Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno abre la puerta a una minicumbre en Barcelona

La Generalitat exige una fórmula "de Gobierno a Gobierno" mientras el Ejecutivo solo contemplaba inicialmente una reunión entre Sánchez y Torra

Carmen Calvo y Pedro Sánchez este martes en el Senado. En vídeo, declaraciones de Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, sobre la reunión con Torra el día 21.

El Gobierno se ha abierto a que la reunión aún por cerrar entre Pedro Sánchez y Quim Torra, aprovechando el Consejo de Ministros del viernes en Barcelona, adquiera el estatus de una minicumbre. Una fórmula que el Ejecutivo rechazaba hasta ahora y que incluiría a varios ministros y consellers. La vicepresidenta Carmen Calvo no puso “ningún problema” a que miembros de ambos Gabinetes mantengan reuniones en paralelo a la del presidente del Gobierno y el president de la Generalitat, pero se negó a darle el tratamiento propio de una cumbre bilateral.

El Govern formado por ERC y el PDeCAT insiste en darle un carácter de cumbre bilateral a la posible reunión de los presidentes de las dos Administraciones, la primera que mantendrían desde la del pasado 9 de julio en La Moncloa. El planteamiento, que el vicepresidente catalán, Pere Aragonès, reclama que sea de “Gobierno a Gobierno” entre La Moncloa y la Generalitat, va mucho más allá de las posiciones iniciales del Gobierno, que hasta esta semana no barajaba otro escenario que un encuentro entre Sánchez y Torra. Esto es, a semejanza de la reunión que el presidente mantuvo a finales de octubre con Susana Díaz, en ese momento presidenta de Andalucía —ahora lo es en funciones y el PSOE afronta la pérdida de la Junta tras 36 años de Gobiernos consecutivos— tras el Consejo de Ministros que tuvo lugar en Sevilla.

El escenario que plantean los independentistas encontró este martes la oposición frontal de Carmen Calvo, quien en una entrevista este martes a primera hora de la mañana en la cadena SER alegó que “el Gobierno de España es también el de Cataluña”. El mismo mensaje había trasladado la víspera en persona a Aragonès y a la consellera de la Presidencia, Elsa Artadi. No obstante, horas después de las declaraciones de su número dos, el Gobierno manejaba que también se reunieran algunos ministros y consellers para, de esta forma, salvar el encuentro entre Sánchez y Torra. Quienes más posibilidades tenían eran la propia Calvo con su homólogo Aragonès así como la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, con Artadi.

El Gobierno descartó en el Consejo de Ministros del viernes pasado que pudiera participar tanto en una cumbre bilateral como en una versión más suavizada en una especie de minicumbre. “El formato es el que es, una reunión del Consejo en un lugar de España. Corresponde al anfitrión comportarse según los usos y costumbres. Esto no es una cumbre. Es un Consejo de Ministros que se celebra en un lugar del territorio”, rechazó la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá.

La situación excepcional en Cataluña posibilita sin embargo que ahora se contemplen algunas variantes respecto de las posturas originales, aunque el Gobierno estudia la manera de cómo diferenciar la reunión con los representantes de la Generalitat de la que, por ejemplo, mantuvo en noviembre con Portugal. Entonces, además de la reunión entre los presidentes de ambos países, hubo otras entre ministros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >