Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La derecha mide su fuerza en la calle para acorralar al Gobierno de Sánchez

Los organizadores confían en que la protesta sea multitudinaria y se rebasen los 20.000 asistentes en la plaza de Colón de Madrid

concentración convocada por el PP, Ciudadanos y Vox en la plaza de Colón de Madrid, hoy.

Pedro Sánchez afronta este mediodía la primera gran movilización de la derecha en sus ocho meses de mandato, como ya les sucedió a los gobiernos socialistas de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Los organizadores, PP y Ciudadanos, confían en que la protesta sea multitudinaria y se rebasen los 20.000 asistentes en la plaza de Colón de Madrid por la defensa de la unidad de España y la convocatoria de elecciones generales. Vox y otros grupos de extrema derecha como Falange y España 2000 acudirán a la concentración.

La ruptura de las negociaciones del Gobierno con los independentistas catalanes no ha variado la estrategia de Pablo Casado y Albert Rivera. Los líderes de los partidos convocantes aspiran a realizar una demostración de fuerza en el centro de Madrid contra la gestión del Ejecutivo de la crisis territorial a tres meses y medio de las elecciones autonómicas, municipales y europeas. “Colón tiene que ser un clamor. Respondamos a la deriva irresponsable de Sánchez”, animó Rivera. “La España de los balcones tiene que salir a las plazas para luego ir a las urnas. Si no vas, Sánchez se queda”, afirmó Casado.

Bajo el lema "Por una España unida. ¡Elecciones ya!", la concentración se produce dos días antes del juicio del procés y a tres de que el Congreso vote las enmiendas a la totalidad contra los Presupuestos de 2019. El Gobierno necesita que ERC y PDeCAT no voten en contra de su tramitación. De lo contrario, se abriría la puerta a un adelanto electoral.

El PP y Ciudadanos han excluido las siglas de sus partidos en los eslóganes de la convocatoria. Las únicas banderas que quieren que haya serían españolas. Tampoco habrá una pancarta conjunta ni discursos de los líderes de los partidos que acudan a la manifestación. Los periodistas y tertulianos María Claver, Albert Castillón y Carlos Cuesta, según los organizadores “miembros de la sociedad civil española de reconocido prestigio”, leerán un manifiesto a las 12 del mediodía.

Casado y Rivera han acordado esta escenificación para restarle protagonismo a Santiago Abascal. PP y Ciudadanos también se repartirán los gastos del despliegue en Colón. La presencia de Vox y de otros grupos de ultraderecha incomoda dentro de Ciudadanos, que ya en las negociaciones para la formación del Gobierno en Andalucía se cuidó mucho de evitar el contacto con la formación de extrema derecha. En un comunicado conjunto, PP y Ciudadanos mostraron su rechazo “a la presencia de aquellos grupos que no defiendan los valores democráticos y de convivencia”. El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha confirmado su presencia en “defensa del trabajo policial en Cataluña” y de los agentes que ejercen su labor “con absoluta neutralidad política e imparcialidad”.

El PP se volcará con la plana mayor de la dirección de Casado y los principales líderes territoriales. Aunque en un primer momento los presidentes de Andalucía, Juan Manuel Moreno, y Galicia, Alberto Núñez Feijóo, excusaron su ausencia, finalmente estarán en la concentración. “Iré ante el peligro que generan las constantes cesiones de Sánchez al independentismo”, argumentó Moreno. Alfonso Alonso, presidente del PP de País Vasco, asistirá al homenaje a Joseba Pagazaurtundua, policía local asesinado por ETA en 2003.

La delegación de Ciudadanos también tendrá una nutrida representación liderada por Rivera e Inés Arrimadas. Manuel Valls, ex primer ministro francés y exdirigente de los socialistas de este país antes de encabezar la candidatura a la alcaldía de Barcelona en la que participa Ciudadanos, confirmó el viernes su asistencia “para defender la Constitución y la unidad de España sin ningún dilema y sin ningún complejo”. La portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, acusó este sábado al Gobierno de “sabotear la democracia” y “ocultar” las negociaciones con el president de la Generalitat, Quim Torra.

Tanto PP como Ciudadanos han fletado autobuses gratuitos para que los interesados en acudir a la manifestación de Colón. El PP de Castilla y León movilizará 33 autobuses. El PP de Murcia fletará 23 autobuses con unas 1.300 personas y Ciudadanos otros tres buses. Desde Galicia se desplazarán unos 140-150 simpatizantes de Ciudadanos en coches y furgonetas de alquiler. Incluso el PP de Boadilla del Monte, localidad madrileña cuyo alcalde es Antonio González Terol, miembro de la dirección de Casado, facilitará varios autobuses pese a la cercanía con Madrid. Todo con tal de conseguir una movilización masiva en un escenario tan simbólico como el de la plaza de Colón.

Con información de Sonia Vizoso, Nacho Sánchez y Virginia Vadillo.

“La vuelta se jugará el 8 de marzo”

El PSOE encuentra muchas verosimilitudes en la concentración convocada en Colón con la implantación de tesis reaccionarias que se está produciendo sobre todo en el PP. Pablo Casado ha recordado esta semana que es partidario de la ley del aborto de 1985 (de supuestos) en vez de la vigente de 2010 (de plazos). “Prohibir a las mujeres abortar es, al parecer, la solución de Casado para el problema demográfico. ¡Su solución para la despoblación, por tanto! El actual PP quiere llevarnos otra vez a la caverna franquista”, afirmó este sábado Javier Lambán. El presidente de Aragón calificó la manifestación de Madrid como “una gigantesca irresponsabilidad” de PP y Ciudadanos, a los que acusó de “competir” con Vox.

“A este país lo que le hace falta es gente con capacidad de salir al encuentro”, fue la reflexión del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que sostiene que “la segunda vuelta” de la concentración de Colón “se jugará el 8 de marzo”, Día de la Mujer. “La respuesta de esa triple alianza de las derechas de volver al imaginario de las dos Españas es irresponsable”, se pronunció Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana. “Lo único que les interesa es ganar votos a través de la visceralidad”, reprobó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >