Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos pactan los temas de los debates y el minutado

Árbitros de baloncesto controlan en TVE los tiempos de intervención de los cuatro candidatos

el debate de la 1
El periodista Xabier Fortes, en el Estudio 1 de Prado del Rey, desde donde se emitirá el debate a cuatro del lunes.

El debate que el próximo lunes celebrarán ante las cámaras de TVE (22.00) los cuatro principales candidatos a la presidencia del Gobierno será totalmente equilibrado en cuanto al reparto de tiempos. Las intervenciones de Pablo Casado, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera han sido pactadas por los partidos y serán cronometradas por árbitros de baloncesto. Aunque, tal y como ocurrió en el debate que el pasado martes celebraron representantes de los seis partidos con grupo parlamentario propio,  también en TVE, el moderador, Xabier Fortes, tendrá una cierta manga ancha en los usos de la palabra para no cortar abruptamente una argumentación.

El sorteo realizado ante representantes de los partidos ha determinado que la primera palabra sea la de Rivera y la última de Sánchez. También el azar ha determinado la ubicación de los aspirantes en el plató. De izquierda a derecha, los atriles serán ocupados por Casado, Sánchez, Rivera e Iglesias. Enfrente estará el presentador. 

El encorsetamiento al que se ve sometido el debate de TVE viene determinados por la ley y también por las condiciones pactadas por los partidos para garantizar un trato igualitario. Si bien la Ley Orgánica de Régimen Electoral General es especialmente rigurosa con la cobertura electoral de las televisiones públicas, en 2011 se reformó esta norma para obligar a las  privadas a contemplar igualmente criterios de equidad en el tratamiento de los partidos políticos.

Desde entonces, los operadores comerciales están obligados a respetar los principios de pluralismo, proporcionalidad, igualdad y neutralidad informativa en los debates electorales, en las entrevistas a los candidatos, y, en general, en todas aquellas informaciones relacionadas con la campaña. Este es el principal motivo por el que Vox, un partido sin representación en el Congreso de los Diputados, fue excluido del debate que había planeado Atresmedia con la presencia de los cinco candidatos de las principales formaciones: Pablo Casado (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Unidas Podemos), Albert Rivera (Ciudadanos) y Santiago Abascal (Vox).

La cadena privada elude hablar de cronómetro. Al minutado de las intervenciones de los cuatro candidatos que debatirán el martes en su sede lo llaman sala del tiempo. Allí, un equipo de periodistas controlará los segundos consumidos por Casado, Sánchez, Iglesias y Rivera. Atresmedia planea un debate "ágil y flexible", que no esté regido por la "exactitud matemática" sino por el equilibrio. La diferencia con TVE es que los candidatos no tendrán a la vista un reloj que marque el tiempo del que disponen sino que serán los propios moderadores, Ana Pastor y Vicente Vallés, los que les irán informando del tiempo del que disponen.

De nuevo, el debate a cuatro de TVE, el primero de la campaña, estará conducido por el periodista Xabier Fortes, que desde un principio ha defendido la celebración de debates electorales en la televisión pública. Todos los aspectos relacionados con la posición de los candidatos en el plató, el orden de intervención de cada bloque o quién dispone de la última palabra en el llamado "minuto de oro", han sido acordados por sorteo. Incluso el azar ha designado a qué hora llegará cada uno a las instalaciones de TVE en Prado del Rey, donde se realizará el encuentro electoral.

Como es habitual en estos formatos, cada uno de los candidatos dispondrá de un minuto inicial para exponer su posición a la audiencia y otro final para despedir el programa. En cada uno de los cuatro bloques en los que se estructurará el espacio tendrán a su disposición cuatro minutos y medio. 

Este tiempo ha sido también tasado. Cada uno de los cuatro candidatos tendrá un minuto y medio para exponer sus propuestas. Durante estos 90 segundos no podrán ser podrá ser interrumpido, y el tiempo no será acumulativo, de modo que lo que no consuman se dará por perdido. Los otros tres minutos restantes (20 en cada tema) serán para debatir. En total, serán cien minutos repartidos en cuatro bloques: economía, política social, política territorial y regeneración democrática y posibles pactos.

De momento, lo que se ha pactado es el orden en el que intervendrán los candidatos. En el primer tema, sobre política económica, fiscal y empleo la primera palabra será de Casado y la última de Rivera. El bloque de política social, estado del bienestar, pensiones e igualdad lo abre  Rivera y lo cierra Iglesias. El de política territorial lo empieza Sánchez y lo culmina Pablo Casado. Y en el  de regeneración democrática y pactos postelectorales comienza Iglesias y concluye Sánchez.

Incluso se ha determinado por sorteo la llegada de los candidatos a Prado del Rey. El primero en llegar será Pablo Casado (20.50), y después, en intervalos de diez minutos, Albert Rivera (21.00), Pedro Sánchez (21.10) y, en último lugar, Pablo Iglesias (21.20).

La corporación estatal ofrecerá la señal institucional para las televisiones y medios de comunicación que la soliciten. Esta señal comenzará con la foto de familia que tendrá lugar con los candidatos en el estudio y finalizará cuando concluya el debate.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >