Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tribunales no olvidan al PP

El juicio del ‘caso espías’ diseccionará la guerra interna en la etapa de Aguirre antes de que Cospedal declare como testigo por los discos duros de Bárcenas

Pablo Casado y María Dolores de Cospedal, en el Congreso, el pasado octubre.
Pablo Casado y María Dolores de Cospedal, en el Congreso, el pasado octubre.

Los tribunales se han convertido en el espejo que devuelve al PP su imagen. El reflejo del pasado, según se esfuerzan en repetir los actuales dirigentes de la formación conservadora, aunque sus conexiones políticas engarcen con el presente. Este lunes se constituyó en la Audiencia Provincial de Madrid el jurado encargado de juzgar la trama del caso espías, que diseccionará durante las próximas tres semanas el uso que hizo el Gobierno de Esperanza Aguirre —una de las madrinas de Pablo Casado— del dinero público para espiar a los supuestos adversarios de la que fuera presidenta del PP regional. Una vista oral que abre un nuevo viacrucis para la fuerza de derechas y que se acabará apenas unas semanas antes de que María Dolores de Cospedal, uno de los apoyos del líder del PP en su batalla contra Soraya Sáenz de Santamaría, declare como testigo en el juicio que arranca el 9 de abril por la destrucción de los discos duros de Luis Bárcenas.

Esta cita de la ex secretaria general, que volverá a cruzarse en los tribunales con el extesorero —también citado como testigo—, se producirá el 10 de abril, según consta en una diligencia del pasado 1 de febrero dictada por el juzgado de lo Penal número 31 de Madrid, a la que tuvo acceso EL PAÍS. Es decir, mes y medio antes de las elecciones municipales, autonómicas y europeas, a las que los conservadores llegan muy tocados, según las encuestas, tras la consolidación de Ciudadanos y el auge de Vox. En esta causa, que se prolongará hasta el día 15, el PP se sienta en el banquillo acusado como persona jurídica, junto a los también procesados Carmen Navarro, su actual tesorera; Alberto Durán, director de los servicios jurídicos; y José Manuel Moreno, que fuera responsable informático de la formación.

La acusación les imputa los delitos de daños informáticos y encubrimiento por borrar los discos duros de los ordenadores del extesorero en plena investigación de la caja b de los populares. Aunque, según el informático, los dispositivos de almacenamiento estaban vacíos, Bárcenas denunció que en uno de ellos había datos con el listado de donantes irregulares, agendas de personas con las que se había reunido, recibos de pagos con la contabilidad paralela y detalles de sus cuentas en Suiza.

Todo un pasado reciente que vuelve a salir a flote y cerca de nuevo al principal partido de la oposición, expulsado del Gobierno tras la moción de censura de Pedro Sánchez posterior a la condena al PP por Gürtel.

Responsables

Antes del paso de Bárcenas y Cospedal por el juicio de los discos duros, se escucharán en los tribunales las voces de Aguirre y quienes fueran sus manos derecha e izquierda, Ignacio González y Francisco Granados, citados como testigos en el caso espías. Aunque ningún político se encuentra procesado por esta causa, abierta contra un funcionario de la Comunidad y un grupo de asesores de seguridad —guardias civiles y policías—, algunos acusados ya señalaron a la cúpula del PP de Madrid como responsables.

"No se puede considerar que Aguirre no supiese nada del tema, máxime cuando su protegido es Ignacio González", señaló este lunes Ramón González, abogado de tres de los acusados. El letrado calificó también al expresidente de la Comunidad como "presunto inductor" y a Granados como "presunto encubridor" de un espionaje que se diseccionará durante más de dos semanas y que coincidirá, además, con la celebración en la Asamblea de Madrid de la comisión de investigación del caso máster. Para ella, el Parlamento regional ya acordó este lunes citar a declarar el 15 de febrero al catedrático Enrique Álvarez Conde y a dos de las profesoras que firmaron el acta falsificada del título de Cristina Cifuentes, exjefa del Ejecutivo autonómico y sucesora de Aguirre al frente del PP madrileño.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >