Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS i

Una iniciativa necesaria (y revisable)

El caso Herenegun ha revelado que una propuesta válida desde la perspectiva del rigor histórico es insuficiente para cubrir la alarmante falta de memoria de los jóvenes vascos

El lehendakari Iñigo Urkullu habla con Jonan Fernández en febrero de 2016, en un acto de reconocimiento a víctimas de abusos policiales.
El lehendakari Iñigo Urkullu habla con Jonan Fernández en febrero de 2016, en un acto de reconocimiento a víctimas de abusos policiales.

Poco después del cese del terrorismo, las instituciones vascas se vieron sorprendidas por diversos estudios demoscópicos que revelaban la existencia entre los jóvenes universitarios de un gran desconocimiento del problema que marcó la vida de Euskadi desde la muerte de Franco: ETA. Las encuestas reflejaban que un 50% de los jóvenes universitarios ignoraban el mayor atentado de ETA, el de Hipercor de Barcelona en 1987, y otro 40% el asesinato de Miguel Ángel Blanco en 1997. Fue un acicate para que el Gobierno vasco ensayara un programa de presencia testimonial en las aulas de víctimas para vacunar a los jóvenes contra el terrorismo a través de un conocimiento de primera mano de la tragedia vivida. El éxito de la iniciativa animó al Ejecutivo autónomo a encargar una historia de Euskadi desde 1960, centrada en el terrorismo de ETA, para estudiantes entre 14 y 18 años: el programa Herenegun (Anteayer), con la pretensión de ensayarlo desde abril. Una iniciativa necesaria para paliar el grave déficit de conocimiento del terrorismo vasco.

Herenegun, resumido en cinco vídeos de 20 minutos y unas fichas complementarias, y supervisado, entre otros, por un historiador prestigioso, Juan Pablo Fusi, no tiene objeción desde la perspectiva del rigor histórico y de su honestidad intelectual. Lo confirman los informes de las universidades vascas —UPV, Deusto y Mondragón— y del Consejo Escolar de Euskadi.

Pero el caso Herenegun ha revelado que una propuesta válida desde la perspectiva del rigor histórico es insuficiente para cubrir la alarmante falta de memoria de los jóvenes vascos. De ahí que las asociaciones de víctimas, desde Covite a la Fundación Buesa, hayan rechazado unánimemente Herenegun y resaltado su ausencia de contundencia en la deslegitimación de ETA porque no se trataba de introducir una nueva clase de historia en las aulas sino de una cuestión de convivencia: educar a las generaciones jóvenes en que ETA no tuvo justificación.

Con esta perspectiva, las asociaciones de víctimas denunciaron que en los vídeos del programa Herenegun participan igual número de ex etarras que víctimas del terrorismo; faltan testimonios de miembros de las fuerzas de seguridad, las más atacadas por ETA, de empresarios chantajeados y resistentes civiles. También resaltaron que al aparecer mezclado el terrorismo etarra con la represión franquista, la guerra sucia y las torturas podía interpretarse como una justificación de ETA.

El Gobierno vasco se comprometió a incorporar una mayor presencia de víctimas y a reforzar la deslegitimación de ETA en Herenegun dentro del proceso de diálogo que hoy inicia con el sector más crítico al proyecto: el Consejo de Víctimas. Herenegun es una iniciativa necesaria, pero revisable para que sirva como inicio desde las aulas de una memoria crítica del pasado terrorista en Euskadi.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >