Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos propone reducir la jornada laboral a 34 horas semanales para conciliar

El programa electoral de este partido defiende restringir las horas extraordinarias

Podemos incluirá en su programa electoral cambios sustanciales en el mercado laboral. El principal afecta a la jornada de trabajo, que el partido propone fijar en 34 horas semanales (frente al máximo actual de 40). Ese baremo, extensible al sector público y al privado, sería el más reducido de toda la Unión Europea, cuyo mínimo legal está en las 35 horas de Francia. El partido argumenta que la medida permite mejorar la conciliación de la vida laboral y personal. También propone restringir las horas extraordinarias y la contratación temporal.

Presentación de la candidatura gallega de Unidas Podemos para las elecciones generales del 28 de abril.
Presentación de la candidatura gallega de Unidas Podemos para las elecciones generales del 28 de abril. Europa Press

Reducir el tiempo semanal de trabajo a 34 horas, una medida que no figuraba en el anterior programa electoral de Podemos, permitiría crear empleo, pero fundamentalmente facilitaría la organización de los trabajadores, defiende este partido. La medida, anunciada este miércoles por la diputada de Unidas Podemos Yolanda Díaz, iría acompañada de una flexibilidad horaria que propiciara la conciliación. “Se trata de situar los cuidados en el centro, de adaptar el trabajo a la vida de la gente. Se podría crear una bolsa de horas que el trabajador utilizara en función de sus necesidades”, explicó a un grupo de periodistas Díaz, encargada de asuntos laborales.

En la actualidad, la legislación española contempla un máximo de 40 horas de trabajo semanales, aunque los convenios pueden reducir ese tope. En el sector público son 37,5 (menos en algunas administraciones autonómicas, como Andalucía, que tiene 35). Las 34 horas supondrían cambiar la ley, tanto para el sector público como para el privado.

Frente a otras reducciones reivindicadas en el pasado, la actual deriva más de la necesidad de compaginar la vida laboral y familiar que un deseo de limitar la carga de trabajo. “La medida tiene que ver especialmente con impulsar la conciliación del trabajo con la vida familiar y social. No se plantea como una propuesta para la creación de empleo, aunque indudablemente tendría efectos positivos en este sentido”, sostiene el secretario de Economía de Podemos, Nacho Álvarez, en conversación con este diario. Para garantizar esa distribución más armónica, Podemos propone reducir una hora diaria de trabajo y dos el viernes, hasta llegar a las 34 semanales.

El punto más conflictivo para el empresario radica en que esa reducción se haría sin merma salarial. “Así ha sucedido a lo largo de toda la historia. Se trata de recuperar una tendencia que había en los países europeos y que se ha ido frenando. Hay margen para hacerlo”, justifica Álvarez.

La experiencia de rebajar el tiempo de trabajo ha resultado difícil en otros territorios. Francia, el país que se situó a la vanguardia en este terreno al reducir a 35 horas la jornada semanal en el año 2000, ha introducido numerosas excepciones a la norma desde ese momento. Varios Gobiernos se han planteado revocarla por las dificultades para aplicarla, pero finalmente ninguno lo ha hecho.

Más allá de los topes legales, algunos países —principalmente Alemania— tienen fijados límites de jornada que rondan las 30 horas semanales en algunos sectores. En general son actividades industriales, con altos niveles de productividad.

España tiene cómputos de horas trabajadas algo superiores a la media comunitaria. En 2017 se registraron 37,7 horas semanales, frente a las 37,1 de promedio europeo, según datos de Eurostat, la agencia estadística de la UE. Esta cifra contabiliza todos los contratos (a tiempo parcial y a tiempo completo).

Menos tiempo extra

Podemos aboga también por restringir el uso de horas extraordinarias, que en España realizan más de 797.000 asalariados, según el Instituto Nacional de Estadística. Se trataría de obligar al empresario a abonarlas si las libranzas correspondientes no se han disfrutado seis meses después de realizar el trabajo extra.

El paquete laboral del programa electoral se completa con un apartado destinado a reducir los contratos temporales (afectan al 26,9% de los asalariados), principal foco de precariedad en el mercado español. Podemos defiende que solo haya dos causas para justificar un contrato con fecha de caducidad: sustitución de un trabajador o motivos organizativos (por ejemplo, picos de trabajo en la hostelería en verano).

Si se incumplen esas reglas, la salida del trabajador se consideraría despido nulo y, por tanto, la empresa estaría obligada a readmitirlo. Los dirigentes del partido también abogan por limitar enormemente el llamado contrato de obra, cuya duración está vinculada a un proyecto concreto y que sirve de coladero para etiquetar como temporales puestos estructurales.

Arranque de campaña en Galicia

Pablo Iglesias tiene la intención de arrancar la campaña electoral en Galicia, probablemente en Ferrol, el próximo 12 de abril, según ha avanzado la diputada Yolanda Díaz. Esta comunidad es una de las que más claramente ha visibilizado las disputas internas entre las facciones que compusieron Unidos Podemos. La marca concurre allí a las elecciones dividida: En Común-Unidas Podemos es la que aglutina a casi todos los herederos de En Marea, pero Anova no se presenta y En Marea va por separado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información