Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando el narco tiene 5,2 millones de euros “envasados al vacío”

Una operación de Policía y Guardia Civil desmonta una gran organización que metía miles de kilos de cocaína por Algeciras

Agentes en la puerta de una casa durante un registro en la calle Fuelle de Sotogrande (Cádiz).
Agentes en la puerta de una casa durante un registro en la calle Fuelle de Sotogrande (Cádiz). EFE

Entre los abogados que frecuentan los juzgados de los municipios del Campo de Gibraltar se dice que hay dos tipos de clientes relacionados con el narcotráfico: el hortera, cani y descarado o el elegante y poderoso, siempre vestido con trajes a medida y oculto por una respetable vida empresarial. Los primeros son los que suelen traficar con hachís y los segundos, con cocaína.

El principal detenido de las nueve personas arrestadas ayer, en una nueva operación conjunta de Policía y Guardia Civil que movilizó a 250 agentes, es uno de los segundos. “Este es un capo importante. La caza ha sido grande, le han mandado detener con un ejército de metralletas”, comentaba uno de los guardias civiles presentes en el registro de su casa.

Un chalet, ubicado en la lujosa y exclusiva urbanización de Sotogrande (en la localidad San Roque) daba algunas pistas de su nivel de vida: una mansión de 700 metros cuadrados protegida con más de 12 cámaras de seguridad y equipada con dos piscinas (una interior y otra exterior), pista de pádel, sala de juegos o gimnasio. El detenido, es un empresario hostelero y ganadero de 45 años muy conocido en la zona. “Dentro de la organización, en la que participaban otros tres empresarios de la zona, él era el responsable de sacar la mercancía del puerto: controlaba a policías, vigilantes de aduanas, transportistas... toda la logística”, señalan fuentes próximas a una investigación que ha durado dos años.

Estas últimas detenciones suponen el desmantelamiento total, “de arriba abajo”, de una de las organizaciones de tráfico de cocaína que operaban en España y que lograron meter miles de kilos por el puerto de Algeciras procedentes de Latinoamérica. “Es la demostración de que España, junto con Holanda, es puerta de entrada de gran parte de la cocaína que se consume en Europa”, sostienen fuentes de la investigación.

Dos de los empresarios detenidos en otras dos actuaciones, desarrolladas en diciembre de 2017 —cuando se incautaron 3.500 kilos de cocaína— y en enero de 2019 —cuando se detuvo también a un famoso inspector de policía de la zona y a un vigilante aduanero—, eran los encargados de financiar la importación de la mercancía desde América. Uno de ellos, arrestado en enero y que responde a las iniciales de J. C., se dedicaba presuntamente a la pesca y se le intervino también un yate en Sotogrande, según señalan fuentes próximas a la investigación. Los otros dos cayeron ayer, “uno era responsable de la logística del Puerto y el otro es el propietario de una empresa de camiones, que se encargaba de distribuir la droga por todo el país, dándole salida desde Sevilla y Málaga, principalmente”, explican las mismas fuentes. Fue precisamente en uno de los registros realizados en Sevilla donde los agentes se toparon con “varias maletas llenas de paquetitos de dinero envasado al vacío: billetes de todos los tamaños, de cinco euros en adelante, procedentes de la venta y que sumaban 5,2 millones de euros”, aseguran.

En esta última actuación, que arrancaba a las 7.00 de la mañana de ayer y que permanecía abierta por la tarde, se llevaron a cabo 11 registros en las localidades de San Roque, Algeciras, Alcalá de los Gazules o Conil de la Frontera. Los agentes han intervenido un total de 500.000 euros en efectivo, un arma corta municionada, diverso material y documentación.

El empresario de Sotogrande “se ha despertado con la guardia civil llamándole a la puerta”, cuenta uno de los investigadores. Ya, por la tarde, el detenido ha estado presente en otros registros. Tanto él como sus socios en la organización son personas muy conocidas en la zona, famosos por su tren de vida: “Era vox populi que estaban relacionados con el narcotráfico”, aseguran fuentes de la investigación.

Los agentes no descartan nuevas detenciones que afecten a la red de distribuidores, por lo que las diligencias permanecen secretas y los detenidos “permanecen custodiados en los calabozos de la comisaría de Algeciras y la comandancia de la Guardia Civil”.

Todos los detenidos, incluido el agente de la Policía Nacional, eran personas muy conocidas en la zona por su implicación en la vida social y cultural de la ciudad de Algeciras.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >