Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alivio entre los líderes territoriales del PSOE por el cambio de estrategia del Gobierno

La mayoría apunta a posibles elecciones generales en el otoño

Sánchez junto a Patxi López, Guillermo Fernández Vara, Javier Lambán y Emiliano García-Page en marzo de 2018.
Sánchez junto a Patxi López, Guillermo Fernández Vara, Javier Lambán y Emiliano García-Page en marzo de 2018. EFE

La ruptura de las negociaciones con los independentistas ha provocado una sensación generalizada de alivio en el PSOE. El endurecimiento de las posiciones del Gobierno después de la marejada interna por la inclusión de un relator en la mesa de partidos catalanes aplacó la contestación de algunos de los principales barones socialistas a la gestión de la crisis territorial. “Es una decisión razonable que nos da oxígeno”, compartían en el Ejecutivo de Aragón, una de las seis autonomías que presiden los socialistas.

El alineamiento a primera hora de este viernes de Ángel Gabilondo con las tesis de Felipe González o Emiliano García-Page —“El único camino es el Parlamento y las instituciones”, ha manifestado en Onda Cero— ha causado sorpresa en La Moncloa y la dirección del PSOE. Sus palabras han denotado que la alarma por transmitir una imagen de concesión al secesionismo también se había expandido a los sectores del partido más afines a Pedro Sánchez. Líderes territoriales próximos al presidente del Gobierno confían cómo esta semana votantes del PSOE les han expresado su malestar con la estrategia seguida hasta ahora con los secesionistas. La amenaza que subyacía en las conversaciones era su desmovilización en las próximas citas electorales.

Las explicaciones de Carmen Calvo tras el Consejo de Ministros apaciguaron el frente interno del PSOE a tan solo tres meses y medio de las elecciones autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo. “Valoramos el esfuerzo del Gobierno para mejorar el clima político y social pero valoramos más cuáles son los límites en la solución de la situación en Cataluña: la soberanía nacional y la Constitución”, expresaron fuentes cercanas al presidente de Castilla-La Mancha. García-Page ha sido esta semana el dirigente más beligerante en cuestionar la figura del relator. Incluso planteó sin éxito la convocatoria urgente del Consejo de Política Territorial, que reúne a presidentes autonómicos y al resto de responsables de todas las federaciones socialistas. El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, coincidió en que aceptar un relator era “discutible” y “probablemente no era la mejor idea”. En términos similares se pronunció el presidente aragonés, Javier Lambán, sobre el “dichoso relator”.

Otros responsables de federaciones socialistas transmiten su enfado con quienes optaron por airear en público sus diferencias con el Gobierno. “A mí me pareció mal lo del relator, pero pregunté y di mi opinión en privado”, explica un dirigente regional. En lo que todos parecen de acuerdo es en descartar un superdomingo electoral en mayo si el Gobierno no logra los apoyos necesarios para aprobar los Presupuestos de 2019. Algo del todo inviable si ERC y PDeCAT mantienen sus enmiendas a la totalidad a las cuentas públicas la semana que viene. Justo en la que comienza el juicio del procés.

El sentir general entre los dirigentes socialistas consultados es que las generales serán en otoño. "No tendrían que ser de inmediato. Las políticas más importantes de los Presupuestos se han aprobado por decreto, como es el caso de la mejora de las pensiones y de la subida del salario mínimo", explica el líder de una de las federaciones más próximas a Sánchez.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >