Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV ve casi imposible concurrir a las europeas con el PDeCAT

Los nacionalistas vascos concluyen una ronda de conversaciones en busca de salvaguardar la relación histórica pese a Carles Puigdemont

El lehendakari Íñigo Urkullu y el expresident, Carles Puirdemont junto al Árbol de Gernika en noviembre de 2016.
El lehendakari Íñigo Urkullu y el expresident, Carles Puirdemont junto al Árbol de Gernika en noviembre de 2016.

El PNV no quiere renunciar al PDeCat pese a que Carles Puigdemont prácticamente ha roto con el PNV. El partido de Andoni Ortuzar está explorando la posibilidad de seguir colaborando con la formación que controla el expresident, y que tras la purga de las listas de los más pragmáticos, y de las críticas al lehendakari, Íñigo Urkullu, ha dinamitado la posibilidad de reeditar la Coalición Por Europa con la que concurrieron a las elecciones europeas en 2014.

Los nacionalistas vascos analizarán este miércoles la ronda de contactos que han mantenido con los herederos de Convergencia, además de con sus otros aliados tradicionales en las elecciones europeas, Compromis por Galicia y Coalición Canaria, para ver si logran mantener viva una relación histórica entre nacionalistas gallegos vascos y catalanes que comenzó con Galeusca en 1923.

El PNV no quiere dar por cerrada la puerta. Son conscientes de que la operación que lidera el expresident, y que pone de forma exclusiva la cuestión catalana en el eje de su acción política, es incompatible con una coalición destinada a defender en la UE los intereses variados de catalanes, vascos, gallegos y canarios. “El problema es que el cabeza de lista es Puigdemont y eso condiciona totalmente el margen de maniobra que nos queda a los demás”, aseguran fuentes del PNV que no ven con buenos ojos que el expresident no tenga entre sus prioridades evitar un Gobierno de las tres derechas o construir una solución política con los grupos de la moción de censura.

Eliminados de las listas quienes como Carles Campuzano, Marta Pascal o Jordi Xuclá, defienden un espacio político soberanista pero a la vez sereno, útil y pragmático, y descartada, de momento la posibilidad de una tercera vía en el PDeCat, al menos hasta después de las elecciones europeas, el PNV habla, sobre todo, con su presidente, David Bonvehí, partidario también de, más allá de las diferencias estratégicas, dejar puertas abiertas a la colaboración para luchar unidos, aunque sea a posteriori en la UE. Para el PNV es un problema prescindir de los votos que aportan los independentistas catalanes ya que pone en peligro su escaño en el Parlamento Europeo. “Estamos hablando para ver cómo podemos mantener esa relación viva”, verbalizó el viernes presidente del PNV, Andoni Ortuzar, quien además explora la posibilidad de sumar a la candidatura europea a partidos baleares.

Pero se trata de un problema difícilmente solventable. La dirección del PNV cree incompatible apostar por la moderación y la estabilidad a las instituciones vascas y hacer seguidismo del desafío catalán en las europeas, más si cabe cuando las municipales, forales y europeas coinciden el mismo día. Pero es que además lo ven muy arriesgado, habida cuenta de que el expresident está cada vez más radicalizado y su posición más comprometida. El exjefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, le atribuyó decisiones en las que priorizó el desafío independentista y mantuvo el referéndum ilegal de 1-O pese a saber que podría estallar la violencia.

Además, Puigdemont retiró la pasada semana los escasos puentes que quedaban entre las dos formaciones cuestionando la veracidad de la declaración del lehendakari Urkullu en el juicio. “Respetamos la posición de Carles Puigdemont”, aseguró este viernes el presidente del PNV, Andoni Ortuzar. “Pero están en una operación política de calado en la que tanto en Madrid, como en Barcelona, Bruselas y Waterloo, todo es proces”, lamentó el viernes Ortuzar.

Atrás quedan ya las buenas relaciones entre Urkullu Ortuzar y Puigdemont que alcanzaron su punto máximo en la proclamación del lehendakari, en noviembre de 2016 donde se fotografiaron juntos y se intercambiaron confidencias en la Casa de Juntas de Gernika, o un año después cuando el expresident reclamó a Urkullu que mediara ante la administración Rajoy para evitar lo que parecía inevitable, la Declaración Unilateral de Independencia y la aplicación del 155 de la Constitución.

El PNV tiene hasta el día 10 de abril para tomar la decisión sobre la coalición con la que concurrirán a las europeas, pero prácticamente todos los dirigentes dan por hecho que este próximo miércoles, el máximo órgano de la formación nacionalista verbalice que las últimas dos letras de Galeusca, no serán de Cataluña, sino de Canarias.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >