Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La diáspora del narco

Los traficantes de estupefacientes abandonan el Campo de Gibraltar y recuperan antiguas rutas en el Guadalquivir, Almería y Cartagena

Embarcación policial recorriendo el Guadalquivir.
Embarcación policial recorriendo el Guadalquivir.

"Como sigan así vamos a terminar limpiando coches". Es la frase que empieza a oírse en las escuchas que la policía realiza a algunos de los narcos que operan en el Campo de Gibraltar. Las continuas redadas y las detenciones masivas de las últimas semanas y meses han hecho que empiecen a ver peligrar el que desde hace más de una década viene siendo su medio de vida: el tráfico de hachís procedente de Marruecos. La presión policial en la zona se ha hecho ostensible. Entre julio de 2018 y enero de 2019 la Policía Nacional ha detenido a 212 personas entre Algeciras (97), La Línea de la Concepción (80) y Cádiz (35), según fuentes policiales. Y se han puesto en marcha —solo en esa franja de la costa gaditana— 408 investigaciones, de las que el 45% siguen activas y el 23% han conllevado una resolución judicial, según las mismas fuentes. La mayor parte de los delitos de tráfico de drogas van acompañados de otros delitos de blanqueo de capitales, organización criminal y robo de vehículos, donde la policía ahora también está actuando: "Hemos bloqueado cuentas e inmovilizado bienes, las cosas están cambiando", aseguran veteranos investigadores de la zona. "Pero hay signos, como el trasiego de bidones de gasolina, que indican que la actividad no ha cesado, aunque estén queriendo mantener un perfil más bajo".

"Las gasolineras siguen teniendo mucho movimiento, son decenas de personas las que vienen a llenar garrafas que guardan o llevan a donde se les ha indicado, el tráfico de droga tiene otros tráficos paralelos, los narcotraficantes tienen toda una red de surtidores para poder alimentar las lanchas rápidas con las que alijan", cuentan policías desplazados a la zona, que ha sido reforzada cubriendo todo el catálogo de puestos policiales, además de con grupos de antidisturbios y Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil desde que se puso en marcha el llamado Plan Integral para el Campo de Gibraltar.

Ahora ya no se ven descargas de fardos en las bonitas playas de esa zona de Cádiz a plena luz del día, como antes. "Ya no hay tanto descaro, no hacen las cosas de una manera tan grosera, ni estrellan sus potentes vehículos robados contra los coches de la policía, ni se cuelan en los hospital como si del ataque de una guerrilla se tratase y liberan a un capo detenido para poder seguir trabajando y cobrando", señala un agente que lleva décadas trabajando allí; "esa narcocultura, parece haber pasado a la historia". Sin embargo, apunta: "Ahora utilizan drones, y radares para detectar nuestra presencia, o buscan la manera de corromper a personas que están en puntos clave, pero sobre todo se han ido: han cambiado las rutas de entrada, ahora han recuperado viejos itinerarios para meter la droga por Huelva y el Guadalquivir o hacia Cartagena y Almería", señala. Y analiza: "Esto son vasos comunicantes: si presionas en un lado, sale por otro, pero ya estamos también en esos otros lados", asegura.

“No somos bienvenidos aquí”, espeta el agente de Vigilancia Aduanera mientras mira por sus prismáticos. La patrullera Milano II navega por el Guadalquivir y pasa cerca del puerto de Bonanza, en Sanlúcar de Barrameda. Desde la orilla, varios grupos de jóvenes —ajenos a la actividad pesquera— miran con cara de pocos amigos a los agentes a bordo de la embarcación. “A veces, cuando nos hemos acercado, incluso nos han apedreado”, añade el funcionario, que prefiere no ser identificado.

Patrullando el Guadalquivir

Al mediodía de una soleada mañana de invierno, Vigilancia Aduanera no pierde ojo de lo que ocurre en el principal río de Andalucía, una de las zonas en la que los narcos del Campo de Gibraltar han encontrado acomodo. “Lo que ocurrió en el Campo de Gibraltar ha sido un efecto de concentración que, con la presión policial, se está produciendo ahora a la inversa. Es como intentar parar el agua, si presionas por un lado se va a otro”, coincide Javier Bello, jefe de Vigilancia Aduanera en Andalucía. Otro agente de la policía en La Línea lo corrobora: “Las playas de aquí están tranquilas, pero ellos siguen trabajando. Solo que ahora están teniendo que salir de su zona de confort del Campo de Gibraltar”.

"En los últimos meses no ha habido descargas de hachís en el Campo de Gibraltar, pero sí hemos incautado droga en Almería, Cartagena, Huelva...", señala un policía de la Unidad de Estupefacientes. "Los que no hemos detenido se han movido, han alquilado naves para las lanchas, guarderías (almacenes) para la gasolina, garajes para los coches que roban, pisos en Jerez de la Frontera y en otros puntos", explica. Según fuentes policiales, el descabezamiento de algunos de los clanes principales del narco en el Campo de Gibraltar ha provocado una "atomización del negocio: hay más grupos y más pequeños, más o menos coordinados", cuentan.

En el Guadalquivir, frontera entre las provincias de Cádiz y Huelva y al norte del Estrecho, el narco encuentra un terreno que le es propicio. “Tienen la facilidad de dejarlo en una ribera u otra”, explica Bello. A eso se suma la presencia de las zonas naturales aledañas a Doñana, caracterizadas por intrincados caños de marismas. “Se conocen todos los ramales. Entran y dejan allí la droga y luego otro los recogen. A veces también las dejan en las camaroneras que están fondeadas en el río”, explica otro de los agentes mientras maniobra por el río a los mandos de una patrullera que, en menos de una hora, se desplaza al puerto de Cádiz.

El narco del Guadalquivir usa tanto semirrígidas como barcos de pesca. Controlar su presencia en un río que es fácilmente navegable hasta Sevilla no es fácil. En el Guadalquivir no se pueden colocar barreras antinarcos, como se intentó hacer en el río campogibraltareño del Guadarranque. Eso hace que los traficantes de esta zona nunca hayan terminado de irse del todo. “Es cíclico, siempre han entrado por aquí”, añade otro de los cuatro agentes de la patrullera, mientras que desde el puerto de Bonanza los grupos de jóvenes no quitan ojo a la policía.

Las fuerzas de seguridad ya contaban con la diáspora del narco hasta zonas como estas: “Hemos detectado que se han ido hacia el Este y hacia el Guadalquivir, pero era algo que teníamos previsto". "En Huelva se han hecho muy buenas operaciones y tenemos a gente desplazada allí y servicio permanente desde hace más de un año", señala otro agente. "Lo que está ocurriendo es que el narcotráfico se está desconcentrando y abriendo por la costa”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >