Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae una banda de narcos que utilizaba embarcaciones de recreo para traficar con hachís

La policía ha detenido en Marbella a siete personas de nacionalidad alemana, británica y española

Fardos con hachís requisados a los supuestos narcotraficantes en Marbella.
Fardos con hachís requisados a los supuestos narcotraficantes en Marbella.

Nada menos sospechoso que un bote de recreo en la Costa del Sol. En su docena de puertos deportivos hay cerca de 5.000 amarres. Así que el ir y venir de yates, lanchas, veleros, motos de agua y otros vehículos marítimos para disfrutar del Mediterráneo es más que habitual. Sin embargo, gracias a una precisa investigación, los agentes de la Policía Nacional y Guardia Civil tenían varias bajo especial vigilancia. Sabían que, en ellas, una organización criminal introducía hachís en España desde Gibraltar y Marruecos. Y la ha desmantelado: en una operación conjunta han detenido a siete personas de nacionalidad alemana, británica y española por tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal. Cuatro de ellas están ya en prisión. Además, se han incautado casi tres toneladas de hachís ocultos en el doble fondo de una de las embarcaciones. También un dron, 30 teléfonos móviles y más de 633.000 euros.

La organización estaba asentada en Marbella. Estaba liderada por una mujer española que, junto a su socio alemán, dirigía todas las operaciones para la introducción de droga en la Costa del Sol. Lo hacía por vía marítima, utilizando navíos de recreo a nombre de sociedades pantalla, lo que les permitía ocultar su verdadera propiedad. Estas se alejaban varias millas de la costa, donde una lancha de mayores proporciones tenía un cargamento y, tras hacer el trasvase de la mercancía, volvían a los puertos deportivos para iniciar la distribución de la droga en el mercado negro.

En un momento de la operación policial —denominada Marduk-Bachus y realizada en colaboración con funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria— se detectó en alta mar una de estas embarcaciones cargando droga desde una lancha. Los agentes la abordaron desde su patrullera. Y cuando subieron a bordo aparentemente no transportaban ninguna mercancía. Pero un análisis más detenido les permitió averiguar que el vehículo había sido caleteado, es decir, que contaba con numerosos huecos ocultos a simple vista y dobles fondos. Ahí es donde se escondían 92 fardos de hachís de algo más de 30 kilos cada uno. Su peso total era de 2.992 kilos, casi tres toneladas.

Los agentes detuvieron a los tres tripulantes y, posteriormente, a otros cuatro integrantes de esta banda de narcotraficantes. En el operativo, además, han intervenido 30 teléfonos móviles —entre ellos varios de comunicación vía satélite—, 4 vehículos, una motocicleta, una embarcación, un dron, 633.335 euros y 24.125 libras esterlinas. Cuatro de los siete arrestados han ingresado ya en prisión por orden de la autoridad judicial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información