la salida para hacerse una foto con los 24 parlamentarios de Vox en la escalinata central de la Cámara, en la entrada de la Puerta de los Leones. Para bajar desde el edificio de ampliación al patio de carruajes, Abascal quiso demostrar que pese a la lesión no le hacían falta las muletas y descendió los escalones a la pata coja.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información