Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una treintena de narcos detenidos en la mayor operación del plan especial del Campo de Gibraltar

Más de 500 guardias civiles se han coordinado para practicar 36 registros en los que se persiguen delitos patrimoniales y de organización criminal

Operación policial en Cádiz. En vídeo, al menos 30 detenidos en una gran operación contra el tráfico de hachís en el Estrecho.

En el Campo de Gibraltar, las leyendas sobre el narco se retroalimentan con tal profusión que ya constituyen toda una tradición oral autóctona. Una de ellas cuenta que en los campos de los alrededores de La Línea de la Concepción hay millones de euros enterrados en zulos, procedentes de alijos de hachís. En los 36 registros que la Guardia Civil ha realizado en la macroredada de este martes a los herederos de la poderosa banda de los ‘Castañas’ no hay constancia de que haya aparecido ninguno, pero sí “bastante dinero” y un mundo de lujo y opulencia que retrata bien que las habladurías locales mucho tienen de verdad.

Más de medio millar de agentes se han coordinado este martes para asestar un golpe tan duro al narcotráfico del Estrecho que se ha saldado con 29 detenidos, que “aún pueden subir en las próximas horas”, según reconoce un mando participante en el operativo. La denominada operación ‘Trapera’ ha comenzado de madrugada con un despliegue con unidades de la benemérita por tierra, mar y aire que han acabado por sitiar durante toda la mañana localidades de la zona como La Línea y pedanías cercanas como Puente Mayorga (en San Roque). “Es el más grande que hemos desarrollado en lo que se refiere a logística”, ha apuntado el mismo agente.

“De bote en bote”, así es como una vecina de La Línea describe cómo han amanecido hoy en las barriadas de La Atunara, San Bernardo o El Zabal, zonas habituales del narco. El sonido de los arietes contra las puertas de los domicilios que iban a ser registrados han sonado casi al unísono. Los centenares de agentes desplegados han registrado hasta 36 domicilios, la mayoría en la localidad linense y alrededores y cuatro casas más en la vecina provincia de Málaga. Tal despliegue ha precisado la intervención de hasta 11 secretarios judiciales.

El objetivo de la Guardia Civil con la operación ‘Trapera’ era atacar por delitos patrimoniales como el blanqueo de capitales y desmembrar por completo a la organización criminal que tenían en la diana. Los agentes han ido a por los que antaño formaban parte de la conocida banda de los Castañas, dirigida por los hermanos Antonio e Isco Tejón. Pese a que ambos se encuentran en prisión desde hace meses, los investigadores tenían claro que sus colaboradores y lugartenientes seguían operando en el tráfico de hachís con Marruecos. “No funcionan como algo piramidal. Entre ellos se prestan materiales o personas y se relacionan más a modo de cooperativa”, reconoce un guardia civil implicado en la macroredada. Con esta premisa, los agentes llevaban meses siguiendo la pista de estos herederos de los Castañas que han continuado su actividad, diversificada ahora con otros puntos de alijo de droga en la provincia de Cádiz y otras zonas como Huelva, Málaga o Almería.

Ha sido una de las consecuencias más destacadas de la puesta en marcha del Plan Especial de Seguridad para el Campo de Gibraltar, iniciado en julio de 2018 para atajar con la lacra del tráfico de hachís de la comarca. El importante lazo policial ha provocado la búsqueda de nuevas zonas de alijo, donde entablan alianzas con traficantes locales, aunque los narcos siguen dirigiendo sus operaciones desde el Estrecho. Es una de las conclusiones que se desprende del operativo de este martes que aún está pendiente de concluir.

Los agentes aún no han podido precisar cuántos bienes, dinero en metálico y hachís se ha decomisado, aunque desde la Guardia Civil adelantan que son “grandes cantidades”. Y para muestra lo que relatan los investigadores que han podido descubrir al acceder a algunas de las propiedades registradas. En uno de los registros en San Bernardo han intervenido dos radares, empleados para controlar la actividad de la policía durante los alijos. “Es una muestra del ‘modus vivendi’ de esta gente. Hemos descubierto la habitación de un niño de dos años con las paredes serigrafiadas como si fuese el Circuito de Carreras de Jerez”, relata el guardia civil.

El despliegue que sitiado la ciudad de La Línea y sus alrededores ha precisado la intervención de guardias civiles de las Comandancias de Algeciras, Cádiz, Sevilla y Málaga, así como el GAR, GRS, Servicio Marítimo y Servicio Aéreo. Pero, para conseguir culminar el operativo, los investigadores han empleado “entre dos y tres meses” para poder coordinar la intervención e investigar quién es quién en los herederos de los Castañas y su grado de implicación en el narco.  En las últimas semanas, las fuerzas de seguridad en el Campo de Gibraltar han hostigado al narco con redadas cada vez más fructíferas y numerosas. A finales de enero, la policía consiguió detener a una veintena de traficantes, en este caso herederos de otro histórico de la zona, Abdellah El Haj, apodado el Messidel hachís. Fue en la misma semana en las que entre Guardia Civil y policía consiguieron detener a más de 60 sospechosos por su implicación en alijos de droga desde la vecina costa de Marruecos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >